Bratislava: Una ciudad hecha a medida de los ricos

Artículo publicado el 20 de Abril de 2015
Artículo publicado el 20 de Abril de 2015

Bratislava es una de las capitales europeas más misteriosas. Muchos turistas quedan cautivados por sus modernos edificios y algunos locales sueñan con una ciudad llena de rascacielos. En el lado opuesto, la asociación M_P_BA invita a la gente a visitar los sitios que han caído en el olvido. Lugares en el centro de la vida urbana de cuando Bratislava se llamaba todavía Presburgo

De un modo general, la mayoría de países desarrollados protegen el centro histórico de las excentricidades de algunas megalópolis. Checoslovaquia, después de la guerra, también pensaba obedecer la regla; no contaba con el sueño comunista que, en ese momento, prometía "un mundo nuevo, moderno y feliz". Como resultado, dos barrios históricos -Vydrica y Zuckermandel- se convirtieron en víctimas del eslógan comunista -en el poder en 1948- según el cual, "nuevo" es sinónimo de "mejor".

Casi 70 años después, una asociación ha decidido tomar el camino contrario. M_P_BA y su fundador, Ivor Švihran, han puesto en marcha un proyecto único junto a jóvenes apasionados por la historia. La iniciativa consiste en realizar un mapa con los lugares desconocidos de Bratislava. En el mapa, disponible en algunas oficinas de turismo, aparecen señalados todos los sitios secretos de la capital eslovaca. Seguimos a Ivor, que será nuestro guía, en una visita alternativa de Bratislava. 

El camino que nos descubre no se ve desde la calle: está oculto y comienza a unos metros del castillo de Bratislava, situado en el centro histórico de la ciudad. "Este barrio se llama Zuckermandel. Aquí vemos tres inmuebles, una especie de fragmentos de un nuevo barrio que finalmente nunca se construyó", nos explica Ivor. De haberse construido, el barrio habría sido  uno de los más lujosos de toda Checoslovaquia. 

Un castillo y grúas

Ivor señala con el dedo una obra en construcción con varias grúas que están trabajando. Se trata de maquinaria de la compañía J&T Real Estate que, en directo, ejecuta "su visión de una nueva capital". La empresa prevé construir cerca de 606 apartamentos con un presupuesto de 100 millones de euros. La finalización de las obras está prevista para finales de 2018. La transformación del barrrio Zuckermandel, históricamente pobre, le ha proporcionado un aspecto muy diferente. A partir de ahora, son los ricos los que se instalarán en las orillas del Danubio.

"El barrio al pie del castillo era probablemente el más pobre, siempre inundado", explica nuestro guía. "Hoy en día, el nivel del muelle es mucho más elevado que antes. Este barrio pasó a formar parte de la ciudad a partir del siglo XVIII. El hecho de que fuera una zona insalubre lo condenó durante mucho tiempo a quedar separado del resto. Por otro lado, en aquella época vivía aquí una minoría judía relativamente fuerte". 

En 1850, cuando el barrio situado bajo el castillo se unió a Bratislava, comenzó a deteriorarse. Los habitantes más acomodados se mudaron al centro y el mundo de la vivienda tuvo que adaptarse a las necesidades mínimas de los inquilinos con menos dinero. Este proceso se vio agravado por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, aunque una gran mayoría de la población judía huyó. Poco a poco, el barrrio bajo el castillo perjudica la imagen de la ciudad deseada por la clase dirigente, que comienza a planificar su liquidación.

Ivor nos cuenta que la idea de una destrucción pura y simple del barrio surgió durante la guerra, pero en el periodo comunista se pensó que lo mejor era llevar a cabo una rehabilitación. En los años 50, una serie de arquitectos comenzó progresivamente a dar forma a esa idea. "En primer lugar, demolieron la parte del barrio que estaba junto al Danubio para construir allí un parque cultural. En los años 70, el barrio judío terminó sacrificándose para facilitar la construcción de nuevos puentes", explica Ivor antes de añadir que la demolición se hizo por etapas, durante casi 40 años.

Para muchos, la demolición de Zuckermandel supone la sentencia de muerte de una cultura. Mientras corta cebollas, la abuela del historiador Walter Malaschitz, que escribió un libro sobre el barrio, nos confía que "el Danubio perderá a sus hijos". Pero raros son los promotores que leen libros de historia. Después de J&T, es otro 'ogro' del mundo de la banca checa, Penta Investments, el que ha presentado recientemente su proyecto, bautizado originalmente como New City Center. Se habla de 70 millones de euros de inversión y de cerca de 600 apartamentos construidos en pleno corazón de la ciudad, todo ello cerca de un centro comercial futurista. No quedará absolutamente nada de Zuckermandel y, de todos modos, el "nuevo centro" nos lo hace comprender perfectamente. Zahad Haddid, el arquitecto del proyecto, es una figura del movimiento deconstructivista, del que España tiene una muestra en el Museo Guggenheim de Bilbao.