Cataluña contra los toros: ¿la prohibición de lo español?

Artículo publicado el 2 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 2 de Agosto de 2010
Desde que el 28 de julio el Parlamento catalán votara contra la lidia en la comunidad, el mundo taurino se ha agrupado para defender sus intereses, la oposición política ha anunciado que promoverá una ley en el Congreso para evitar más normativas de este tipo y la Plataforma Prou!
, promotora de la Iniciativa Legislativa Popular que dio lugar a la votación, anuncia que no cejará en su empeño por librar a los toros del martirio

A no ser que en mayo de 2011, el Parlamento catalán no apruebe la modificación del artículo de la Ley de Protección de los Animales de 2003 que prohíbe su tortura, salvo en el caso de los toros, a partir del 1 de enero de 2012 no se celebrarán más corridas en Cataluña. Hasta que llegue esa fecha, la lucha entre los que apoyan la denominada como ‘fiesta’ y los que desean su prohibición será tenaz. Los primeros ya han creado la Mesa del Toro y, el pasado domingo 1 de agosto, presentaron un manifiesto que leyeron en todas las plazas de toros en donde hubo corrida, incluidas las de Francia y Portugal.

El ganadero y director gerente de la Mesa del Toro, Eduardo Martín Peñate, expuso ese mismo día en Radio Nacional de España (RNE) la esencia del documento: “Lo que se pretende con este manifiesto es clamar por la libertad del derecho al trabajo y de empresa. También clamamos para que no se utilice políticamente nuestra fiesta y para que todo el mundo recuerde lo que supone la corrida de toros en el arte y en la cultura”.

El nacionalismo contra la lidia

Manifestación en Barcelona, el 30 de mayo de 2008Pero la decisión del Parlamento catalán se ha interpretado en muchos círculos como algo más que un paso a favor de la protección de los animales debido al contexto político actual. El Tribunal Constitucional, tras cuatro años de reflexiones, presentaba el pasado mes de julio su sentencia sobre del Estatuto de Cataluña, en la que realizaba algunos cambios en el documento que había sido aprobado antes por el Parlamento de la comunidad autónoma, los ciudadanos en referéndum y por las Cortes Generales del Estado español. Uno de los aspectos más polémicos es la conclusión de que la Constitución “no conoce otra que la nación española".

En respuesta, los catalanes salieron a la calle en una manifestación multitudinaria de protesta que tuvo lugar el pasado 10 de julio en Barcelona, donde los asistentes, entre un millón según la policía y 1,5 millones según los organizadores, portaban pancartas donde se leía “Cataluña es una nación” o “Nosotros decidimos”. Tras todo ello, la expectación nacional e internacional sobre la votación sobre las corridas de toros congregó a más de 100 corresponsales extranjeros que viajaron a Barcelona para informar sobre el resultado.

"Esto es una pequeña venganza que han utilizado los catalanes en contra de la nación española"

“El tema identitario de Cataluña ha provocado que ésto salga adelante. La sentencia del Estatuto, que no ha satisfecho a aquellos que la produjeron, también se ha utilizado como apoyo mayor a la reivindicación autonómica. Creemos que los políticos no han pensado esto debidamente. Simplemente han utilizado el oportunismo para dar un golpe al símbolo más importante de este país, el toro. No olvidemos que cuando uno enseña un toro, en cualquier latitud del mundo, esta imagen se identifica con España. Y esto es una pequeña venganza que han utilizado los catalanes en contra de lo que es la nación española”, continuó Martín Peñate en sus declaraciones a RNE al comentar la posible influencia entre la sentencia del Estatut y la votación.

¿Qué pasa con los empresarios del sector?

La valoración económica de las pérdidas para los empresarios del sector taurino, en declive en la comunidad autónoma en los últimos años, según la Plataforma para la Difusión de la Fiesta es de 300 millones de euros, para lo que se tiene en cuenta el valor de la plaza de toros Monumental de Barcelona y lo que se dejará de ingresar por concepto de entradas. Los ganaderos catalanes no se verán especialmente afectados ya que sus reses se utilizan principalmente para los correbous. Precisamente, la Plataforma Prou! (‘Basta’, en catalán) también tiene como objetivo la prohibición de estas fiestas populares arraigadas en el sur de Cataluña, en las que los toros tienen que correr con bolas de fuego en los cuernos o son arrastrados por las calles con cuerdas atadas a sus astas. La finalidad de estos actos, al igual que el de las corridas de toros, es el disfrute de los espectadores.

El partido Convergencia y Unión (CiU) promulgó una ley para regular la práctica del correbous, que limitaba su celebración a los lugares tradicionales y ponía límites al maltrato de los toros. La norma iba a ser votada el pasado 28 de julio, el mismo día en que se votó por la abolición de las corridas. Sin embargo, el Partido Popular la llevó al Consejo de Garantías Estatutarias, el órgano consultivo catalán, para preguntar por su constitucionalidad. Como consecuencia, esta propuesta de CiU está, por el momento, paralizada.

Fotos: principal por © pmorgan /Flickr, Cartel antitaurino © Alexandra Guerson /Flickr