Caballo, coca, maría, LSD: ¿qué nos chutamos en Europa?

Artículo publicado el 30 de Mayo de 2014
Artículo publicado el 30 de Mayo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El 27 de mayo se publicó la última edición del Informe europeo sobra la droga. Este apunta a que las drogas tradicionales, a pesar de su popularidad, empiezan a cansar a los europeos, que cada vez se dan más cuenta de que las farmacias tienen mucho que ofrecer.

LAS DROGAS TRADICIONALES

EL CANNABIS SIGUE DE MODA

Según el informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), los europeos consumen cada año cerca de 2000 toneladas de marihuana y hachís. El cannabis también es la droga más confiscada en todo el continente (80% del total de las drogas confiscadas). 18,1 millones de adultos de entre 15 y 64 años han consumido cannabis alguna vez el año pasado, y 14,6 millones de ellos son personas de entre 15 y 34 años. El año pasado el aumento en el consumo de cannabis entre los jóvenes se notó especialmente en Dinamarca, Finlandia y Suecia. Y si bien la marihuana que encontramos en Europa suele estar producida en el continente, el hachís suele proceder de Marruecos.

LOS OPIOIDES Y SUS SUCEDÁNEOS

En Europa el uso abusivo de los opioides es la causa del 75% de fallecimientos por sobredosis. Dentro de esta familia de drogas la más popular en Europa sigue siendo la heroína, seguida de la buprenorfina, la metadona y el fentanilo. Una media de 0,4% de adultos de entre 15 y 64 años tienen un “uso problemático” de opioides anualmente (1,3 millones de personas), y el sistema de alerta precoz de la Unión Europea ha registrado la aparición de sintéticos en el mercado, utilizados como sustitutos de la heroína. Se trata sobre todo del fentanilo, presente en ciertos productos farmacéuticos. Afganistán sigue siendo líder mundial en la producción ilegal de opio. Además, la mayoría de heroína que se encuentra en Europa viene de allí, o en menor medida, de Irán o Pakistán.

LA COCAÍNA Y LAS ANFETAMINAS

Según el informe, el 0,9% de los adultos de entre 15 y 64 años (es decir, 3,1 millones de personas) han consumido cocaína durante el año pasado. En cuanto a los jóvenes (entre 15 y 34 años), ese porcentaje aumenta hasta el 1,7% (2,2 millones de personas). La cocaína que se encuentra en Europa (y que ya está cortada) proviene casi exclusivamente de Bolivia, Colombia y Perú, tras lo que llega a Europa por vía aérea o marítima, normalmente oculto en el estómago de las llamadas “mulas”. En cuanto a las drogas de la familia de las anfetaminas, principalmente la anfetamina y la metanfetamina, el año pasado el 0,4% de los adultos de entre 15 y 64 años las han consumido (1,5 millones de personas). Pero también las toman los jóvenes de entre 15 y 34 años, ya que el 0,9% de las personas de esta franja de edad las consumieron el año pasado (1,2 millones de jóvenes). Al igual que la marihuana, estas drogas se producen en Europa, especialmente Bélgica, los Países Bajos, Polonia y los países bálticos.

EL ÉXTASIS

El éxtasis, también llamado MDMA, está resurgiendo con fuerza en la Unión Europea  en forma de comprimidos y polvos de mayor calidad, según el informe. Sin embargo, esto no evita que la cocaína sea la que predomina en cuando a estimulantes, tanto al oeste como al sur del continente; o la anfetamina, en los países de Europa central y el norte. El año pasado el 0,5% de los adultos de entre 15 y 64 años consumieron éxtasis (1,6 millones de personas), porcentaje que se eleva al 1% para aquellos de entre 15 y 34 años (1,3 millones de jóvenes). La producción europea parece concentrarse en Bélgica y los Países Bajos, donde se han desmantelado numerosos laboratorios, lo que hace pensar que la producción allí es importante.

LSD, SETAS Y KETAMINA

Los autores del informe muestran que el consumo de setas alucinógenas y el LSD en Europa es débil y estable desde hace años. Los estudios realizados a nivel nacional revelan que el porcentaje de jóvenes (entre 15 y 34 años) que consumen setas alucinógenas se sitúa entre un 0 y 0,8%. En cuanto al LSD, se sitúa entre el 0 y el 0,7%, y el nivel de consumo de GHB (éxtasis líquido) y ketamina sigue igual de débil. En Dinamarca el 0,3% de los jóvenes consumieron ketamina durante el año pasado, y en Reino Unido el 0,8% de las personas entre 16 y 24 años declararon haberla consumido en el mismo tiempo. El descenso en el consumo continúa desde el máximo alcanzado en 2010 con un 2,1%.

LAS NOVEDADES DEL MERCADO Y LOS PRODUCTOS VENDIDOS EN FARMACIAS

En los últimos años se han identificado más de 50 derivados de la catinona en el mercado europeo, siendo la mefedrona el ejemplo más conocido. Esta última sustancia ha perdido popularidad, ya que su consumo ha disminuido desde un 0,6% según el informe del 2011-2012. Hay que reconocer que el resto de nuevas drogas aparecidas en el mercado europeo, en mayo de 2012 como muy tarde, tienen nombres que parecen más dignos de aviones que de sustancias psicotrópicas (25I-NBOMe, AH-7921 o MDPV). Pero lo que los autores del informe encuentran inquietante es la moda de administrar estas drogas por inyección, lo cual eleva el riesgo de contraer enfermedades.

Estas nuevas sustancias o son elaboradas en laboratorios clandestinos en Europa o se importan de otros países (China, por ejemplo). Hoy la mayoría de ellas están disponibles en Internet (o más bien, en la parte de Internet que a veces se llama “darknet”). En 2013 la OEDT identificó 651 webs que proponían comprar “euforizantes legales” a los europeos.

Los autores del informe también subrayan el éxito creciente de sustancias psicoactivas consumidas de forma legal, como medicamentos, y disponibles en farmacias (con o sin receta). En esta categoría las sustancias más preciadas son la pregabalina, la tropicamida, el carfentanil, el fenazepam y el fenibut.

The­ves like Us - Drugs in my Body