Cataluña: nación europea sí, pero ¿estado miembro de la UE?

Artículo publicado el 13 de Junio de 2014
Artículo publicado el 13 de Junio de 2014

Arrojemos un poco de luz sobre los deseos contradictorios de sometimiento (a Europa) e independencia (de su vecina España) de una Cataluña cada vez más nacionalista y candidata a la adhesión a la Unión Europea.

     La­men­to que este de­ba­te esté pro­vo­ca­do por una mez­cla de re­pu­bli­ca­nos, na­cio­na­lis­tas, ca­ta­la­no­par­lan­tes, por un lado; y fran­quis­tas, pa­trio­tas e his­pa­noha­blan­tes, por otro… Aun a ries­go de pa­re­cer un re­pu­bli­cano, fran­quis­ta, na­cio­na­lista, pa­triota, ca­ta­la­no­parlante o his­pa­no­hablante, me lanzo.​

     Se trata de un pe­da­zo de em­bro­llo que dis­fru­to des­me­nu­zán­do­lo para mis her­ma­nos ca­ta­la­nes. Tran­qui­los, no vamos a tra­tar aquí las ra­zo­nes cul­tu­ra­les, lingüís­ti­cas, edu­ca­ti­vas, ad­mi­nis­tra­tivas, fis­cales y ECO­NÓ­MICAS por las ­que Ca­ta­luña desea in­de­pen­di­zar­se del yugo es­pa­ñol; ahora sa­be­mos hasta qué punto está harta de pagar por otros … No, cen­tré­mo­nos más bien en las mo­ti­va­cio­nes que em­pu­jan a Ca­ta­lu­ña a pre­ten­der ad­he­rir­se a la Unión Eu­ro­pea, in­clu­so a ha­cer­le un guiño.

     Hasta ahora, los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes se en­fren­ta­ban a la opo­si­ción de los ca­ta­la­nes proeu­ro­peos. De hecho, ¿qué hacer con un Es­ta­do (ac­tual­­mente es la pri­me­ra co­mu­ni­dad ex­por­ta­dora de Es­paña) en el co­ra­zón de la zona Schen­gen pero fuera de la Unión Eu­ro­pea? ¿Cómo ase­gu­rar el auge de SEAT, EN­DESA, ROCA y otras em­pre­sas como MANGO es­tan­do fuera de la UE? La pre­gun­ta ha ocu­pa­do du­ran­te mucho tiem­po a nues­tros ami­gos de «Es­querra Re­pu­bli­cana de Ca­ta­lu­nya»; sin em­bar­go, ¡ya está!, ellos dicen haber en­con­tra­do la so­lu­ción: Ca­ta­lu­ña solo tiene que in­de­pen­di­zar­se de Es­pa­ña y ad­he­rir­se, al mismo tiem­po,­ a la UE. Com­pre­nderlo: es muy sen­ci­llo, ¿no que­re­mos la cruz es­pa­ño­la (un poco de em­pa­tía ¿no?), ser so­li­da­rios con esa gente cuan­do no­so­tros te­ne­mos una na­ción pro­pia y di­fe­ren­te del resto del país? No, antes com­pa­re­cer ente Dios que lle­var la carga (¿de la deuda?) es­pa­ño­la. En cam­bio, ¿cómo re­cha­zar la ayuda de la UE? Y digo yo (ma­les­tar ge­ne­ral), ¿cómo re­cha­zar ser un eu­ro­peo so­li­da­rio? ¿La na­ción ca­ta­lana se con­ver­ti­ría de re­pen­te en la cuna de la Europa­ so­cia­l y so­li­daria?

     Bro­mas apar­te, este egoís­mo es malo y no es digno de vo­so­tros, ami­gos ca­ta­la­nes; no nos con­ven­céis, ni a no­so­tros ni al des­gra­cia­do Ma­riano Rajoy que, aun­que os des­agra­de, ten­drá que apro­bar la ad­he­sión de un nuevo Es­ta­do miem­bro en las reunio­nes del Con­sejo de la Unión Eu­ro­pea, pues­to que -re­cor­dé­mos­lo- el Con­sejo (com­puesto por los mi­nistros de los es­ta­dos miem­bros) tiene que votar por una­ni­midad la adhe­sión de un nu­evo Es­ta­do…

