Cecilia Malmström: "No es mi labor imponer una identidad a la gente"

Artículo publicado el 6 de Agosto de 2009
Artículo publicado el 6 de Agosto de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Suecia tomó el timón de la presidencia de la Unión el pasado 1 de julio. La identidad europea, la eterna cuestión del ingreso turco, la baja participación en las elecciones europeas… La visión sueca sobre los asuntos clave de la Unión

Anna Cecilia Malmström, antigua eurodiputada en las filas de los liberales y demócratas europeos (ALDE) afincada en Gotemburgo, es desde 2006 ministra de Asuntos Europeos del gobierno sueco. Encuentro.

En un reciente discurso en los Países Bajos sobre las prioridades de la presidencia sueca, usted citó al antiguo europarlamentario e intelectual Louis Weiss, que había dicho que las autoridades europeas habían producido remolacha, mantequilla, queso, vino, vacuno y porcino, pero no habían creado 'europeos'. Y usted añadió: “No es mi tarea como dirigente convencer a la gente de que se sientan europeos”. ¿No lo considera importante?

(Image: ©Keystone/ Wikimedia)Como política, no es mi tarea la de imponer una identidad a nadie. Tenemos suficientes ejemplos en la historia sobre lo peligroso que puede resultar. Si tienes que convencer a alguien para que se sienta europeo, quiere decir que ser europeo contrasta con otra cosa. Es una especie de nacionalismo que podría ser peligroso. Sin embargo, mostrar los beneficios de la cooperación europea, ver las ventajas de estar en Europa, o promover nuestros valores, nuestra historia y nuestro futuro común es totalmente diferente. Esta sí es una de mis tareas y del resto del gobierno al que pertenezco. Europa merece que su gente se sienta europea y que además sientan que Europa puede hacer algo por ellos.

Suecia es bien conocida por su euroescepticismo. ¿A qué se debe el cambio en la opinión pública sobre los asuntos comunitarios en los últimos años?

Si echas un vistazo a Eurostat o a las estadísticas nacionales, verás que en los últimos diez años Suecia ha pasado de estar entre los más euroescépticos a estar por encima de la media europea en valoración positiva de Europa. Cuando se le pregunta a la gente: “¿Crees que es bueno que tu país pertenezca a la UE?” Más que nunca, los suecos responden: “Sí, creemos que es algo bueno”. La mayoría de los suecos ven totalmente natural cooperar con la Unión. Aun habiendo tenido una baja participación en las últimas elecciones, Suecia la ha incrementado en un 7%. Al contrario que la mayoría de países.

"Europa es un buen escenario para resolver los problemas juntos"

El anterior gobierno sueco tenía muchos ministros euroescépticos, un hecho que cambió con la llegada al poder en 2006 de un gobierno muy favorable a Europa como es el actual. Hemos tratado de participar en mesas redondas de discusión con partidos políticos, la sociedad civil e interlocutores sociales. Yo personalmente he viajado por todo el país asistiendo a centenares y centenares de encuentros con ciudadanos. El resultado de esto es hablar de Europa a pie de calle, trabajando sobre la base. Con cuestiones de actualidad como la crisis económica o la pérdida de puestos de trabajo, los suecos se dan cuenta de la importancia de colaborar juntos. De hecho, estamos tan globalizados porque somos muy pequeños. Solo podemos resolver los problemas juntos, y Europa es un buen escenario para ello. Dicho esto, hay que aclarar que es muy complicado saber con certeza lo que motiva que la gente cambie su opinión en pos de más o menos Europa.

Respecto a la futura ampliación de la UE, Islandia ya ha solicitado su adhesión, mientras la candidatura turca sigue siendo la patata caliente. ¿Cuál es su postura?

En realidad esto no es debate en Suecia, ni lo fue en la campaña de las anteriores elecciones europeas de junio de 2009. Todos los partidos políticos están a favor de la integración, incluso la gente lo ve como algo positivo. En general, los suecos apoyan la ampliación. El proyecto europeo debe estar abierto a todos los vecinos que cumplan los requisitos, incluida Islandia. Sí, es una democracia, pero por supuesto que tienen que negociar asuntos como todos los miembros anteriores. Turquía todavía no reúne los requisitos para formar parte de la UE, pero de aquí a 10, 15 o 17 años, podría. Esta fue la opinión unánime de la Unión cuando Turquía lo solicitó. Respeto mucho que esto se haya debatido tanto en muchos países europeos, pero todos los países son de la opinión de que por el momento Europa debe seguir negociando con Turquía. Es importante mantenerla en el proceso de reforma y esto está en el interés de los turcos, de la UE y de la región para que Turquía sea una verdadera democracia. El gobierno francés abrió dos capítulos, los checos otro (once capítulos de los 35 han sido abiertos desde 2005), ya veremos si es posible abrir otros dos más. Si las condiciones son propicias para que se abra uno nuevo, lo haremos también.

Perfil de Cecilia Malmström

Nació en Estocolmo y creció entre Gotemburgo y Francia

Estudió literatura en la Sorbona de Paris y Ciencias Políticas en la PHd de Gotemburgo

Fue profesora e investigadora 

Llegó al Parlamento Europeo en 1999 formando parte de la Alianza de Demócratas y Liberales Europeos (ALDE)

Casada y con dos hijos

Habla cuatro idiomas

Más dibujos de Presse-Papieraquí