Bratislava, naciente mariposa

Artículo publicado el 29 de Agosto de 2005
Artículo publicado el 29 de Agosto de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El pasado comunista de Bratislava, aun presente en su raquítico sistema de transporte, ha sido rápidamente superado para revelar a una ciudad vibrante y acogedora.

¿Qué pasaría si le brindaran la oportunidad de estudiar o trabajar en Bratislava por un año? ¿Estaría interesado en ir? Es probable que haya escuchado muy poco acerca de Bratislava, o incluso de Eslovaquia.

Tiempos de cambio

Cuando me mudé de California a Bratislava hace tres años, sabía algo muy cercano a nada acerca de la ciudad, pero había algo muy evidente a mi llegada: Bratislava estaba en medio de una gran metamorfosis. Lo que quiera que haya sido o a lo que se haya parecido, los andamios que cubren los edificios, los trabajos en la calle y los lugares en reconstrucción hablan todos de una ciudad que busca crear su propio espacio al lado de otras magníficas capitales europeas; no sólo en lo estético, sino también en lo político.

Como la mayoría de la gente, sabía que Bratislava era la capital de un antiguo país comunista y tenía la curiosidad de ver qué tanto había influido su pasado comunista en la Bratislava actual. En el viejo y pintoresco centro de la ciudad, con sus calles llenas de viento y edificios pintados con doraduras, son muy pocos los obvios resquicios de aquéllos tiempos. Eso dura hasta que uno trata de dar un paseo y subir al castillo de la ciudad y se encuentra con que tiene que atravesar una calzada de doble sentido, construida en la época comunista. Ya en la cima de la colina, donde se encuentra el castillo, la vista claramente muestra los dos lados de la ciudad. Por un lado, se encuentra la vieja ciudad y sus alrededores; por el otro, una mole de cemento y rascacielos que da hogar a la mayoría de la población de Bratislava.

Entusiasmo por el futuro

Aunque no hay una nostalgia manifiesta por los días bajo el yugo comunista y la mayoría se siente satisfecha con la idea de olvidar y mirar hacia delante, muchos miembros de antiguas generaciones recuerdan que la vida bajo el comunismo no era del todo mala. Los cambios políticos y económicos que Eslovaquia experimenta son particularmente difíciles para ellos, al tener que dejar el pasado comunista tan rápidamente. En el largo tiempo que viví en Bratislava, pude notar que el entusiasmo por cambiar y crecer se reflejaba en su gente. Muchos eslovacos están interesados en ampliar su educación y experiencia viajando al exterior para estudiar otras lenguas y demostrar que la gente es tolerante y que está impaciente por crear oportunidades de negocios en Eslovaquia. Mientras la metamorfosis continúa, también lo hace la confianza de que Bratislava está ocupando el lugar que le corresponde junto con otras capitales de la Unión Europea. Es éste entusiasmo de cambiar para bien lo que hace de Bratislava un gran lugar para vivir.

INFORMACIÓN INDISPENSABLE

Idioma

El eslovaco es desafiante, en particular si no se tienen conocimientos previos de algún idioma eslavo. Si busca un lugar donde pueda hablar inglés, pruebe The Dubliner, una taberna irlandesa en la parte vieja de la ciudad.

Universidades

Bratislava alberga la Universidad Comenius, La Universidad Técnica Eslovaca y la Universidad de Economía. Comenius ofrece los mejores cursos de eslovaco a través del Instituto de Lenguas y Preparación Académica para Estudiantes Foráneos (Šoltésovej, 4).

Un lugar exclusivo

La Galéria Duna es un club nocturno ubicado en lo que alguna vez fue un refugio nuclear subterráneo (Radlinského, 11).

No perderse

Un paseo por la histórica ciudad vieja y entrar en algún restaurante que sirva bryndzove halusky, la receta nacional de Eslovaquia, que consiste en bolitas de masa cubiertas con queso de cabra y tocino. ¡Realmente delicioso!

No hacer nunca

Pagar en Euros. Algunas tiendas y restaurantes aceptan euros en Bratislava, pero con toda seguridad le cobrarán de más. Es mejor cambiar sus euros por coronas eslovacas en algún banco.

Alojamiento

El coste de un estudio o de un apartamento de una sola habitación fluctúa entre las 8.000 y las 10.000 coronas eslovacas (entre 200 y 260 euros) al mes. Visite www.reality.sk para consultar anuncios.