¿Catherine Ashton, Ashford o Ashley?

Artículo publicado el 7 de Mayo de 2010
Artículo publicado el 7 de Mayo de 2010
Olvidemos por un momento que tardó seis semanas en visitar Haití tras el terremoto, que faltó a una conferencia de ministros, que no es David Miliband o que no sabe hablar francés. Empecemos por el hecho de que hay quien tiene que devanarse los sesos para recordar el nombre de la primera jefa de la diplomacia de la Unión Europea.
Quién sabe, puede que lo que desconcierte a la gente sea su título de baronesa…

En cierto modo, es una "enfermedad" muy extendida en Europa. En el Reino Unido, un reportaje del periódico The Times sobre los 100 días en el poder de Catherine Ashton menciona cómo un miembro del público íntegramente femenino del programa Question Time de la BBC (la versión británica de Tengo una pregunta para usted) se dirigió a la baronesa por el nombre de Ashcroft. En un debate europeo moderado por cafebabel.com en el Festival Internacional de Periodismo en Perugia (Italia) el pasado 24 de abril, los intérpretes de italiano y francés al inglés alternaban su apellido con Ashford y Ashley. Ahora, podríamos correr el peligro de olvidarnos de él por completo; las elecciones en el Reino Unido están a punto de arrasar con el trabajo de esta mujer de 54 años. El 3 de mayo, la Comisión Europea (vicepresidida por la propia Ashton) se vio obligada a desmentir que vaya a dimitir en apenas unos meses.

Ashton, la "opción fácil"

El periodista del Daily Telegraph que propagó este rumor el 30 de abril, Bruno Waterfield, es uno de los miembros del equipo de debate junto con sus compañeros de Bruselas Jean Quatremer y Marco Zatterin. "La UE sigue siendo fuerte, pero aún quedan muchas piezas del rompecabezas por encajar", comienza el periodista de La StampaMarco Zatterin. "Cuando llegó el momento de elegir a los hombres para Europa… Oh-oh, ¡primer error!". Suena prácticamente igual que el otro diario liberal de Italia (Il Sole 24 Ore), que al parecer hubiera querido unos criterios de selección más espectaculares. "No eligieron a figuras muy prominentes", continúa. "La señora 'Ashley' y Van Rompuy [presidente del Consejo de la UE], un personaje muy gris".

Ciertamente, "nuestros" 27 Gobiernos de la UE votaron a favor de la creación del puesto de Ashton cuando se aprobó el Tratado de Lisboa en verano de 2009. Bruno Waterfield critica el "secretismo" de las votaciones tras las dos nuevas instituciones y se refiere a Ashton como "la opción fácil". "El actual ministro británico de Asuntos Exteriores,, David Miliband —un personaje carismático y popular—, tendría que haber ocupado este puesto", explica. "Decidió no hacerlo porque el Gobierno laborista andaba escaso de personal. Ashton pasó de la trastienda de una administración local de salud a convertirse en una conseguidora en la Cámara de los Lores [en 1999]. Era prácticamente la última persona disponible, lo que demuestra lo bajas que son las expectativas de la élite europea en lo que respecta al proyecto".

"La cuestión es con quién trabaja Ashton y quiénes la rodean": Jean Quatremer

El periodista francés Jean Quatremer, del periódico de izquierda Libération, fundado en los setenta por Jean-Paul Sartre, entiende el nombramiento. "¿Acaso queríais pesos pesados como candidatos?", desafía. "El presidente francés Nicolas Sarkozy sigue queriendo representar a Francia, no hay nadie que lo apoye en Bruselas. Lo mismo sucede con sus homólogos. La política extranjera europea en Bruselas ha tenido que demostrar que es distinta de las políticas extranjeras nacionales, algo que a los británicos y a los franceses les preocupa mucho". Y si consideramos a estos dos países como las diplomacias más poderosas de Europa, el jefe de la diplomacia europea solo podría haber sido británico o francés. Quatremer supone que para los franceses, el impactante asunto de tener a un político no electo no es nada nuevo. "Hemos tenido muchísimos políticos no electos, ¡solo hay que ver a Villepin!", exclama. "La cuestión no es si Ashton es la opción más adecuada o no, de lo que se trata es de con quién trabaja y quiénes la rodean". Bruno Watergate se muestra de acuerdo con Quatremer, hasta cierto punto. "La diplomacia francesa y la británica son sinónimo de realpolitik, de desagradables formas de colonialismo", argumenta. "¿Queremos que se basen en ideas y valores?".

El trabajo de Ashton hasta la fecha

Pero sean cuales sean los sentimientos que Bruselas alberga por la diplomacia de la UE, ¿qué ha hecho Ashton en los últimos cinco meses aparte de crear un servicio diplomático mítico? Se abstuvo de visitar Haití tras el terremoto ocurrido un par de semanas después de ocupar el cargo; su visita al lugar del desastre se produjo seis semanas más tarde. En febrero, apoyó unas elecciones "libres y justas" en Ucrania y viajó a los Balcanes, donde visitó Serbia y Kosovo; la tensión entre estos territorios sigue en aumento y ella amenaza con no asistir a la cumbre UE-Balcanes el próximo 2 de junio. También irritó a las masas políticas al no asistir a la primera reunión de ministros de Defensa. En marzo se cumplieron 100 días de seguimiento de Ashton por parte de los medios europeos. El País en España afirmó no tener muy buena impresión de la política (tituló su editorial Inquietante Ashton) y algunos periódicos británicos se muestran entre enfurecidos y contritos. Los suecos están contentos con el hecho de que Ashton esté incluyendo más políticas de desarrollo en la política exterior de la UE. En abril, su primera reunión de ministros de Defensa dio fruto: los soldados en Afganistán tendrán acceso a un laboratorio forense en las carreteras. Recientemente ha estado en China haciendo campaña a favor de las sanciones de la ONU contra Irán.

Y podríamos seguir. ¿Qué es lo que realmente nos irrita? ¿El hecho de que Catherine Ashton es una nueva clase de política? ¿Que pueda dirigir los asuntos exteriores y de seguridad de millones de personas por 328,000 libras al año? Jean Quatremer va más allá y afirma que estamos confundidos en lo que respecta al quid de la cuestión: estamos hablando de un conjunto de estados que el 8 de mayo de 2010 solo llevará funcionando como un grupo 60 años. La providencia es algo que aún no tenemos que pedir a gritos, sea cual sea su nombre.

Foto:©cafebabel.com modera una mesa redonda en el Festival de Periodismo Internacional de Perugia 2010 ©Nabeelah Shabbir/ vídeo Ashton en Haití ©EUXTV/ Youtube