Burocracia: un lituano en busca de asistencia médica en Tel Aviv

Artículo publicado el 7 de Junio de 2010
Artículo publicado el 7 de Junio de 2010
El seguro médico no es una institución universal aquí en Israel. ¿Mi consejo? No vengas a vivir a menos que estés en perfectas condiciones de salud y no practiques deportes de riesgo o cosas por el estilo. Y no lleves tacones, por si acaso

El folleto que viene junto a los documentos de mi seguro médico (contratado con Harel) ofrece una lista de los hospitales y clínicas en Israel que la compañía de seguros recomienda para personas de habla inglesa. La clínica Bikur Rofeh, en la parte este de Tel Aviv, es la única en la ciudad. Aunque por fortuna, la compañía de seguros tiene un servicio de atención al cliente operativo 24 horas, siete días a la semana. El trabajador de la aseguradora me da tres números de teléfono de la clínica y dos de médicos privados que deberían empezar a trabajar a las 8 a.m. Voy a esperar; no conozco la ciudad suficientemente bien como para encontrar por la noche la clínica que abre las 24 horas. Pero los números de teléfono tampoco me fueron de ninguna ayuda.

¿Son los servicios médicos en Israel peor que en Lituania?

En la sala de urgencias de una clínica, el doctor, que habla inglés, dice que en el centro de salud no se realizan pruebas con rayos X. Me da dos direcciones, una de ellas fuera de Tel Aviv, en Bnei Brak, y la otra en un suburbio. Me pregunto qué hace la gente con lesiones graves en esta ciudad. Mi primera impresión es: "¡Vaya! ¡Es peor que en Lituania!". Allí la mayoría de las clínicas con cierto tamaño están equipadas con cosas tan básicas como aparatos de rayos X, no hace falta ir a Santariskes (el mayor centro médico en Vilna). Quizás a un extranjero que hable inglés también le enviarán por toda la ciudad en una búsqueda desesperada de médicos que hablen este idioma. Sin embargo, Tel Aviv presume de ser una ciudad en la que el inglés nunca es un problema, y yo creo que no necesito saber mucho hebreo para que me hagan una prueba de rayos X.

Lee la entrada completa del blog en Wonderland