     Por otra parte -y lo sien­to, conti­núo- la li­gera deuda pú­bli­ca ca­ta­lana, que al­can­za ahora el 25,9% del PIB ca­ta­lán, no nos sa­tis­fa­ce (por cier­to, tam­po­co a la Co­mi­sión Eu­ro­pea) des­pués de la cri­sis griega­… Más aún cuan­do pa­re­ce ser que, para al­can­zar la in­de­pen­den­cia, Ca­ta­luña he­redaría apro­xi­ma­da­men­te del 11 al 20% de la deuda pú­blica es­pa­ñola, es decir, entre 97 311 y 176 930 mil­lones de eu­ros, dado que el PIB ca­ta­lán en 2012 era de 192 535 mil­lones de eu­ros (aun­que la deuda pú­blica ca­ta­lana es ya de 49 866 mil­lones de eu­ros)… Os aho­rro los cál­culos: en el mejor de los casos, la deuda pú­blica de una Ca­ta­luña in­de­pen­diente se­ría de 147 177 mil­lones de eu­ros y, en el peor, de 226 796 mil­lones; o sea, el 73.76% y el 113.66% del PIB ca­ta­lán res­pec­ti­va­men­te. ¿Con­ti­nua­mos? ¡Venga! No os lo niego, to­da­vía exis­ten unos cuan­tos ar­gu­men­tos más…

     El emi­nente ju­rista Ar­thur Mas (pre­sidente de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­luña) de­be­ría echar un vis­ta­zo a los cri­terios de ad­he­sión que todo país que desee in­gre­sar en la UE debe res­pe­tar, cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos por el Con­sejo Eu­ro­peo reu­nido en Co­pen­hague en 1993 y que son: cri­terios po­líticos­, cri­terios eco­nó­micos y la ca­pa­cidad de as­u­mir las obli­ga­ciones como Es­ta­do miem­bro que se de­ri­van del de­re­cho y de las po­lí­ti­cas de la UE (acer­vo), in­clui­da la adhe­sión a los ob­je­tivos de la Unión po­lí­tica, eco­nó­mica y mo­ne­taria. In­sis­to en los dos úl­ti­mos cri­te­rios, pues­to que el cri­te­rio eco­nó­mi­co su­po­ne para el Es­ta­do miem­bro tener una eco­no­mía de mer­ca­do via­ble y, desde luego, una deuda pú­blica entre el 73.76 y el 113.66% del PIB no consti­tuye en ab­so­lu­to una «eco­no­mía de mer­ca­do via­ble». Por otro lado -y ter­mino ya con las ci­fras- los ob­je­tivos eco­nó­micos de la UE es­ta­ble­cen un um­bral má­xi­mo del 60% del PIB para la deuda pú­blica,um­bral que nues­tros ami­gos ca­ta­lanes so­bre­pa­sa­ron con su 73.76% (o el 113.66% en caso de in­de­pen­di­zar­se).

     De ahí mi preo­cu­pa­ción en cuan­to a la in­de­pen­den­cia y la ad­he­sión de Ca­ta­lu­ña a la UE… Pero la buena no­ti­cia es que nues­tros ami­gos ca­ta­lanes ¡ya son miem­bros de la UE! Y esto -lo ha­beis adi­vi­na­do- se lo debe a Es­paña, por lo que, a pesar de todo, me atre­vo a decir ¡Gra­cias Es­paña! Des­pués de todo -re­cor­dad- los pa­dres fun­da­do­res de Eu­ro­pa (Ro­bert Schu­man, Kon­rad Ade­nauer, Jean Mon­net, etc.) com­par­tían el deseo de con­se­guir la paz para Eu­ro­pa me­dian­te la re­con­ci­lia­ción de las na­cio­nes eu­ro­peas, así que co­men­ce­mos por re­con­ci­liar a las na­cio­nes ca­ta­la­na y es­pa­ño­la, que -re­co­noz­cá­mos­lo- son los me­jo­res amigos-enemigos que exis­ten.

     Para con­clu­ir me gus­ta­ría hacer un pa­ra­le­lis­mo con nues­tros her­ma­nos ucra­nia­nos muer­tos por ese mag­ní­fi­co ideal que es Eu­ropa y hago un lla­ma­mien­to a los ca­ta­la­nes para que ob­ser­ve­mos jun­tos este ejem­plo de lucha por unos idea­les eu­ro­peos, que apren­da­mos y que res­pe­te­mos a esos hom­bres y su lucha. Ese será nues­tro ho­me­na­je a los re­sis­ten­tes muer­tos por Eu­ropa, causa que nos pa­re­ce sin duda muy her­mo­sa.