Burla electoral

Artículo publicado el 4 de Julio de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 4 de Julio de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La campaña electoral europea reducida a polémicas nacionales y palabrería. Una vez más se ha perdido la oportunidad de acercar la UE a los ciudadanos.

En toda campaña electoral se politiquea, simplifica y juega al póquer. A eso sí que estamos acostumbrados. Que en los carteles publicitarios de las elecciones se resuma el programa electoral con cuatro palabras vacías, como «Mejor para el país», tampoco es que nos sorprenda. En las elecciones al Parlamento Europeo se ha superado con creces esta simplificación. Sin embargo, lo que realmente ha puesto en relieve el voto nacional durante las elecciones, es que a menudo, en la misma campaña electoral para el Parlamento Europeo, ni siquiera consta lo que se elige, es decir, el Parlamento y el partido que debe ocuparlo. «Elecciones europeas» queda simple. Suena bien, pero no conduce necesariamente a hacer más popular al Parlamento Europeo, y mucho menos a aclarar que la Unión Europea está compuesta de varias Instituciones. Porque no es sencillo votar sobre la UE como conjunto. Ahora se dice que una campaña electoral no debe utilizarse como «campaña informativa». Pero ¿existe acaso una oportunidad mejor?

Encubrimiento en vez de esclarecimiento

Las elecciones al Parlamento europeo son una oportunidad inmejorable hacer cristalizar una opinión pública europea. En el transcurso de tres días, los ciudadanos de 25 países eligen a sus representantes para una única Cámara Alta. No obstante, muchos partidos de Europa, en vez de velar por los intereses europeos, se dedican a la campaña política nacional. Hacen campaña, ocultando a propósito sus intenciones reales. Instrumentalizan las elecciones al Parlamento Europeo para sacar tajada nacional.

Por eso acaban maldiciendo al gobierno y reclamando intereses nacionales. La CDU(Partido de la Unión Demócratacristiana de Alemania) les espetó en la cara a los ciudadanos el que supuestamente habían perdido sus puestos de trabajo por culpa de la mala política roji-verde, pasando por alto que la función de los partidos en el Parlamento europeo no es la de discutir sobre reformas del mercado laboral ni sobre los gobiernos nacionales. Y desde Europa ni mu. La razón por el cual el Partido Socialista español (PSOE) quiere entrar en el Parlamento Europeo tampoco está muy clara. «Nos gusta Europa», reza su publicidad. Pero en vano se busca una declaración con contenido. ¿Protección del consumidor? ¿Tráfico? ¿Constitución? Sólo los Verdes han elaborado una lista electoral europea. Hasta la fecha, de los otros partidos no ha surgido referencia alguna a la colaboración en el grupo parlamentario europeo.

Los ciudadanos quieren y deben ser informados. Porque de ello depende la aceptación para reforzar la Unión Europea y para crear una opinión pública instruida y crítica. Pero todo partido es consciente de que cada voto es importante, con independencia del criterio con el que se da. Los ciudadanos en Europa echan en falta una mayor cercanía de la política europea y desean para sí más transparencia. Pero este tipo de campaña electoral no sólo no tiene en cuenta tal deseo, sino que logra precisamente lo contrario. Si existen razones para participar en las elecciones al Parlamanto europeo, entonces deberían ponerse en relieve. Si existen razones para la elección de este o aquel partido para el Parlamento europeo, estas serán razones de carácter meramente europeo.