Bulgaria y 'Panama Papers': Perdidos en la investigación

Artículo publicado el 21 de Abril de 2016
Artículo publicado el 21 de Abril de 2016

[OPINIÓN] Los Panama Papers revelaron un mundo de avaricia en el que la ley, simplemente, no se aplica a todos por igual. Los documentos filtrados sirven como prueba de lo que sabemos desde hace tiempo: A mucha gente rica y privilegiada les encanta hablar de solidaridad, pero fallan en demostrarla en el momento de pagar sus impuestos. ¿Es legal? Probablemente. ¿Es moral? Definitivamente no.

Un total de 11,5 millones de archivos que revelan más de 214.000 compañías en 21 zonas offshore de 204 países. En otras palabras: Los Panama Papers. Entre ellos, al menos 50 compañías, 6 firmas mediadoras, 16 propietarios y 78 accionistas son originarios de Bulgaria.

Están relacionadas con el registro offshore en áreas consideradas como paraísos fiscales, tales como Panamá o las Islas Vírgenes Británicas. Otros 100 directores, abogados y liquidadores de tales compañías aparecen mencionados; algunos eran personas extranjeras que residían en Bulgaria o que tenían pasaportes búlgaros. La información fue proporcionada por el periódico 24 Chasa, socio búlgaro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que difundió las noticias junto con el periódico alemán Sueddeutsche Zeitung.

26 años más tarde

Con el tiempo quedó claro que sólo a una periodista de 24 Chasa había logrado el acceso a los archivos: Aleksenia Dimitrova. Hace poco, ella misma admitió públicamente que le tomaría 26 años revisarlos todos. Ésta es probablemente una de las razones por las que el periódico ha adoptado un criterio lento y, según muchos observadores, selectivo para publicar las identidades de los búlgaros cuyas compañías son administradas por la firma legal panameña Mossack Fonseca. Básicamente, un nombre por día. Hasta ahora no hay expedientes que impliquen a políticos locales y solamente conocemos los nombres de algunos hombres de negocios búlgaros muy conocidos.

La familia Baneva, por ejemplo, junto con varios otros nombres que se repiten, están documentados como accionistas o representantes de compañías en Seychelles, las Bahamas y Panamá entre 2005 y 2015. En una entrevista reciente para 24 Chasa, Evgeniya Baneva indicó que los Panama Papers eran una conspiración internacional destinada a distraer a la gente de los problemas importantes en el mundo: "Si realmente hay información importante, relativa a políticos y traficantes de droga y así sucesivamente, que afecte al mundo entero", dijo Baneva, "hasta ahora, sin embargo, no he encontrado información que signifique: 'Oh, realmente se descubrió algo aquí'".

Es cierto que las compañías offshore no son ilegales, pero habitualmente se utilizan para la evasión fiscal y el blanqueo de dinero. Según analistas locales del Instituto para la Economía de Mercado, Bulgaria tiene bajos ingresos personales y una baja tasa impositiva corporativa. Por tanto, es más probable que las compañías offshore sean utilizadas para ocultar el origen del dinero que para la evasión fiscal. Además la ley búlgara todavía permite que este tipo de compañías participen en las contrataciones públicas, consideradas como uno de los principales mecanismos de corrupción debido al anonimato de los propietarios.

"Solo sé que no sé nada"

Cuando se le preguntó acerca del escándalo al ministro de economía búlgaro, Bozhidar Lukarski, éste asumió que los "grandes nombres" del país serían revelados en los archivos filtrados, sin molestarse en elaborar más. También se le pidió que hiciera algún comentario respecto a la tabacalera más grande de Bulgaria, Bulgartabac (previamente propiedad estatal, aunque se desconoce la identidad del dueño actual), que suspendió su trabajo el 1 de abril, dejando cientos de personas desempleadas.

Provocado por las preguntas, el ministro explicó que el dueño de Bulgartabac es muy conocido, pero no se sabe quién maneja al dueño. Él agregó que el verdadero dueño está domiciliado en una zona offshore, y que "por alguna razón" el nombre no fue mencionado en el contrato de privatización.

Según los Panama Papers, la lista de búlgaros ricos que tienen compañías offshore incluye a figuras prominentes de varias grandes ciudades de todo el país. En una escala global, el ICIJ afirma que 140 figuras políticas de más de 50 países están conectadas con compañías offshore. Sólo tenemos que esperar otros 26 años para que la Sra. Dimitrova lea y revele los nombres de todos los búlgaros conectados.

Los objetivos de aquellos detrás de esta filtración sin precedentes siguen siendo confusos. No hace mucho tiempo hubo un ataque mediático similar contra las Islas Vírgenes Británicas. Pero resulta que estas campañas negativas rara vez terminan con una suspensión permanente de un territorio offshore. Lo que se logra es una simple desviación de grandes capitales hacia otros "paraísos". Queda por ver cuál será el siguiente destino más tentador. ¿Delaware, Nevada, o quizá Wyoming?

---

Este artículo forma parte de nuestro proyecto East Side Stories project. Luchando contra los clichés mas comunes de Europa meridional y oriental, este proyecto busca mantener la idea europea viva concientizando, creando diálogo, intercambiando ideas e informando más allá de los medios convencionales.