Catalunya: Un tren llamado referéndum

Artículo publicado el 13 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 13 de Diciembre de 2013

El go­bierno ca­ta­lán anun­ció ayer la fecha del re­fe­rén­dum que se pro­po­ne rea­li­zar. Será el 9 de no­viem­bre de 2014 y cons­ta­rá de una pre­gun­ta doble: ¿Quie­re que Ca­ta­lun­ya sea un Es­ta­do? En caso afir­ma­ti­vo, ¿quie­re que sea un Es­ta­do in­de­pen­dien­te? El go­bierno es­pa­ñol ha anun­cia­do que la con­sul­ta no se rea­li­za­rá. El cho­que de tre­nes está ser­vi­do. 

Par­tió por fin el tren que ha de lle­var su­pues­ta­men­te a Ca­ta­lu­nya a cho­car con Es­pa­ña en algún mo­men­to tan in­de­ter­mi­na­do como im­pre­de­ci­ble del año que viene. La lo­co­mo­to­ra del con­voy, marca re­fe­rén­dum so­be­ra­nis­ta, ha sido cons­trui­da por un con­sor­cio de ca­pi­tal 100% ca­ta­lán. El pro­yec­to cuen­ta con CiU como di­rec­tor eje­cu­ti­vo, ERC de jefe de in­ge­nie­ros con as­pi­ra­cio­nes, ICV-EUIA que apor­ta mano de obra cua­li­fi­ca­da y al­gu­nos pe­que­ños in­ver­so­res (eso sí, li­bres de ries­go) y fi­nal­men­te CUP, que su­per­vi­sa­rá la ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca de los asien­tos desde el punto de vista del pa­sa­je­ro.

Dicho tren que, con­tra las ex­pec­ta­ti­vas es­pa­ño­las más op­ti­mis­tas, echó a andar ayer desde Bar­ce­lo­na con des­tino a Ma­drid cuen­ta con dos va­go­nes. Es decir, dos preguntas. Para subir al de ca­be­za, pre­vi­si­ble­men­te aba­rro­ta­do, hará falta com­prar bi­lle­te afir­ma­ti­vo con pa­ra­da en el Es­ta­do (su­pues­ta­men­te fe­de­ral, aun­que no se es­pe­ci­fi­ca) pero eso sí, no se ga­ran­ti­za que haya nadie es­pe­ran­do a los pa­sa­je­ros que se apeen en esta es­ta­ción uni­la­te­ral. A los más osa­dos, los que ad­quie­ran el se­gun­do bi­lle­te afir­ma­ti­vo, les es­pe­ra el des­tino final con cho­que, tri­ple salto mor­tal y vi­sa­do en el Es­ta­do in­de­pen­dien­te.

Eso su­po­nien­do que no se pro­duz­ca des­ca­rri­la­mien­to sú­bi­to por des­gas­te de las vías o la ac­ción sa­bo­tea­do­ra de algún fun­cio­na­rio de Mon­cloa. Y es que ante la no­ti­cia de la par­ti­da, Es­pa­ña ha op­ta­do por ha­cer­se la ser­bia y ame­na­zar a dies­tro y si­nies­tro: ‘Si ha de haber cho­que, que sea con­tra un muro cons­ti­tu­cio­nal, eso si antes no con­se­gui­mos volar el tren a su paso por algún apea­de­ro ju­di­cial’. Nada nuevo bajo el sol.

¿Qué opina el mundo de este nuevo des­a­gui­sa­do ibé­ri­co?

Al otro lado del Canal, tanto la pren­sa in­gle­sa como la ir­lan­de­sa se han li­mi­ta­do a des­cri­bir la si­tua­ción. Si bien los me­dios más con­ser­va­do­res han des­ta­ca­do en ti­tu­la­res el veto del Go­bierno a la cues­tión mien­tras el resto op­ta­ban por ti­tu­la­res más neu­tros, la co­ber­tu­ra de la no­ti­cia es en ge­ne­ral bas­tan­te im­par­cial, más aún si te­ne­mos en cuen­ta que el país en­fren­ta el re­fe­rén­dum es­co­cés poco antes de la con­sul­ta ca­ta­la­na.

Eso sí, la BBC des­ta­ca la firme de­ter­mi­na­ción de los par­ti­dos ca­ta­la­nes a hacer cho­car el tren y hasta Reuters ad­vier­te de lo pe­cu­liar que sería im­pe­dir la con­sul­ta mien­tras se rea­li­za. Nadie en Reino Unido pa­re­ce temer al tren so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán. ¡No en vano in­ven­ta­ron el fe­rro­ca­rril!

La pren­sa fran­ce­sa, tra­di­cio­nal­men­te más re­ti­cen­te que la in­gle­sa en cuan­to a este tipo de cues­tio­nes, se ha man­te­ni­do más es­co­ra­da hacia la opi­nión del go­bierno es­pa­ñol. Así, Le Monde des­ta­ca en ti­tu­la­res el “em­bro­llo” sobre la or­ga­ni­za­ción de la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta y se hace eco de las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Her­mann Van Rom­puy en que este afir­ma que todo es­ta­do se­gre­ga­do de­vie­ne ter­ce­ro con res­pec­to a la UE y da cuen­ta de la úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ción de los par­ti­da­rios de la Cons­ti­tu­ción en Ca­ta­lun­ya. Esta es en ge­ne­ral la vi­sión de los gran­des me­dios del país ve­cino, salvo qui­zás la de Li­bé­ra­tion, algo más im­par­cial.

En Ale­ma­nia, más acos­tum­bra­da a opi­nar sobre he­chos que sobre vo­lun­ta­des, la no­ti­cia ha pa­sa­do más bien desa­per­ci­bi­da salvo por una de las gran­des ca­be­ce­ras del país, el Süddeuts­che Zei­tung, que des­ta­ca la fecha del 9 de no­viem­bre de 2014 como la ele­gi­da por el go­bierno ca­ta­lán para su con­sul­ta so­be­ra­nis­ta, ex­pli­ca el me­ca­nis­mo de la misma -con doble pre­gun­ta en caso de con­tes­ta­ción afir­ma­ti­va- y da cuen­ta del peso eco­nó­mi­co de Ca­ta­lun­ya den­tro del Es­ta­do así como de la vo­lun­tad de au­to­no­mía fis­cal y fi­nan­cie­ra de sus ha­bi­tan­tes.

Al otro lado del char­co, el New York Times se hace eco de Reuters y añade su pro­pia in­ter­pre­ta­ción: “¿Será un ca­mino sin sa­li­da?”, se pre­gun­ta el ro­ta­ti­vo neo­yor­quino, que des­ta­ca la si­tua­ción de blo­queo por parte de Es­pa­ña y con­tex­tua­li­za la si­tua­ción ca­ta­la­na -que com­pa­ra con la es­co­ce­sa- en un es­ce­na­rio de auge de mo­vi­mien­tos si­mi­la­res en el viejo con­ti­nen­te.

La se­gun­da ca­be­ce­ra del país, el Wa­shing­ton Post, fi­ni­qui­ta el asun­to con una no­ti­cia de agen­cia de As­so­cia­ted Press, en que se con­tra­po­ne la ne­ga­ti­va del Go­bierno a las pers­pec­ti­vas de ne­go­cia­ción del eje­cu­ti­vo ca­ta­lán y hasta se com­pa­ra la au­to­no­mía de Ca­ta­lun­ya den­tro de Es­pa­ña con el es­ta­tus de Puer­to Rico en Es­ta­dos Uni­dos, si bien ambos es­ta­tus no tie­nen mucho que ver en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y de re­co­no­ci­mien­to.