Castración química forzosa para los pedófilos en Polonia

Artículo publicado el 10 de Noviembre de 2009
Artículo publicado el 10 de Noviembre de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Senado de Polonia vota a favor del endurecimiento de las condenas para los delincuentes sexuales

Después de que el Senado polaco votara el jueves 29 de octubre, con solo una abstención, a favor de un endurecimiento radical de las penas aplicadas a los delincuentes sexuales, en la prensa polaca apenas se habla de la noticia. Con ello, el cambio que prevé la castración química obligatoria de pedófilos y el endurecimiento de penas a los delincuentes sexuales, no se ha podido debatir. Además, las penas se alargarán pasando a ser de tres a quince años en lugar de dos a doce, como era hasta ahora. Polonia será una excepción en Europa respecto a la castración obligatoria, ya que hasta la fecha, tan solo algunos Estados norteamericanos tenían prescripciones parecidas en materia de abuso de menores.

Únicamente un diario polaco, el Rzeczpospolita, habla sobre el tema, aunque en la tercera página. El artículo se titula ‘Pedófilos sin vigilancia’ y en él se especula sobre el futuro de alrededor de 1.100 delincuentes sexuales en Polonia. Entre ellos se encuentran los delincuentes que han violado a menores de 15 años, de los cuales 130 son considerados clínicamente pedófilos.

La autora, Izabella Kacprzack, critica que los pedófilos sean puestos en libertad sin ningún tipo de vigilancia. Kacprzack menciona algunos ejemplos de pederastas reincidentes, como un pedófilo de 49 años que el pasado septiembre, después de pasar 25 años en la cárcel, abusó sexualmente de un menor de 11 años.

¿Medicina como medio penal?

Casos así radicalizan la manera de proceder contra los pedófilos en Polonia. Según las últimas encuestas, dos tercios de los polacos, están de acuerdo con que el Gobierno actúe de forma más dura contra los pedófilos. Incluso el Primer Ministro polaco, Donald Tusk, está a favor del endurecimiento del código penal. Él mismo mostró su ira a la opinión pública cuando hace más de un año se destapó en el este de Polonia el caso de un hombre de 45 años que abusó durante 6 años de su hija, con quien tuvo dos hijos. Tusk declaró que “este tipo de criaturas no merecen ni siquiera ser denominados personas”.

Sin embargo, también existen voces en contra, como por ejemplo el ex Ministro de Sanidad y también psiquiatra Marek Balicki, que fue el único en el Sejm (Parlamento de Polonia) que votó en contra del proyecto de ley. Cuando hace un mes el Congreso de los Diputados polaco, aprobó el endurecimiento de la ley, Balicki criticó que “la medicina se esté degradando a medida penal”.

La controvertida ley tiene que ser ahora revisada por el Sejm, ya que los senadores han propuesto varias reformas técnicas. Después, tiene que ser firmada por el presidente Lech Kaczyński y, como conservador, es muy probable que lo haga. Kaczyński y su hermano gemelo son conocidos por defender el endurecimiento del código penal. Lo único que les queda a los que están en contra de la nueva ley, como Balicki y políticos que pertenecen a la izquierda, es presentar una demanda ante el Tribunal Constitucional.

La autora, Katarzyna Tuszyńska, es miembro de la red de corresponsalesn-ost.