Celebra el día de San Patricio y bebe Poitín, la bebida más fuerte del mundo

Artículo publicado el 17 de Marzo de 2010
Artículo publicado el 17 de Marzo de 2010
A menudo se encuentra en una botella de cristal sin ninguna etiqueta, colocada inocentemente en el fondo del frigorífico de un vecino, pero el verdadero Poteen (pronunciado ‘putch-een’) no se vende ninguna tienda de Dublín.
Aparentemente, la preparaba San Patricio y son muy pocos los irlandeses que no han probado este brebaje de puro alcohol, a pesar de que la verdadera fórmula es ilegal desde 1661

Los irlandeses destilan uisce beata (‘agua de la vida’, en gaélico, y pronunciado ‘ish-kah Bah-hah’) desde el inicio de los tiempos. Cuando esta curiosa bebida llegó por primera vez a Gran Bretaña, los ingleses tradujeron la palabra ‘uisce’ como ‘whisky’. La prohibición en el siglo XVII de la producción de alcohol privado llevó a los fabricantes de uisce beata a la clandestinidad. Fabricaban su brebaje en bosques secretos o en solitarias ciénagas en pequeñas cubas portátiles conocidas como poitín (‘pequeñas ollas’). Existen muchos tipos de poitín, preparados a base de moras, levadura, azúcar o cebada. En el siglo XIX, los granjeros tuvieron que hacerla con la cosecha de patata que no exportaban a Gran Bretaña por la que pagaban altas tasas impuestas por el gobierno colonial. Este nuevo ingrediente transformó el whisky casero en algo mucho más fuerte.

La otra es BunrattyA menudo, el porcentaje de alcohol llega hasta el 95%, así que no es difícil entender por qué el poitín se encuentra fuera de la ley. Su tradición centenaria de secretismo y prohibición se ha convertido en parte del folklore rural irlandés. El hogar espiritual del poitín, como cualquier irlandés te podría decir, está en la remota región de Connemara, una zona bastante azotada por el viento en la costa oeste irlandesa. Si quieres conseguir  algo de poitín hoy (como bastante gente hace), aquí es donde más posibilidades tienes de encontrarlo. Los habitantes de la zona aún preparan la mezcla con el mismo método (y el mismo secretismo) que lo hacían en el siglo XVII. La producción es laboriosa, requiere paciencia y la habilidad que se transmite de generación en generación. Una vez que el proceso ha sido completado, cada lote nuevo de poitín ofrece su más preciado regalo: ‘la gota pura’, o el primer trago directamente desde la cuba, que tiene fama de tener efectos curativos mágicos. Solo un grupo muy selecto, o definitivamente con mucha suerte, tienen la oportunidad de probar este elixir prohibido. Eso sí, el resto del barril está disponible para todos en el mercado negro.

Desde 1989, los irlandeses han podido vender una versión rebajada de poitín de sólo 40% de alcohol, pero incluso ésta es, a menudo, solo para exportación. Puedes estar seguro, sin embargo, que nada de lo que puedas comprar en una tienda se comprara con el McCoy real… por eso lo mejor es preguntar a los jóvenes del lugar para encontrarlo. No te preocupes, nunca está lejos.

Fotos: ©Kollage Kid; ©snarkattack; Flickr