Cataluña ¿Rehacemos la Constitución? 

Artículo publicado el 27 de Enero de 2014
Artículo publicado el 27 de Enero de 2014

En Ca­ta­luña, asam­bleas ciu­da­da­nas pre­pa­ran la cons­ti­tu­ción de un supuesto fu­tu­ro Es­ta­do. Sin embargo, es la jus­ti­cia so­cial más que la independencia la pieza clave de sus reivin­di­ca­cio­nes.

Este sá­ba­do 18 de enero, una vein­te­na de per­so­nas ins­ta­la­ron si­llas en el sub­sue­lo del Orféo Mar­ti­nenc, un cen­tro cul­tu­ral del no­res­te de Bar­ce­lo­na. Llegados de todo el ba­rrio de Clot-Cam­pa de l'Arpa, vinieron a de­ba­tir sobre la fu­tu­ra cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na. "Es la pri­me­ra vez que vengo", ex­pli­ca Luisa Mar­tin, una ju­bi­la­da del ba­rrio. "Quie­ro salir de la ma­yo­ría si­len­cio­sa, y ac­tuar". A su lado, Rosa Mat­teu toma nota en su cua­derno. Mi­li­tan­te de un par­ti­do de iz­quier­das, lleva par­ti­ci­pan­do ac­ti­va­men­te desde hace va­rios meses en esta asam­blea local, para "cam­biar la po­lí­ti­ca".

'Todo el mundo puede par­ti­ci­par'

En la otra punta de la sala, Fran­cesc Con­sue­gra des­ple­ga una gran ban­de­ro­la con la ins­crip­ción "Pro­cés Cons­ti­tuent a Ca­ta­lun­ya" (pro­ce­so con­ti­tu­yen­te en Ca­ta­lu­ña). Este ju­ris­ta de 51 años, alto y calvo, co­men­zó la asam­blea local con al­gu­nos ami­gos el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre. "Te­nien­do en cuen­ta el es­ta­do de la po­lí­ti­ca en Es­pa­ña y Eu­ro­pa, ¡te­ne­mos que rein­ven­tar­la!", dice rien­do. Miembro actual del co­mi­té de or­ga­ni­za­ción de la asam­blea, él se en­car­ga de or­ga­ni­zar las reunio­nes y de fijar el orden de día. "¡Todo el mundo puede par­ti­ci­par!", in­sis­te.

Una vez todas las si­llas están co­lo­ca­das en círcu­lo, las par­ti­ci­pan­tes se sien­tan y co­mien­za el de­ba­te. El pri­mer punto del orden del día es el de­re­cho de voto a los 16 años. "¡Es un ob­je­ti­vo de reali­dad de­mo­crá­ti­ca!", anun­cia Rosa, que de­fien­de esta me­di­da con uñas y dien­tes. "A los 16 años, po­de­mos em­pe­zar a tra­ba­jar, así que es ló­gi­co que tam­bién se pueda votar", com­ple­ta Fran­cesc, sen­ta­do en­fren­te de ella. Pero en la asam­blea se ele­van las crí­ti­cas: "¡A esa edad se es de­ma­sia­do joven!", ex­cla­ma un hom­bre. "Po­de­mos ser ma­ni­pu­la­dos", dice su ve­cino, que va más allá. "Ese no es el pro­ble­ma" re­pli­ca Fran­cesc. "A los 20, 25 o 50 años tam­bién po­de­mos ser ma­ni­pu­la­dos. No es una cues­tión de edad". Se pro­ce­de al voto, a mano al­za­da, y la me­di­da es adop­ta­da por ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Rosa es­bo­za una son­ri­sa, y traza una cruz en el orden del día.

