Bulgaria: otra valla contra la inmigración

Artículo publicado el 10 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 10 de Diciembre de 2013

Un año des­pués de que Gre­cia ter­mi­na­se su valla fron­te­ri­za con Tur­quía, las au­to­ri­da­des búl­ga­ras han anun­cia­do la cons­truc­ción de un muro de 30 km que intentará frenar la in­mi­gra­ción ile­gal desatada tras el conflicto en Siria. Esto cau­sa­rá más su­fri­mien­to y muer­tes en la pe­ri­fe­ria de Eu­ro­pa. Para mu­chos, la tie­rra pro­me­ti­da se ha con­ver­ti­do en un in­fierno

Al igual que cier­tas rutas ma­rí­ti­mas muy co­no­ci­das a tra­vés del Me­di­te­rrá­neo, la es­tre­cha fran­ja de tie­rra que se­pa­ra la UE de Tur­quía es un her­vi­de­ro de in­mi­gra­ción ile­gal. Las va­llas son solo uno entre los muchos in­ten­tos de la UE por vi­gi­lar la fron­te­ra. Estas me­di­das han sido el blan­co de mu­chas crí­ti­cas por ser inefec­ti­vas y lle­var a cabo vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos. En los úl­ti­mos años, la fron­te­ra entre Eu­ro­pa y Tur­quía se ha con­ver­ti­do en uno de los pun­tos de en­tra­da más im­por­tan­tes para in­mi­gran­tes procedentes de Asia, Orien­te pró­xi­mo y Áfri­ca. Hace una dé­ca­da, las fron­te­ras es­pa­ño­la e ita­lia­na eran prác­ti­ca­men­te el único ob­je­ti­vo de los in­mi­gran­tes que es­ca­pa­ban de la gue­rra y la mi­se­ria para venir a Eu­ro­pa. Se re­for­za­ron los con­tro­les fron­te­ri­zos ma­rí­ti­mos y se ace­le­ra­ron las re­pa­tria­cio­nes: tanto Es­pa­ña como Ita­lia fir­ma­ron acuer­dos de re­pa­tria­ción con los go­bier­nos del norte de Áfri­ca. Los tra­fi­can­tes se han adaptado al cambio.

Los cien­tos de miles de in­mi­gran­tes que cru­zan las fron­te­ras eu­ro­peas cada año pro­ve­nien­tes de paí­ses tan le­ja­nos como Af­ga­nis­tán pue­den pagar a los tra­fi­can­tes hasta 10 000 dó­la­res por el viaje. Las au­to­ri­da­des lo con­si­de­ran una in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria. Con tanto di­ne­ro en juego, los tra­fi­can­tes pue­den adap­tar­se muy rá­pi­do a la situación, antes de que las au­to­ri­da­des fron­te­ri­zas eu­ro­peas pue­den tra­tar el es­ce­na­rio cam­bian­te de la in­mi­gra­ción ile­gal.

100.000 in­mi­gran­tes ile­ga­les cada año

Solo en 2011, al­re­de­dor de  100.000 in­mi­gran­tes ile­ga­les fue­ron arres­ta­dos mien­tras in­ten­ta­ban en­trar en la UE por Gre­cia, una subida con­si­de­ra­ble si se com­pa­ra con los 36.000 de 2010. A me­di­da que se in­ten­si­fi­có el flujo mi­gra­to­rio en el su­r­es­te de Eu­ro­pa, las au­to­ri­da­des grie­gas se sin­tie­ron como si hu­bie­ran sido arro­lla­das por un au­to­bús. “Sim­ple­men­te no po­de­mos ha­cer­le fren­te”, dijo Ch­ris­tos Pa­pout­sis, el se­cre­ta­rio grie­go de pro­tec­ción civil, en 2011. Las au­to­ri­da­des ca­re­cían de re­cur­sos eco­nó­mi­cos y no po­dían aca­rrear los cos­tes, así que se res­pal­da­ron las so­li­ci­tu­des de pe­ti­ción de asilo y los in­mi­gran­tes se en­con­tra­ron api­ña­dos en ins­ta­la­cio­nes su­per­po­bla­das, su­frien­do en con­di­cio­nes in­hu­ma­nas du­ran­te meses.

Gre­cia com­ple­tó su valla de 3 mi­llo­nes de euros en di­ciem­bre de 2009.  La alam­bra­da de púas de 4 me­tros de al­tu­ra se ex­tien­de a lo largo de 10,5 km, pro­te­gien­do una es­tre­cha ex­ten­sión de te­rreno seco a lo largo de la fron­te­ra grie­ga de 125 mi­llas, la mayor parte de la cual dis­cu­rre a lo largo del río Evros. Las au­to­ri­da­des dicen que la valla ha sido efec­ti­va, pero pa­re­ce haber for­za­do a los in­mi­gran­tes a in­ten­tar vías más arries­ga­das, como la tra­ve­sía ma­rí­ti­ma o los cru­ces flu­via­les.

La po­li­cía de fron­te­ra grie­ga dijo al pe­rió­di­co local Kat­hi­me­ri­ni que el pro­yec­to tuvo un gran im­pac­to en el flujo de in­mi­gran­tes ile­ga­les a tra­vés de la fron­te­ra te­rres­tre. Sos­tie­nen que las lle­ga­das ha­bían des­cen­di­do un 95 %, sin em­bar­go, ha ha­bi­do un agudo re­pun­te en las tra­ve­sías ma­rí­ti­mas a tra­vés del mar Egeo. En el pri­mer se­mes­tre de 2012, la po­li­cía y la guar­dia cos­te­ra de la re­gión de­tu­vie­ron a 102 in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, mien­tras que en los tres meses que si­guie­ron a la cons­truc­ción de la valla fue­ron in­ter­cep­ta­dos 1536.

