Catharina Botelho: El arte, la crisis y la vida diaria en Portugal

Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2011
Artículo publicado el 15 de Noviembre de 2011
La artista visual y fotógrafa lusitana Catharina Botelho se centra en la relación entre los amigos cercanos, la familia y los objetos y realiza parte de su trabajo en el extranjero. Conversamos con ella sobre el arte en Portugal, sobre seguir siendo siempre un amateur y sobre la cultura durante la crisis.

cafebabel.com ¿Cómo comenzó su carrera?

Catharina Botelho: El cine ya me cautivó primero cuando era adolescente. Solía ir al cine tanto como podía. Pero, trascurrido un tiempo, entendí que me interesaba más un proceso de creación individual que uno grupal que necesitara de tantas personas y medios. Así, decidí estudiar Bellas Artes aunque la fotografía siempre me ha interesado, así que comencé mi carrera en esto.

cafebabel.com ¿Cómo es la ciudad de Lisboa (en la que vive)?

Catharina Botelho:Lisboa es una ciudad pequeña pero encantadora en la que puedes vivir fácilmente y donde aún así puedes descubrir diferentes lugares y ver muchas cosas. Tiene el encanto de una ciudad imperfecta, una ciudad en la que la antigua arquitectura – en ocasiones abandonada – es testigo de la vida contemporánea. Lisboa tiene una luminosidad espectacular presente durante todo el año en la ciudad y el Tejo, el gran río para reflejarla. Si vives en el centro de la ciudad, puedes ir a cualquier lugar a píe. Pasea por los suburbios de Baixa, compra en Martim Moniz donde encontrarás productos de todo el mundo, lee un libro en uno de los muchos “miradouros” o puntos de observación donde encontrarás las mejores vistas de la ciudad o recorre con una bici los márgenes del río.

(© Catarina Botelho)

cafebabel.com: Siendo oficialmente un país en crisis, ¿ha notado algún cambio en el sector cultural portugués?

Catharina Botelho: Nunca ha habido muchas oportunidades para los artistas en Portugal. Aunque contemos con muy buenos artistas en todos los campos y se realicen trabajos excepcionales, somos un país pequeño con niveles bajos de educación. Portugal ha tenido que sufrir 40 años de dictadura que acabaron recientemente, en 1974. Este régimen, entre otras cosas, favorecía la ignorancia como una política estatal, lo que ha desencadenado grandes problemas relacionados con la educación en nuestra sociedad. Hoy en día la cultura y el arte son vistas como algo superficial y prescindible en una sociedad democrática por gran parte de la población, incluidos la mayor parte de los políticos actuales y sus predecesores.

Actualmente han desaparecido los pocos recursos y oportunidades con los que contábamos y que nos erigían como artistas. Cada vez salen adelante menos proyectos, hay menos exposiciones, menos becas relacionadas con el arte, menos instituciones que invierten y no existe prácticamente ningún apoyo no gubernamental. Esta crisis representará una oportunidad para que se unan los artistas y hagan frente a esta situación inmiscuyéndose en lo que está sucediendo. La gente es todavía muy inconsciente, como si tuviéramos que entender aún lo que estamos afrontando y las adversidades futuras. Por lo tanto, el reto es cómo hacer frente a todo esto.

cafebabel.com: ¿Qué busca en la rutina cotidiana de las personas que fotografía y que le inspiran?

Catharina Botelho: Los momentos más silenciosos, las experiencias compartidas, el gesto más nimio puede ser el más interesante. Me interesa mucho nuestra relación con los objetos, la materia y el espacio que nos rodea. En un momento y en un sistema económico en el que se nos juzga por nuestra productividad laboral, el éxito y el dinero, a mí me interesan los lugares y las situaciones que no presentan una función productiva para volver a concebirnos de esta forma a nosotros mismos como seres humanos, y así volver a los orígenes.

©CB

cafebabel.com: En 1968, un periodista francés afirmó queFrancia  se aburre. ¿Se ha aburrido alguna vez Portugal?

Catharina Botelho: En absoluto. “Aburrido” hace referencia a las sociedades en las que todo es perfecto y está controlado. Estamos metidos en la mierda hasta el fondo y no sabemos a dónde ir. Pero esta falta de seguridad actual y el hecho de no saber qué hacer o dónde ir es algo que se está extendiendo por todo el mundo.

cafebabel. com: ¿Le asusta lo que está ocurriendo en su país?, ¿es su arte un refugio?

Catharina Botelho: Cada día nos enteramos a través de nuestros amigos, familia o las noticias de aquellos que están perdiendo sus puestos de trabajo o de que los autónomos tienen cada vez menos. Los anuncios del incremento de los precios y de los impuestos están a la orden del día. También existe un sentimiento de tranquilidad, como si ya no estuviéramos seguros de lo que está ocurriendo; supongo que a la mayor parte de los portugueses les avergüenza perder su trabajo y no disponer de dinero así que evitan pronunciarse el máximo tiempo posible. Yo experimento todo el tiempo este sentimiento de falta de seguridad. Estoy asustada. Sin embargo, gracias a las protestas globales estamos empezando a comprender que esta crisis forma parte de un sistema global donde el beneficio es la máxima prioridad en detrimento de las personas. Llegados a este punto, un artista puede permanecer firme y seguir trabajando.

cafebabel.com: Al cumplir 30 años, ¿ha sentido usted algún cambio en su trabajo o en la consideración de las personas hacia éste?

Catharina Botelho: Tengo más claro lo que busco y lo que quiero hacer en mi trabajo que en mis comienzos. Sin embargo, Charlie Chaplin afirmó “no vivimos lo suficiente para ser otra cosa”, entonces somos amateurs. En el arte siempre estamos buscando lo mismo y siempre lo haremos. Cuando acabo un proyecto siento que lo he conseguido, pero entonces me entra un sentimiento de que me falta algo, de que se me ha escapado lo que buscaba. Por este motivo sigo trabajando y experimentando.

Todas las fotos: © Catarina Botelho