BSF: balance tras 10 días de música

Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2015

La 14ª edición del Brussels Summer Festival dividió a los participantes entre entusiastas y críticos. Este es el balance de un festival que este año ha conocido algunas dificultades, pero que se mantiene, sin lugar a dudas, como uno de los acontecimientos más esperados del panorama musical belga.

Tras 10 días de música, casi 80 artistas, 4 escenarios, más de 15 horas de películas y 36 horas de afters électroBruselas se desnuda de su atmósfera festivalera y se prepara para la próxima. La 14ª edición del Brussels Summer Festival llegó a su fin el pasado 23 de agosto, una edición que ha supuesto un antes y un después en la historia del festival urbano (nuevo logo, nueva organización, nuevos lugares), pero que también ha sido objeto de numerosas polémicas.

El primer fin de semana fue un verdadero éxito: más de 27.000 asistentes pudieron escuchar, entre otros, a Cats on Trees, Magnus, Sharko o incluso a Nicola Testa. La nueva Sala de la Madeleine estuvo llena literalmente durante tres noches, y no sólo porque el domingo la cabeza de cartel era… el grupo belga Soldout ("entradas agotadas", en inglés). ¡Lo siento por la broma, pero era inevitable!

La sala se llenó más rápido de lo previsto. Los que salían bloquearon a los asistentes al festival en la calle tras el inicio de los primeros conciertos, resultando imposible el acceso de un escenario al otro durante la velada, como habitualmente puede hacerse en los festivales al aire libre. Esa desagradable situación se repitió en la Madeleine (800 plazas como máximo) casi todos los días, y sobre todo durante el concierto de Benjamin Clementine. Los asistentes al festival plasmaron rápidamente su insatisfacción en la página de Facebook del BSF, lo que dio mucho trabajo al equipo de comunicación que intentó responder educadamente a todo el mundo.

"Resulta muy difícil evaluar con precisión el impacto real de un artista, si se tiene en cuenta que entre el momento en que se le contrata y su actuación pasan varios meses –declararon los organizadores–. La programación de La Madeleine propone mayoritariamente artistas revelación o artistas que empiezan a despuntar. Fue en octubre de 2014 cuando Benjamin Clementine confirmó su participación en el BSF 2015. Su enorme éxito llegó más tarde… ". Y además: "Los organizadores son conscientes de que para el décimoquinto aniversario del festival en 2016, tendrán que meditar cómo reducir esa frustración que muchos de vosotros experimentasteis durante el evento. Ya se han aportado algunas ideas, pero todavía queda trabajo".

La Urban Night del miércoles 19 de agosto, que inauguró el enorme escenario colocado en la Place des Palais ocasionó también algunos problemas. Los titulares del "10 days pass" (pase para acceder los 10 días al festival) no podían pasar y las entradas se habían vendido por separado. No fue hasta el último minuto cuando el equipo del BSF cambió sus planes y permitió la entrada a los conciertos de Bigflo&Oli, Disiz y Black M a todos los asistentes al festival. Después, hubo una oleada de protestas en las redes sociales contra la prohibición de entrar en el recinto del festival con cámaras de fotos réflex (los primeros días la seguridad impedía entrar incluso con una simple cámara de fotos compacta) o con paraguas. En resumen, la organización tendrá mucho trabajo para preparar la edición del próximo año.

Pero más allá de todas estas polémicas, la diversidad musical fue sin ninguna duda la verdadera fuerza del BSF. Rock, dance, électropop se mezclaron sin ningún problema durante 10 días ofreciendo a todo el mundo la posibilidad de encontrar su propia noche preferida. El espectáculo ofrecido por todos los artistas estuvo a la altura de un festival que ha alcanzado ya su madurez y que, a partir de ahora, es el evento más esperado del verano bruselense. Además, hay que admitirlo, bailar como locos al ritmo de la música de los Basement Jaxx frente al Palais Royal ¡no tiene precio! 

Para ver todas nuestras fotos del BSF, clicar aquí.

No dudes en visitar la sección Festival de Cafébabel.