"Butterfly Trip", el éxodo de los jóvenes migrantes

Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2015

Han atravesado solos el Mediterráneo. No querían contar su dolorosa experiencia cargada de recuerdos tristes, pero gracias al proyecto de la Escuela de la Lengua Italiana para Extranjeros, un grupo de menores sin acompañantes se han vuelto actores y han reconstruido, delante de la cámara, su viaje hacia la libertad.

“¿Recordar o no recordar? ¿Contar o no contar aquellas experiencias de dolor y miedo entre las olas del Mediterráneo o apresados dentro de los camiones?".

“Contar. Sí”. Y no olvidar. Esta es la elección para nada fácil de un grupo de menores extranjeros sin acompañantes que, bajo las ódenes del director y narrador iraquí Yousif Latif Jaralla, han dado voz y forma a los recuerdos borrosos de su largo viaje desde el corazón de África o Bangladesh hasta las costas libias, ya fuera para ser amontonados en embarcaciones poco seguras, a menudo sobrecargadas o con demasiada agua a bordo, o bien para ser escondidos en camiones debajo de cajas de mercancías o plásticos.

Todo vuelve a tomar vida en Butterfly Trip, un vídeo que con sombras, poesía y una delicada narración susurrada, documenta el éxodo al que se han enfrentado jóvenes adolescentes sin nadie a su lado más que sus iguales como únicos compañeros de viaje. Amigos fallecidos durante el largo trayecto, caras desconocidas, mujeres embarazadas o con recién nacidos en sus brazos y hombres con aire amenazador que usan cuchillos para imponer el silencio. Delante de ellos un país desconocido, Italia. Y aún más adelante, toda Europa.

El aula se transforma en un set de rodaje

Después de haber aprendido las nociones básicas de la lengua italiana en la Universidad de Palermo, dentro de las aulas de la Escuela de la Lengua Italiana para Extranjeros, algunos de los 300 jóvenes recibidos gratuitamente por la Escuela y el Ateneo han elegido contar su historia. Y no ha sido fácil recordar o contar lo sucedido, ni tampoco capturar en vídeo sus sentimientos, sus esperanzas y sus temores de no lograrlo.

Un aula con las persianas cerradas se convirtió en el set de este mini-film. El rostro de la joven Maris, presionado contra una tela transparente, muestra mejor que muchos cuentos el terror de ahogarse, de ser tragada por aquel mar que no siempre es sinónimo de salvación. La mano ensangrentada de uno de sus compañeros de viaje, que lentamente resbala sobre la superficie de la misma tela, habla de un amigo que ya no está y que ha muerto en el desierto por culpa de los traficantes de personas.

La silueta de un caballo, el amigo de la infancia de otro de los chicos que ha logrado abrirse delante de la cámara, nos recuerda una vez más que estos chicos están solos y que se quedaron sin ningún tipo de afecto o guía demasiado pronto. Lo que está en juego es mucho: Un futuro sin violencia ni pobreza. El precio es aún más caro: Dejarlo todo. Amigos, parejas, padres. Todos sus lazos.

Narrar con el silencio 

Butterfly Trip es un proyecto todavía en marcha que se incluye entre las múltiples actividades de inclusión lingüística impulsadas por la directora de la Escuela, Mari D'Agostino, y coordinadas por Marcello Amoruso. En esta película en fase de finalización, el director Yousif Latif Jaralla ha puesto a disposición toda su habilidad narrativa para contar con un estilo único y original un drama tristemente cotidiano. También el fotógrafo Antonio Gervasi participó en la documentación del escenario de trabajo realizado con los chicos, que finalmente han conseguido expulsar aquello que los mantenía silenciosos, tristes, apagados. 

“Si el inmigrante no habla, entonces hace falta escuchar su silencio, es necesario infiltrarse en su pausa, en su vacilación. Es necesario ver cómo su cuerpo y sus características cambian de color, ver cómo aquel silencio envuelve y contamina el aire y a quien escucha. En ese momento, ya no será necesario preguntar: ¿Qué sucede? ¿En qué piensas? Porque la respuesta está allí, en el aire, de lo contrario lo escucharás responder, negando con la cabeza, 'nada'. Ese 'nada' lo contiene todo. Ese 'nada' necesita acercarse, necesita ser tocado con el cuidado de quien trata cristales delicados. Cada uno expresa, a su modo, ese 'nada'” explica Yousif Latif Jaralla que, eventualmente, ha logrado recoger y escuchar tantas historias.

“Los chicos comprendieron que no nos interesaba la repetición mecánica de la historia de su viaje clandestino, sino los sentimientos que atravesaban su alma durante aquel trayecto para dibujar un mapa, un catálogo de los sentimientos del viaje”. En los puertos esperaban el momento en el que pudieran huir de la violencia y los abusos, “pero más allá del puerto que ven delante de sus ojos,” concluye Jaralla, “está el mar, y más allá del mar está el lugar al que quieren llegar”.