Chat, mail o blogs: ¿van a desaparecer los anglicismos en Europa?

Artículo publicado el 14 de Abril de 2010
Artículo publicado el 14 de Abril de 2010
Los franceses han emprendido una cruzada anti-anglicismos. Desde el 30 de marzo de 2010, palabras como buzz , chat o newsletter han cedido su puesto a unas expresiones afrancesadas surgidas en el marco de un concurso estudiantil. ¿Esta iniciativa del secretario de Estado francés encargado de la Francofonía es la única en el continente?
Vuelta a Europa en busca de esos anglicismos que nos unen tanto

Siempre se ha dicho que los franceses están muy orgullosos de hablar la lengua de Molière. Este cliché está obsoleto, pero, a la vez, sigue vigente como lo demuestra el concurso Francomot lanzado en enero de 2010 por el secretario de Estado encargado de la Francofonía, Alain Jouyandet. Gracias a este concurso, cuyo jurado fue presidido por el escritor Jean Christophe Rufin y estaba formado por cantantes de rap como Mc Solaar y Sapho, desde el 30 de marzo, se han reemplazado cinco anglicismos lexicales por palabras imaginadas por estudiantes.

Así pues, en Francia, los videos de YouTube ya no harán buzz sino, ramdam (palabra sacada del árabe); ya no se podrá chater en los foros, sino que se tendrá que éblabler; aquellos que preferían el tuning (customizar su coche, 'tunear') a ir a clase, deberán optar ahora por el bolidage (de la palabra francesa bolide: coche muy rápido); y los que recibían las newsletters del periódico Le Monde y volvían a escuchar los talks en podcast, tendrán que acostumbrarse a las infolettres (contracción de las palabras información y carta) y a escuchar debates. ¿Lograremos acostumbrarnos?

Los sitios de internet, de 'cultura-buzz' a 'Ibuzzyou', deberán reinventarseA los alemanes en cambio, los anglicismos no les preocupan tanto: ellos chatten hasta nuevo aviso. En Alemania, llegan incluso a crear anglicismos: el teléfono móvil es un handy, anglicismo que ¡ni siquiera los ingleses utilizan!La lengua de Dante está entre dos aguas: por una parte los bloggers italianos chattano durante Annozero, el talk show de Michele Santoro; por otra, cada ingeniosidad de Berlusconi suscita passaparole y no buzz. Los españoles también reemplazamos algunos anglicismos: compartimos o hacemos ruido en lugar de buzz y nuestros periódicos prefieren enviar, a veces, boletines informativos que newsletters.

Aún así, el orgullo de los italianos por su lengua aún va más lejos: a Beppe Severgnini, periodista del Corriere Della Sera, le encanta burlarse de esos italianos que lo dicen todo en inglés, sobre todo lo que atañe a la informática y la industria. En su libro Riscopriami l’italiano: lezioni semi serie ('Redescubrir el italiano: una lección poco seria'), se pregunta con falsa inocencia, por qué se dice brand si se puede decir marchio ('marca', en italiano); o por qué decimos meeting en vez de riunione ('reunión').

¡Cómo se deben reír los ingleses de nuestros pseudos anglicismos! El buzz de dice hype y un buen vídeo en YouTube make viral history. ¡Desde el otro lado de la Mancha, no hace falta fomentar un ramdam!

Ilustración: ©Henning Studte; foto ©Unhindered by Talent/Flickr