Buraka Som Sistema: “Las descargas son parte de nuestra cultura”

Artículo publicado el 8 de Abril de 2009
Artículo publicado el 8 de Abril de 2009
Cuatro hombres de Lisboa y Luanda ponen música breakbeat a los disturbios en Angola y la prensa europea se agolpa para definir el sonido, así que nosotros también lo intentamos al encontrarnos con el grupo en el curso de una de sus series de giras en París

“¡Ninguno de nosotros sabe como bailarlo!” afirma Buraka Som Sistema cuando le pedimos consejos sobre su música, que es como el breakbeat atlántico ensañado en crimen alevoso con un sonido local africano. “¡Simplemente haz lo que tengas que hacer para sobrevivir!” dice de coña João Barbosa ('Li'l John'). MC Kalaf Ângelo señala vagamente al coautor de sus letras A.K.A. Andro Carvalho. alias Conductor, el hombre de figura rotunda y movimientos afinados. “Yo solo le copio”.

Buraka como grupo

Una mujer en patinete pasa cortando por la mitad nuestro corrillo en el pasillo de la Maison de la Radio en París, en el cuál Conductor está “siendo franco” conmigo. “Estamos realmente muy cansados”, advierte. “No tendrás ocasión de encontrarte a nosotros cuatro discutiendo una pregunta al mismo tiempo”. El hombre ha hablado: nos las apañamos para perderle a él y a Rui en el breve recorrido hasta el sofá, donde Kalaf, con sombrero y gafas, se pone cómodo en una esquina de forma educada y João se repanchinga cómodamente. DJ Johnny, “el hombre que presenta a todo el mundo y luego simplemente se esfuma”, presentó a João y Rui Pité ('DJ Riot'), dos amigos de instituto de Amadora, a Kalaf. “Es demasiado tímido, debería dársele más reconocimiento por ello”, dice João. Conductor se cuela en la ecuación como “un tipo con un mayor grado de conexión, una conexión más íntima que nos podría llevar en una nueva deriva”.

Como el principal responsable de descubrir bucles musicales, es Conductor la fuente de inspiración que aporta “un ritmo nuevo y extraño, estas rarezas de los años sesenta y setenta” que DJ Riot, muy avispado en el lado técnico, “plasma en una realidad. Se tira horas tratando de lograr algo con un sintetizador y un plug-in, tras veinte minutos todos tiramos la toalla y el ahí se queda a su bola”. “Es el friki de la electrónica”, interpone Kalaf. “Sería tonto si nadie pudiera encajar todas esas ideas geniales”. “Yo siempre estoy pensando en a que canción le vendría mejor cada cosa”, dice João. “Me monto un álbum en la cabeza antes de compartirlo con el resto del grupo”. João también es el responsable de las “frases raras que decimos en entrevistas”, después de eludir responder cuando preguntamos por qué su inglés era tan bueno.

A vueltas con los estereotipos

Ajeno a la producción y las horas de estudio, es Kalaf el que “resulta más fresco con los conceptos”, continúa. Estas ideas, incluyendo su álbum de debut Black Diamond, normalmente se cuecen cenando, cuando el grupo también discute lo que quieren evitar. “Lo del rollo africano o lo exótico es algo que definitivamente no queríamos en nuestra música”, dice Kalaf. Se crió en Angola, al igual que Conductor, que “escucha más música africana”, mientras que a Kalaf “descrubrió otro tipo de movidas” cuando se trasladó a Lisboa para estudiar en 2006. “Nos reciben mejor en unos sitios que en otros. Los escandinavos lo pillan”, “porque les gusta pasárselo bien”, interrumpe João “y hacer lo que se les supone que deben hacer. No tratan de relacionarlo con tambores ancestrales africanos; la música de Cabo Verde llegó primero a Europa a través de Francia antes que de Portugal”. “A la gente le gusta entender este rollo africano”, se burla Kalaf. “Mejor que se pillen una borrachera y se dejen llevar”, se ríe João.

Algunos llegan al histerismo de decir que la música de Buraka evoca los tambores de la guerra civil de Angola en 2002, pero el grupo no intenta responder a la Historia con su género peculiar. ”El Kuduro llegó después de esa guerra en los años setenta y ochenta (Angola derroca la dictadura portuguesa en 1974), así que tal vez sea un reflejo, pero en cualquier caso no es intencionado. Al conocernos teníamos en mente tomar esta pauta rítmica del kuduro y hacer con ella nuestra propia sesión de club”. Del club de Lux a la fama; hoy en día, la satisfacción de su sello discográfico multinacional está garantizada con colaboraciones con nombres como el DJ americano Diplo y la artista británica Mia. El que podría considerarse como su mayor éxito, One Drop, cuenta con su participación. Conductor ofrece un análisis más clásico mientras acecha tras el sofá. “La música funciona de forma cíclica, cuando conoces a alguien en el momento álgido de su ciclo estás simplemente haciendo lo correcto en el momento justo en el lugar preciso”. “Almas gémelas” añade otra voz. “Estamos conectados, como si las estrellas estuviesen alineadas”, bromea Kalaf. “Myspace”, João apunta con premura.

A vueltas con las banderas

¿Quién descarga en internet y quien los compra legalmente? Es una pregunta que el grupo pregunta de forma rutinaria en los conciertos. “Nos da igual”, dice João. “¡Tan solo nos gusta saberlo! Las descargas son parte de nuestra cultura actual”, dice Kalaf, mientras que Rui añade, “es como una encuesta”, un modo de entender al público que tienes delante”, añade Conductor no ajeno al acumen de los negocios. ¿Y cuál es su público? “Gente que se baja los temas”, dice Kalaf, en medio de una carcajada generalizada. “Mayoritariamente femenino”, añade Conductor, “se les da bien el baile”, murmura Kalaf. “Tías que atraen a los tíos, que atraen a los fiesteros, y siempre veinte portugueses con una bandera portuguesa que siempre se ponen del mismo lado del público”, precisa João. “¿Por qué…?” grita Conductor. “Gritan que hablemos en portugués, aunque todas nuestras canciones sean ya en portugués”, dice Kalaf. “Tenemos en frente mil personas y ellos son cincuenta y quieren que hablemos en portugués con ellos en vez de hacerlo con las otras 950 personas en la sala”. A pesar de esto, es del dominio público que los aficionados portugueses no se ven realmente representados por BSS. “Representamos algo demasiado nuevo”, explica Kalaf. “No lo entienden porque es demasiado fresco”. Los europeos podrían apreciar el toque exótico de BSS en los conciertos de los grandes festivales como Glastonbury, Roskilde y Exit. “Flipante”, repite tres veces Conductor, antes de que los otros se rían de él.

Tres consejos de Buraka sobre...

Una noche de farra en Lisboa – “Comienza en el Bairro Alto. Luego sobre las dos de la mañana algunos vamos a Cais do Sodré a Music Box, más o menos hasta las cuatro, que vamos al Lux” (Kalaf)

Mia – “Solo pasamos seis horas en un estudio con ella antes de irnos a casa con lo grabado y decidir que hacer con ello”

La música – “Galadrop es un sonido portugués más experimental” (João)

Sigue a este grupo en uno de sus conciertos en Italia y Portugal durante el resto de su gira y este verano en el Heineken Open’er festival, del 2 al 5 de julio en Gdynia, Polonia