BUENOS AMIGOS: ¿NECESITAS A ALGUIEN?

Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Mientras que la vida durante una recesión es de todo menos fácil, nos las apañamos, parafraseando a los Beatles, “con la ayuda de nuestros amigos”. De hecho, cuando las cosas se complican nos damos cuenta de quiénes son nuestros amigos de verdad. Así que digamos adiós a los amigos interesados y exploremos juntos los dichos europeos para celebrar lo que es bueno, decente y de fiar.

Ahí está él cuando te quedas fuera sin llaves en mitad de la noche; ahí está ella con una llave inglesa cuando se te estropea el coche. A las personas que en inglés británico se las llama buen huevo (good egg), que se caracterizan por su buen carácter y por ser de fiar por naturaleza, también se las describe como la sal de la tierra (salt of the earth), una referencia bíblica relacionada con el gran valor de la sal (¿sabíais que la palabra “salario” etimológicamente proviene de la palabra “sal”?).

En Francia, se referirían a un chico amable diciendo que es una persona de buena composición (il est de bonne composition) o quizás usando una referencia religiosa más críptica que dice que Dios llegaría a él sin confesión (on lui donnerait le bon dieu sans confession) —parece tan bueno que no tendría nada que confesar, por así decirlo—. Sin embargo, cuidado porque esta expresión a menudo se utiliza con ironía–el angelito puede que no sea lo que parece.

En Italia y España, se describe a una buena persona diciendo que es un trozo de pan (è un pezzo di pane, en italiano) o en español a veces se utiliza ser más bueno que el pan. Si seguimos con las metáforas asociadas con el pan, vemos que los griegos describen a una buena persona diciendo que está hecha de buena masa (είναι από καλή πάστα). Al otro lado del océano Atlántico, en México, de una persona que vale la pena se dice que es un pan de Dios.

No obstante, el pan no es siempre sinónimo de bondad —en alemán se podría decir que alguien es estúpido como el pan (dumm wie Brot). En lugar de eso, los alemanes dicen que una persona de confianza tiene una piel honesta (eine ehrliche Haut), mientras que un buen amigo es un pedazo de oro (ist ein Goldstück).

Por otro lado, los polacos describen a alguien bueno y amable como una persona con la que te cubrirías una herida (do rany przyłóż), como si de un vendaje se tratara.