LOS AU­TO­RES: UNA MONJA Y UN ECO­NO­MIS­TA

La asam­blea de Clot-Camp de l'Arpa no es la única que pre­pa­ra la fu­tu­ra cons­ti­tu­ción. En toda Ca­ta­lu­ña, cerca de 120 asam­bleas lo­ca­les par­ti­ci­pan en este «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te». Todas son su­per­vi­sa­das por una asam­blea ge­ne­ral a donde se en­vían de­le­ga­dos. Siete asam­bleas te­má­ti­cas tra­tan tam­bién temas es­pe­cí­fi­cos, como el me­dio-am­bien­te, la in­mi­gra­ción o la edu­ca­ción.

Las asam­bleas cons­ti­tu­yen­tes apa­re­cie­ron tras una lla­ma­da lan­za­da por la monja be­ne­dic­ti­na Te­re­sa For­ca­des y el eco­no­mis­ta Ar­ca­di Oli­ve­res. Fue a su paso por la te­le­vi­sión ca­ta­la­na, en el pro­gra­ma Sin­gu­lars, el pa­sa­do mes de abril, cuan­do pre­sen­ta­ron su idea: un pro­yec­to de cons­ti­tu­ción, re­dac­ta­do por los mismo ciu­da­da­nos, de ma­ne­ra de­mo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ti­va.

TE­RESA FOR­CADES Y AR­CADI OLI­VERES, EN EL PRO­GRA­MA «SIN­GU­LARS»

"El ob­je­ti­vo de este pro­yec­to de cons­ti­tu­ción es per­mi­tir la unión de las fuer­zas de la iz­quier­da en las pró­xi­mas elec­cio­nes", ex­pli­ca Ar­ca­di Oli­ve­res. El ma­ni­fies­to que re­dac­tó con Te­re­sa For­ca­des cons­ta de diez pun­tos de alto con­te­ni­do 'iz­quier­dis­ta': re­co­no­ci­mien­to del banco pú­bli­co, es­ta­ble­ci­mien­to de una de­mo­cra­cia más par­ti­ci­pa­ti­va, trans­for­ma­ción eco­ló­gi­ca, o in­clu­so la sa­li­da de OTAN. "Es­pe­ra­mos tener un pro­yec­to pre­pa­ra­do para fi­na­les de marzo o prin­ci­pios de abril", con­ti­núa Ar­ca­di Oli­ve­res. Quie­ren estar lis­tos por si Artur Mas, el pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña, de­ci­die­ra con­vo­car elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

LA PRIO­RI­DAD: JUS­TI­CIA SO­CIAL, NO IN­DE­PEN­DEN­CIA

Aun­que pre­pa­ran una cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na, el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­ye se dis­tin­gue de tras or­ga­ni­za­cio­nes in­den­pen­den­tis­tas. «Para no­so­tros, la in­de­pen­den­cia es un punto im­por­tan­te, pero no es en sí mismo pri­mor­dial, in­sis­te Ar­ca­di Oli­ve­res. Lo que nos im­por­ta, so­bre­to­do, es tener un Es­ta­do di­fe­ren­te, más so­cial.» «Nues­tro ob­je­ti­vo prin­ci­pal es, ante todo, cam­biar la so­cie­dad, ha­cer­la más equi­ta­ti­va», aprue­ba Jordi Espin, uno de los coor­di­na­do­res de la asam­blea de Te­rras­sa, una ciu­dad a 20 ki­ló­me­tros al norte de Bar­ce­lo­na.

"Te­re­sa For­ca­des y Ar­ca­di Oli­ve­res están a favor de un Es­ta­do ca­ta­lán" juzga, por su parte, Sal­va­dor Car­dus, so­ció­lo­go ca­ta­lán im­pli­ca­do en la causa in­de­pen­den­tis­ta. "Pero su mo­vi­mien­to cons­ti­tu­yen­te no tra­ba­ja es­tre­cha­men­te con las otras aso­cia­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas". Así, du­ran­te la gran ca­de­na hu­ma­na or­ga­ni­za­da el 11 de sep­tiem­bre a favor de la in­de­pen­den­cia, las asam­bleas lo­ca­les for­ma­ron su pro­pia ca­de­na, que ro­dea­ba la sede de la Caixa, un im­por­tan­te banco bar­ce­lo­nés.