Bosnia-Herzegovina: El violento despertar de sarajevo

Artículo publicado el 23 de Febrero de 2014
Artículo publicado el 23 de Febrero de 2014

La sociedad civil bosnia se ha despertado de un sueño que ha durado 20 años. Durante la primera semana de febrero de 2014, las calles de Sarajevo se llenaron de manifestantes que se oponían al parasitismo de la clase política. Crece la violencia en los desencuentros entre la policía y los civiles.

En Sa­ra­je­vo, las pro­tes­tas en las que se han visto im­pli­ca­das las prin­ci­pa­les ciu­da­des de la Fe­de­ra­ción Croa­ta-Mu­sul­ma­na, se han ca­rac­te­ri­za­do por un clí­max de vio­len­cia, que ha cul­mi­na­do con la sede del Go­bierno Can­to­nal en lla­mas. El pasado 9 de fe­bre­ro, el Pre­si­den­te Can­to­nal, Suad Zelj­ko­vic pre­sen­tó su di­mi­sión

El caos estalló el ter­cer día de mo­vi­li­za­ción, el vier­nes 7 de fe­bre­ro, cuan­do casi 6000 per­so­nas se echa­ron a las ca­lles del casco an­ti­guo de Sa­ra­je­vo. Los ma­ni­fes­tan­tes pidieron la di­mi­sión del go­bierno, uni­dos por las prohi­bi­ti­vas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y por la au­sen­cia de opor­tu­ni­da­des laborales. Hana Obra­do­vic, ac­ti­vis­ta de 25 años, dice que las “pro­te­stas son es­pon­tá­neas”. Los ma­ni­fes­tan­tes creen que la mala di­rec­ción po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va son la prin­ci­pal causa de su mi­se­ria eco­nó­mi­ca y so­cial.

Cada mar­tes, desde hace más de un año, los tra­ba­ja­do­res de Tuzla se han es­ta­do ma­ni­fes­tan­do con­tra el cie­rre de al­gu­nas de las prin­ci­pa­les em­pre­sas ex-es­ta­ta­les (Dita, Re­sod-Gu­ming, Po­li­hem e Po­li­ochem, nda.), co­lap­sa­das a causa de una ges­tión co­rrup­ta y de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Hasta hoy, las pe­ti­ci­cio­nes de sal­va­guar­dar los pues­tos de tra­ba­jo ha­bían sido sim­ple­men­te ig­no­ra­das por el go­bierno.

Las raí­ces del des­con­ten­to

La ges­tión po­lí­ti­ca de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na es consecuencia de los Ac­uerdos de Day­ton, fir­ma­dos por Milošević, Izet­be­go­vić y Tuđman en 1995.  En ellos se san­cio­na­ba for­mal­men­te la crea­ción de un único Es­ta­do na­cio­nal pero, de hecho, con­sen­tían el des­do­ble po­lí­ti­co y le­gis­la­ti­vo del país, entre la Re­pública­ Ser­bia y la Fe­de­ra­zción Croa­ta-Mu­sul­ma­na. Mir­sad Ba­jh­rend, pe­rio­dis­ta, ex­pli­ca que los pro­ble­mas de co­rrup­ción y po­bre­za son co­mu­nes en ambas co­mu­ni­da­des, pero que “la gente se ha mo­bi­li­za­do solo en la Fe­de­ra­ción Croa­ta-Mu­sul­ma­na, a causa de un sis­te­ma po­lí­ti­co pa­ra­li­za­do desde hacía vein­te años por los in­tere­ses pri­va­dos de la clase po­lí­ti­ca”.

Desde el 5 de fe­bre­ro, la pro­tes­ta, de ori­gen pa­cí­fi­co, se ha ex­ten­di­do cada vez más por la re­gión. Aun­que las in­ten­cio­nes de las per­so­nas no fue­ran vio­len­tas, desde el se­gun­do día, la po­li­cía uti­li­zó mé­to­dos re­pre­si­vos. La tarde del 7 de fe­bre­ro, la si­tua­ción em­peo­ró: las fuer­zas del orden res­pon­die­ron con bom­bas de humo, gases la­cri­mó­ge­nos y ca­ño­nes de agua, a las pie­dras y los pe­tar­dos que lan­za­ban los ma­ni­fes­tan­tes, gri­tan­do: “¡Que­re­mos un cam­bio!”.

Una pro­tes­ta mul­tiét­ni­ca

El in­cen­dio que se formó en la sede del Go­bierno Can­to­nal, re­ve­la el se­ti­mien­to de rabia hacia las ins­ti­tu­cio­nes, vis­tas como dis­tan­tes e in­di­fe­ren­tes al des­con­ten­to. “No te­ne­mos al­ter­na­ti­va, me cuen­ta un joven, cerca de las lla­mas – le llo­ran los ojos por la con­mo­ción. “Me acabo de gra­duar en me­di­ci­na, no puedo tra­ba­jar y no tengo su­fi­cien­te di­ne­ro para emi­grar e in­ten­tar cons­truir­me una vida en el ex­tran­je­ro”, con­fie­sa.

¿Quién forma parte de los mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta? Hay di­fe­ren­tes ver­sio­nes. Ka­ta­ri­na Civkl, ines­ti­ga­do­ra de Po­pu­lares­un think tank de­di­ca­do al desa­rro­llo de po­lí­ti­cas para la in­te­gra­ción eu­ro­pea de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na, afir­ma que unos gru­pos de jó­ve­nes vio­len­tos po­drían haber pla­ni­fi­ca­do el in­cen­dio de Sa­ra­je­vo. De cual­quier forma, se trata de un mo­vi­mien­to mul­ti­ét­ni­co e in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. Los ma­ni­fes­tan­tes vol­vie­ron a la plaza el fin de se­ma­na, tanto para pro­tes­tar como para re­ti­rar los daños cau­sa­dos por los con­flic­tos. Des­pués de vein­te años de apa­tía, pa­re­ce que en Bos­nia-Her­ze­go­vi­na la so­cie­dad civil se ha des­per­ta­do.