Casa Pound Italia: ¿el nuevo fascismo?

Artículo publicado el 1 de Abril de 2010
Artículo publicado el 1 de Abril de 2010
“¡Construiremos el mundo que nosotros queremos!”, declaran los militantes neofascistas de Casa Pound Italia en su página de internet. Inspirados en Ezra Pound, poeta estadounidense y simpatizante fascista, y volcados a la acción, estos ‘fascistas de izquierda’ están acusados de muchos actos de violencia e inquietan a los parlamentarios de la Bota.
Representan un grupo que rechaza la etiqueta de ‘extrema derecha’

Al contrario de lo que cabría pensar, el universo ‘neofascista’ italiano es bastante complejo. El grupo más reciente a día de hoy es Casa Pound, uno de los experimentos neofascistas más innovadores. El nombre del grupo hace referencia al poeta estadounidense Ezra Pound, que apoyó abiertamente el fascismo y más tarde la República Social Italiana durante la Segunda Guerra Mundial.

Manifiesto propagandístico de Casa Pound Italia“Casa Pound Italia nace en 2007 en Roma, tras las experiencias en el centro social okupado CasaPound y las okupaciones de viviendas”, nos explica Cristiano Coccanari, miembro de Casa Pound Italia y responsable de la estación de radio en internet del movimiento, Radio Bandiera Nera (Radio bandera negra). “Somos una asociación centrada en la promoción social y utilizamos la fuerza del voluntariado para difundir nuestras propias visiones sociales”, añade. La asociación está cada vez más estructurada, y cuenta hoy en día con sedes a lo largo del país. Su acción se centra en la lucha contra la usura y la carestía y en las ayudas sociales. Su lema: ¡acción!

La relación directa entre Casa Pound y el fascismo en Italia es evidente: “Lo que nos gusta del fascismo es que presta atención a la justicia, los grandes logros sociales y administrativos en interés de la comunidad nacional y todo el trabajo realizado para que Italia sea, de los Alpes a Sicilia, una comunidad de destino y no una simple expresión geográfica”, dice Cristiano Coccanari. No hay ninguna duda. Es además uno de los motivos por los que Casa Pound ha suscitado tanta polémica en los entornos cercanos a la izquierda, hasta tal punto que, en una interpelación parlamentaria en febrero de 2010, el senador Salvatore Tomaselli (Partido Democrático) pidió saber cómo interpretaba el Gobierno las iniciativas y los programas de esta organización, teniendo en cuenta que la Constitución afirma que “la reorganización bajo cualquier forma del disuelto partido fascista está prohibida”.

Uno de los símbolos de la nueva extrema derechaCasa Pound niega querer constituirse como partido. Sus miembros declaran que no se consideran de extrema derecha: “Para nosotros, las etiquetas de 'izquierda' o 'derecha' están desfasadas y deberían pasar a la Historia. Los desafíos y los problemas que presenta el tercer milenio no son de derecha ni de izquierda, como tampoco lo son sus soluciones”. Pero cuando empiezan a hablar de la soberanía nacional, su discurso empieza a chirriar. “La idea de la reconquista nacional presupone una recuperación completa de la soberanía por parte de la comunidad nacional, representada por un Estado ético y orgánico, que debería ser la expresión y la referencia espiritual de la propia comunidad”.

Inmigración: tolerancia cero

En cuanto a la inmigración, Casa Pound culpa a la globalización de obligar a los pobres a huir hacia un “supuesto El Dorado europeo”. Cristiano Coccanari aclara este punto: “El resultado es una dramática guerra entre pobres que causa un mayor paro en Italia debido al beneficio indiscriminado que se saca de estos 'nuevos esclavos'”. Concluye con una declaración: “Reclamamos también el bloqueo de los flujos migratorios que hoy en día están bastante más allá del umbral de la tolerancia”.

“La reorganización bajo cualquier forma del disuelto partido fascista está prohibida”

Una Europa autosuficiente, la reconquista nacional, el freno a las multinacionales y a la sociedad multicultural, el derecho a una vivienda digna y a la educación, la soberanía energética, una reforma de la Constitución... estas son algunas de las propuestas incluidas en el programa de Casa Pound, definido por Stefano Bartolini como un programa “fascista de izquierda” en su artículo ‘I nipoti del Duce tra eredità, novità, persistenze e sviluppi all’alba del nuovo secolo’ (‘Los nietos del Duce entre la herencia, la novedad, la persistencia y el desarrollo al alba de un nuevo siglo’). Según Bartolini, se trata de regresar a los orígenes del fascismo y de intentar cambiar su imagen: “Los neofascistas del siglo XXI han readaptado las fórmulas de la comunicación, han cambiado sus símbolos, han creado nuevas normas, pero siguen siendo lo que han sido siempre. No abandonarán ni siquiera sus prácticas más violentas”.

Nápoles, octubre de 2009A pesar de esto, Casa Pound reivindica el hecho de representar algo “muy diferente de lo que la gente puede llegar a creer”. Los diferentes grupos antifascistas no ven las cosas de la misma manera. Denuncian las agresiones sufridas por culpa de esta “organización fascista” y exigen el cierre de sus sedes en varias ciudades. Entre polémicas y agresiones, Casa Pound atrae hoy a muchos jóvenes, pero también a muchos que han superado la treintena. Todo esto gracias a la importancia que le han dado a la comunicación y a las acciones prácticas, que a menudo se inspiran en los movimientos antiglobalización. Pero Bartolini nos advierte: “Los neofascistas han escondido al público muchas de sus ideas más impresentables. Son capaces de reservarse toda su simbología más nostálgica si es necesario. En estas condiciones, nada nos impide creer que conseguirán nuevos espacios y nuevos trampolines para intentar un asalto”.

Esta organización ha conseguido hacerse con un espacio social olvidado por los políticos, sobre todo en la izquierda, y se dirige a las clases populares y marginales a través de actividades prácticas. Sin embargo, aunque sus miembros sean muy ruidosos, siguen siendo minoritarios. Y ahora viene la pregunta del millón: ¿Cuál es el futuro de este ‘fascismo del tercer milenio’?

Fotos: lucacicca/flickr, casapound.org, Anael Raziel/filckr, udaberri17/flckr. Video: NonNobisDomine/Youtube