Breivik y su “Manifesto 2083”, a escena: “puedes llegar a sentirte asqueado por tu fascinación”

Artículo publicado el 11 de Abril de 2012
Artículo publicado el 11 de Abril de 2012
Christian Lollike quedó asqueado después de su lectura. Pero el manifiesto no podía quedar sin que se comentara en la web.
El director de teatro danés anunció recientemente su proyecto de llevar a escena el manifiesto racista y anti islámico 2083 del terrorista noruego Anders Breivik (una Declaración de Independencia Europea) a pesar de la crítica masiva de la derecha y de las familias de las víctimas. Su idea ahora es llevar la idea también a Amsterdam, donde se prepara un diálogo entre el líder de ultraderecha danés Geert Wilders y Breivik. El CaféTeatret de Copenhague estrenará el monólogo de Lollike en octubre de 2012. La obra también se llevará a escena en Noruega, donde el año pasado tuvo lugar la tragedia de Utoya.

cafebabel.com: ¿cómo se alinea el manifiesto de Breivik con tus otros trabajos como dramaturgo?

En el CafeTeatret desde el 11 de octubre hasta el 14 de noviembre de 2012Christian Lollike: siempre me ha interesado investigar los comportamientos desviados, la alternancia de estados mentales o los acontecimientos que marcan, que claramente tienen un impacto fuerte en la sociedad y que son difíciles de comprender. Se me acusó de defender el terrorismo porque en 2006 escribí una obra sobre el 11 de septiembre en la que un terrorista explicaba sus motivos. En otra obra dije que cada hombre era un violador en potencia. La derecha argumentó que si esa era la postura que sustentaba la obra, entonces habría que retirar la financiación. Cuando oí que un joven noruego había asesinado a un grupo de jóvenes comprometidos políticamente, inmediatamente me interesé por entender cómo podía suceder algo así y empecé por leer el manifiesto.

cafebabel.com: ¿Cómo te afectó esta lectura?

Christian Lollike: me llevó mucho tiempo leerlo. La primera mitad es sobre el Islam y la gente (a la que Breivik llama los multiculturalistas o “mentirosos”) que cree en él. No soy un experto, pero la retórica que utiliza es poderosa y podría resultar convincente para algunos. Era muy triste y casi me entra un dolor de cabeza por todos estos pensamientos malvados acerca de los musulmanes que me provocó. Es horrible leerlo. En algunas partes Breivik, de hecho, parece racional, pero rápidamente le queda muy claro al lector que Breivik está obsesionado con las teorías conspiratorias. Y cuando llegas a la parte de los caballeros templarios, ahí es cuando empiezas a pensar: ‘Mierda, ¿qué está pasando aquí?’ Puedes llegar a sentirte asqueado por tu propia fascinación. Breivik es como un hombre-niño con la misión de liberar a Europa de lo extranjero y el multiculturalismo. Pero sus acciones van más allá de la imaginación de un niño.

Es un hecho, y así seguirá siendo

cafebabel.com: ¿Por qué quieres usar el monólogo? ¿No sirveprecisamenteeste formato como medio de difusión para las ideas de Breivik?

Christian Lollike: cuando él habla por sí mismo, las cosas que dice se vuelven grotescas. Por eso no me da miedo poner en escena una obra basada en su manifiesto. Aunque de todas formas me parece que voy a cambiar la forma, de manera que pueda darle un contexto. Por supuesto cuestiono sus palabras y sus opiniones en escena para que sus acciones no queden sin que se las contradiga.

cafebabel.com: ¿pensabas ya en llevarlo a escena mientras leías el manifiesto?

Christian Lollike: Cuando nos dimos cuenta de lo poderoso y asqueroso que era, sacamos algunos extractos y probamos a llevarlos a escena con un actor, en un intento de llegar a comprender y ver quién era Breivik. La parte más difícil, cuando empiezas a trabajar en un proyecto nuevo, es que te olvidas de lo que es porque estás en el proceso creativo y ya no guardas esa distancia con los hechos segura y meditada que normalmente guardas. Te preguntas a ti mismo: ‘¿Cómo podemos hacer que resulte interesante?’ Una de las primeras ideas precoces de este proceso fue encargar hacer para el actor el traje de buzo ‘para que se lo probara…’ y cuando lo ves simplemente te das cuenta: ‘Oh, esto es horrible’; una idea mal concebida que se quedó en el proceso. Mi punto de partida es darle a la gente la posibilidad de que lo vea como él se ve a sí mismo y comprender su viaje desde el mundo normal a la oscuridad radicalizada. Definitivamente usaré otras voces. Quizás el monólogo podría ser interrumpido de pronto por algo y luego seguir. No estoy intentando convertirlo en algo políticamente correcto. Para asegurarme de que el público se lleve una imagen completa, tiene que quedar asqueado.

cafebabel.com: ¿cómo defendiste tu proyecto frente a las víctimas y a los familiares de las víctimas?

Christian Lollike: es muy duro emocionalmente. Cuando la historia salió a la luz los medios me retrataron como a un hombre sin empatía. Mi argumento más importante fue y sigue siendo que esta clase de terror político puede volver a ocurrir. Por eso es por lo que que necesitamos procesar el acontecimiento y entender qué está ocurriendo y cómo pudo ocurrir esto. Otro argumento es que no podemos cambiar el hecho de que este documento existe y que será leído por muchas personas. Por lo tanto debemos ocuparnos de él, orientarlo y ponerlo en un contexto en vez de ocultarlo como un documento fantasma.

cafebabel.com: ¿es necesario enfrentar al público a tantos pensamientos enfermos y llenos de odio?

Christian Lollike: muchos de los pensamientos y puntos de vista de Breivik existen ahí fuera, en las mentes de mucha gente normal que no se consideran racistas. En Dinamarca hemos legitimado de alguna manera un cierto tono que le allana el camino al discurso negativo sobre cómo tratar los problemas con los extranjeros, especialmente con los musulmanes.

cafebabel.com: ¿cuánto afecta el personaje de Anders Breivik a tu personalidad?

Christian Lollike: no afecta mis puntos de vista políticos. Hicimos muchos talleres con el actor. Para poder convertirte en Breivik en escena tienes que entender de alguna manera su línea de pensamiento, su manera de razonar, para realmente poder penetrar en su mundo. No es un pensador original; no es como que te seduzca su manera de pensar. Pero te entra esta fascinación enfermiza por el hombre solo con una misión, un hombre solo contra el mundo entero. Sus puntos de vista no se alejan mucho de los de algunos partidos nacionalista de derecha. Tiene una gran opinión de sí mismo y en algún momento de su juventud intentó meterse en política. De hecho, obtuvo un puesto importante en el partido nacionalista noruego, pero lo abandonó.

cafebabel.com: ¿crees que tu obra de teatro, que también se pondrá en escena en Noruega, cumplirá su propósito en toda Escandinavia?

Christian Lollike: espero que sí. Quizás esté siendo demasiado optimista. He sido el primero en atreverme a hacer lo prohibido aunque en Noruega haya un acuerdo común para no hablar de eso. Pero ahora están empezando a surgir todo tipo de voces. A veces todavía siento que no debería hacer el proyecto, pero de alguna manera ahora que he comenzado el proyecto debo seguir. Me siento obligado a ello.

Fotos: Christian Lollike ©Nicola Zolin; Libération (cc)Patrick Peccatte/flickr