Cantona: De “ciudadano comprometido” a ¿presidente?

Artículo publicado el 14 de Enero de 2012
Artículo publicado el 14 de Enero de 2012
El Olympique de Marseille parece haberse convertido en una especie de cantera de Presidentes de la República. Después de lo de George Weah y su candidatura a la presidencia de Liberia, ahora es Eric Cantona quien nos hace partícipes de sus deseos.

¿Acaso al antiguo jugador profesional de fútbol no le basta con el título de “King” que le otorgaron nuestros amigos los ingleses? ¿Se plantea una carrera política? Lejos de ello, Eric Cantona es, antes que nada, un “ciudadano comprometido”. Este es el encabezado de la carta que ha dirigido a los alcaldes de Francia con el fin de conseguir las famosas 500 firmas. Su objetivo final no es el de ser candidato, sino el de sacar a la luz el problema de las malas condiciones de la vivienda en Francia.

Ya sea un arrebato o un acto de protesta, Cantona no es solo un rey del fútbol. Es también un rey del “buzz”, si entendemos “buzz” como lo que es: hacer el máximo ruido posible para transmitir un mensaje. Y en lo que se refiere a ruido mediático, Cantona tiene unos buenos antecedentes. Si recordamos su carrera en el Olympique o en la selección francesa, sus ataques de cólera o las veces que tiró la camiseta de forma ostentosa, veremos que ya mostraba un sentido innato del “buzz”… “Buzz” del que ha hecho gala con motivo de la crisis financiera que ha sacudido el mundo. Recuerden su propuesta: que fuéramos todos, el mismo día, a sacar nuestro dinero de los bancos con el fin de romper el Sistema, que se había vuelto loco. Respecto a la idea, sigue teniendo cierto éxito. Cantona habla de manera simple, sin florituras, dice verdades. Decir que a los bancos no les importamos nada y que podemos hacerles daño con esta iniciativa, sí, es cierto, directo y fácil de comprender. Pero detrás de esto, la idea hace aguas, pues no hay ninguna acción concreta.

Cantona es como la Movida

Como si lo esencial solo fuera la denuncia, sacar a la luz una injusticia. La injusticia sobre el terreno, la injusticia financiera y, ahora, la injusticia de las malas condiciones de la vivienda. ¿Es suficiente con esto? ¿Útil? ¿Contraproducente? Podemos plantearnos estas preguntas, pues Cantona no hizo caer ni la FFF (Federación Francesa de Fútbol) en su momento, ni los bancos… Y además, la Fondation Abbé-Pierre (Fundación Abbé Pierre), a la que quiere ayudar en este asunto, puede encontrarse en entredicho por el principio de asociación política. De todas formas, me gustaría agradecerle lo que hace. Incluso si, de primeras, los resultados concretos son poco fructíferos, incita a ciertas personas, a gente como usted o como yo, a hacerse preguntas, a preguntarse lo que es justo e injusto. Casi a lo Hessel (sí), llama a la indignación. Estamos en la era del “buzz”, de los golpes mediáticos. Hay que hacerse notar en este ruido ambiente, y Cantona es eficaz en esto. Solo hay que ver su popularidad en Gran Bretaña. Eric The King congrega tanto a las masas como a los medios de comunicación. Es una fuerza y, casi, un deber, hacer uso de ella. Es incluso una tradición, como en Grecia, donde Mikis Theodorakis, gran hombre de cultura, ha sabido poner su imagen al servicio de su combate; o como la Movida en España y las películas de Almodóvar han contribuido a interrogar a España y a hacerla evolucionar. Y, aunque de forma distinta, incluso Berlusconi supo utilizar perfectamente la fascinación por los famosos y la televisión para asentar su partido.

La fama de Cantona, fuera de las fronteras francesas, es una fuerza suplementaria. Hay que convencer y hablar a un continente, a una Unión, a Europa, porque, a fin de cuentas, las decisiones son más eficaces cuando se toman de manera unánime. No digo que Cantona sea un mesías, pero si sabe hablar con las gaviotas, bien puede hablar con algunos elegidos para convencerlos.

Foto: Portada (cc) dullhunk/flickr ; Vídeos : Banco : MrCantona1981/youtube, Mouettes (cc)sChMoK68/youtube