Bul­ga­ria sigue el ejem­plo de Gre­cia

Las au­to­ri­da­des búl­ga­ras se han en­con­tra­do en una si­tua­ción si­mi­lar desde el co­mien­zo del con­flic­to sirio.  Unos 10.000 in­mi­gran­tes, una cifra siete veces mayor a la de 2012, han lle­ga­do en lo que lle­va­mos de año. Dos ter­cios de estos pro­ce­den de Siria. Las au­to­ri­da­des no pue­den hacer nada para fre­nar la olea­da ni ofre­cer ser­vi­cios bá­si­cos a los que lle­gan. En una en­tre­vis­ta con The Eco­no­mist, un re­fu­gia­do ca­li­fi­có la si­tua­ción que es­ta­ba vi­vien­do en el estado más pobre de Eu­ro­pa de “pe­sa­di­lla”. La co­mi­da y la aten­ción mé­di­ca para los re­fu­gia­dos de gue­rra son es­ca­sas y las ins­ta­la­cio­nes para aco­ger­los, mi­se­ra­bles.

Al igual que los grie­gos, los búl­ga­ros es­pe­ran que la valla les pro­por­cio­ne un res­pi­ro. La alam­bra­da se ex­ten­de­rá a lo largo de unos 30 km en la fron­te­ra con la ve­ci­na Tur­quía, de los 274 km de te­rreno bos­co­so con co­li­nas del linde, donde la vi­si­bi­li­dad de las pa­tru­llas fron­te­ri­zas es muy li­mi­ta­da. La valla, dicen, forma parte de un es­fuer­zo más am­plio de hacer fren­te a esta si­tua­ción, in­clu­yen­do nue­vas ins­ta­la­cio­nes de re­cep­ción, que ac­tual­men­te están en cons­truc­ción, y unos miles de ofi­cia­les de po­li­cía adi­cio­na­les para pa­tru­llar la fron­te­ra.

Gre­cia tam­bién ha em­pe­za­do a en­viar a cien­tos de in­mi­gran­tes de vuel­ta a Siria, una me­di­da muy cri­ti­ca­da por ACNUR, la agen­cia de la ONU para los re­fu­gia­dos. A los ofi­cia­les búl­ga­ros les preo­cu­pa que la ava­lan­cha de in­mi­gran­tes vaya a des­en­ca­de­nar una nueva olea­da de xe­no­fo­bia. El pa­sa­do 9 de no­viem­bre, unos ca­be­zas ra­pa­das die­ron una pa­li­za a un búl­ga­ro mu­sul­mán, con­fun­dién­do­le con un sirio. Miles de per­so­nas pro­tes­ta­ron en Sofía re­cien­te­men­te des­pués de que un de­pen­dien­te fuera apu­ña­la­do por un in­mi­gran­te ile­gal ar­ge­lino.

25.000 in­mi­gran­tes aho­ga­dos

En Gre­cia y Bul­ga­ria, las va­llas re­pre­sen­tan un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de las au­to­ri­da­des de re­co­brar el con­trol sobre cier­tos acon­te­ci­mien­tos que se les han ido de las manos. Mien­tras que a los fun­cio­na­rios cla­ra­men­te les preo­cu­pa pro­por­cio­nar a los re­fu­gia­dos unos re­cur­sos tan es­ca­sos, a los crí­ti­cos les preo­cu­pa que estas va­llas sean con­tra­pro­duc­ti­vas. Adrian Ed­wards, de ACNUR, sos­tie­ne que la in­tro­duc­ción de ba­rre­ras, como va­llas u otras me­di­das di­sua­so­rias, puede lle­var a la gente a in­ten­tar tra­ve­sías más pe­li­gro­sas y a estar más in­de­fen­sos a mer­ced de los tra­fi­can­tes

Para fre­nar el flujo cre­cien­te de in­mi­gran­tes ile­ga­les, la UE, a la que los crí­ti­cos apo­da­ron “la for­ta­le­za eu­ro­pea”, ha cons­trui­do un con­trol fron­te­ri­zo de largo al­can­ce y du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das ha crea­do me­di­das po­lí­ti­cas para im­ple­men­tar­lo. Mu­chos de­ba­ten que la cos­to­sa bu­ro­cra­cia eu­ro­pea es in­efi­caz man­te­nien­do a raya a los emi­gran­tes, lo cual lleva a se­rias vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos en las fron­te­ras de Eu­ro­pa. Ade­más, estas po­lí­ti­cas obli­gan a los tra­fi­can­tes a co­rrer ries­gos ma­yo­res. En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, se han aho­ga­do 25.000 in­mi­gran­tes en el mar Me­di­te­rrá­neo, según la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal para las Mi­gra­cio­nes.

Los ac­ti­vis­tas dicen que la cri­mi­na­li­za­ción de la in­mi­gra­ción irre­gu­lar es inevi­ta­ble­men­te con­tra­pro­duc­ti­va al final y que con­du­ce al abuso, por parte tanto de las au­to­ri­da­des fron­te­ri­zas como de los crue­les tra­fi­can­tes a los que los in­mi­gran­tes con­fían sus vidas. Los gru­pos que velan por los de­re­chos de los re­fu­gia­dos han pe­di­do más ca­na­les para la in­mi­gra­ción legal. Sin em­bar­go, al final la única forma de arran­car el pro­ble­ma de raíz es ha­cien­do fren­te a las si­tua­cio­nes per­ju­di­cia­les y las de­sigual­da­des eco­nó­mi­cas, los prin­ci­pa­les mo­to­res de la emi­gra­ción.