Bloqueados

Artículo publicado el 11 de Junio de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 11 de Junio de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La ampliación de la Unión Europea ha añadido leña al fogoso debate sobre la inmigración. Es hora de mirarnos en el espejo y revisar los estereotipos que tenemos desde hace tiempo sobre los recién llegados post-Comunistas.

El UK Independence Party goza de mucha publicidad últimamente. El partido nacionalista, capitaneado por una ex-estrella televisiva, el presentador Robert Kilroy-Silk, está reclamado apoyos, introduciendo el temor a la inmigración masiva y a la disolución de la identidad Británica, aparente corolario de la permanencia la UE. El inherente racismo de su argumento ofenderá con seguridad a la nueva generación Erasmus. Pero es posible, mientras Europa intenta reajustarse después de la mayor ampliación, que necesitemos examinar nuestra percepción de los Estados post-Comunistas.

Que Viene el Lobo!

Claro que referirse a ellos como post-Comunistas no es un buen punto de partida. Es una etiqueta difícil de borrar, y con ella viene la imagen de la corrupción, la pobreza y el "todo lo demás". El miedo a la inmigración de los nuevos Estados Miembro deriva de ese estereotipo. Esa es la amenaza del este: el lobo que viene. Sí, Hungría, la república Checa, Polonia y el resto son más pobres que Reino Unido, Francia y Alemania, pero deberíamos intentar no ser tan simples temiendo que los nuevos países nos lleven a la ruina. Tenemos que ayudarles para beneficiarnos todos de ello. Después de todo, no es que los países más ricos sean tierras homogéneas pavimentadas en oro. El norte de Inglaterra es más pobre que el Sudeste. El este de Alemania más pobre que el oeste. Walonia en Bélgica no es tan prospera como el norte Flamenco.

La respuesta debe ser una actitud positiva sobre la reconstrucción de Europa Central. O mejor, continuar construyéndola. Hungría es un ejemplo de un país con una infraestructura débil, bajo estándares europeos, pero sus esfuerzos de integración no empezaron el 1 de Mayo, empezaron hace años y la inversión extranjera alcanzó su cumbre en los 90. Andrew Higginson, director financiero del "supergrupo" TESCO, que ha tenido una fuerte presencia en Europa central en los 90' dice: "(el acceso a la UE) es una buena oportunidad para los países europeos para prosperar". Hungría tiene una mano de obra cualificada y con uno de los niveles de crecimiento de renta per capita mejores de los nuevos Miembros. Pero necesita asegurarse de que los fondos de la UE sean invertidos sabiamente y necesita seguir en su proceso de modernización. Son solo los estereotipos del Bloque del Este los que cuesta modificar. Hungría tiene su legado Comunista: la creación de un estado moderno, al estilo occidental no es tarea fácil.

Budapest hospeda el Forum Europeo del Turismo en octubre y Hungría es un reclamo: el turismo representa un 12% de la Renta per Capita, directa o indirectamente, y algunos estudios aseguran que las reservas hoteleras están al 20% para el próximo verano a pesar del parón económico general. Es un destino deseado. Pero mientras los Magyars son famosos por su hospitalidad, esto no basta para impresionar a los turistas cuando se les dice que no pueden tomar postre porque el chef se ha ido a casa. Para atraer más turistas, los restaurantes y hoteleros húngaros necesitan occidentalizar - o es decir, comercializar - su manera de dar la bienvenida a los turistas.

Viajar Abre la Mente

Si viajar abre la mente, debemos sugerir a Kilroy que visite los nuevos Estados Miembro y vea lo que realmente son. No todo es bueno y aún hay mucho que hacer. Pero para el centro ICT (Información y Comunicación Tecnológica), por ejemplo, Europa Central y Oriental es descrita por los inversores como en estado de "explosión" y sus economías están despegando, beneficiándose de la modernización aclamada con la Ampliación. ¿Cuándo oímos por última vez "explosión económica" referida a Europa Occidental?