Calendario de adviento poético 23: regalos de Navidad para poetas

Artículo publicado el 26 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 26 de Diciembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

“Ha sido el año del plato”, declara en uno de sus poemas Mimi Khalvati, poeta británica nacida en Irán. Así califica irónicamente a un año en el que ha recibido demasiados platos como obsequio. Se ha visto obligada a reorganizar la cocina y buscar nuevas recetas para servir en sus nuevos platos. Pero, ¿cómo evitar la trampa de los regalos genéricos? Aquí tienes ideas para una familia de poetas.

El amigo perdidamente enamorado: Dante Alighieri

Un retrato de su musa, su querida Beatrice. Tamaño de viaje, para cuando tenga que huir de Florencia.

La prima sobrecogida por la vida: Wislawa Szymborska

Un viaje a un espectáculo de magia, para deleitarse con los milagros cotidianos.

La hermana mayor glamurosa: Liz Lochhead

Un par de zapatos de tacón escandalosamente alto, para que puedas tomarlos prestados.

El compañero de piso que siempre atraca el frigorífico: William Carlos Williams

Ciruelas, para recordarle las tuyas que se zampó una noche.

El hambriento hermano pequeño: Seamus Heaney

Un tarro de mermelada de moras, hecha con las moras que recogió en otoño y que cocinaste antes de que les creciera pelo.

El músico diletante y amante de las Navidades: Edgar Allan Poe

Un conjunto de cascabeles de trineo, porque no puede evitar entusiasmarse cada vez que las oye tintinear.

El tío amante de la naturaleza: Robert Frost

Un par de botas de montaña para cuando camine por las sendas menos transitadas.

En cuanto a la propia Mimi Khalvati, la respuesta está clara: “Decreto que el próximo año sea / el año de la cafetera.”

Aut­oras: Annie Rut­her­ford, Bet­hany Wolfe