Château rouge: África vive en parís

Artículo publicado el 22 de Julio de 2013
Artículo publicado el 22 de Julio de 2013

Sopla un viento helado en las calles del barrio parisino de Château Rouge, ahora que estamos buscando una historia. Es tiempo más para buscar  una taza de té caliente y un croissant, al más puro estilo hibernación. Sin embargo, alrededor de la estación de metro de Château Rouge la vida transcurre como si nada hubiera pasado. 

La música llega desde tiendas especializadas en vender CD´s y DVD´s del más puro estilo "Nollywood". Entre el bullicio distinguimos una mezcla de hip hop y de la música popular senegalesa, el mbalax. También se distinguen canciones árabes, wolof, suajili y bantú. Los olores del Maffe y del pollo Yassa hacen rugir nuestros estómagos. Las numerosas tiendas africanas venden verduras como la okra o frutas como el mango o el ditax. 

Pero la zona no sólo es famosa por el colorido mercado africano de la calle Dejean. La mayoría de los parisinos sospechan y no se fian de la zona de Chateau Rouge. Para algunos la inseguridad y el miedo, están asociados a estas calles. Y por una buena razón: a finales de septiembre de 2012, el distrito se ha puesto la etiqueta de "zona de seguridad prioritaria" en París. Gracias a una mayor movilización de las fuerzas policiales y un aumento en la acción social, la delincuencia, el tráfico de drogas y la prostitución que azotan la zona durante años, deberán ser disminuidas . A tiro de piedra de los monumentos de Montmartre y del Sagrado Corazón, es raro que los turistas se pierden aquí. Sin embargo, el barrio cuenta con muchos tesoros por descubrir.

Entramos en la peluquería Afrikiko y nos quedamos deslumbrados ante sus luces de neón. Hay una fila de jóvenes que esperan su turno, nos miran con curiosidad. Un peluquero se acerca, nos lanza una mirada crítica, y se echa a reír. No, no nos va a cortar el pelo, es Víctor Owusu que nos recibe con una gran sonrisa. Venido desde Accra, la capital de Ghana, llegó a París cuando tenía 16 años, "ahora que estoy aquí, me he naturalizado, tengo pasaporte francés, nos dice sin ningún tipo de acento, mientras continúa hablando en inglés. 

Desde hace tres años que trabaja en la Afrikiko, que está dirigida por un nigeriano. "Antes en Château Rouge, no había muchas peluquerías étnicas. Hoy, cuando se cruza el distrito, no hay otra cosa. "Aquí la especialidad es el pelo afro. Por lo tanto, las diferencias entre su vida profesional en Ghana y Francia son mínimas", dice Victor Owusu. Sólo las herramientas pueden ser a veces difierentes: "Cuando llegué a Francia, el uso de la máquina de afeitar eléctrica era nuevo para mí. Hoy en día, en África también la usamos".

París, tierra de acogida para la diáspora africana

Como Victor Owusu, muchos africanos que han emigrado a Europa se encuentran en París, la mayoría viene de las antiguas colonias francesas. Según un censo del año 2010, el 41% de todos los estudiantes extranjeros en Francia proceden de África. Más de la mitad de ellos son de los países del Magreb, y a su vez casi el 80% de Marruecos y Argelia.

Leopold Sedar Senghor también pasó sus días de estudiante en París. Senghor creó el concepto de "negritud", que pone de relieve los valores culturales del Mundo de África con la intención de lograr un mayor reconocimiento de las ideologías racistas hirvientes del continente europeo. Se le considera uno de los más famoso poetas africanso y filósofo del siglo XX y fue el primer presidente (1960-1980) del Senegal independiente. Sus experiencias y sentimientos de su país lejos de su casa, en la que no fue aceptado como africano, como parte de la compañía, trabajó en una serie de poemas. Otros artistas se inspiraron en Paris como una metáfora para el exilio. A través del reggea, el activista Tiken Jah Fakoli, nacido en Costa de Marfil, habla de la situación de la población africana en la capital francesa. La canción es una versión del famoso Englishman in New York de Sting de 1987. 

[VIDEO:]

Moda: Dakar-París

Los toques de color en las calles grises de París los ponen estas tiendas,  telas multicolores, modelos típicos, y con diseños del sur del Sahara, están expuestos en las estanterías de las calles de Château Rouge. No te preocupes por el posterior procesamiento de los tejidos, los talleres de costura en el distrito 18 crecen como champiñones. En el Château Rouge, hay creca de 30, dice el estilista Tidiane Gaye. "En mi familia siempre ha habido costureros. Mis bisabuelos ya lo eran. Mi padre llegó de Senegal en 1971 y abrió un pequeño taller en París. Más tarde, incluso abrió una segunda tienda, en la que nos encontramos hoy". El hombre de 28 años extiende cortinas de terciopelo de color rosa con un gesto teatral que abarca todo el taller, la mesa de trabajo con el normal ronroneo una máquina de coser, y el catálogo de moda que al cliente le basta para elegir su estilo preferido.

"Llevo la ropa tradicional de Senegal para bodas u otras ocasiones especiales", dijo Tidiane Gaye, que viste pantalones vaqueros y una sudadera gris. "En París, algunos africanos conceden gran importancia a su cultura y a menudo llevan ropa tradicional. Otros se criaron en Francia y adoptaron otro estilo de vestir. Depende mucho de la persona y su edad". Pero algunos franceses también vienen echar un vistazo, y, finalmente, compran un boubou senegalés en el taller de Gaye. 

Nos gustaría saber es si esto es lo mismo que trabajar en París y Dakar. "Es más o menos lo mismo", opina Tidiane después de una breve vacilación. "Los estilistas que trabajan en el barrio no sólo en Senegal, sino también de Costa de Marfil y Mali. Casi todos ellos están entrenados en África". Él mismo nació y se crió en Francia, y tiene sus raíces en la comunidad africana en París. Viajes regulares a Senegal le permiten mantener una relación cercana con su familia en Dakar, y de vuelta a Europa conocer las últimas tendencias en el país.

"Hermano, ¿quieres comprar gafas de sol? ¡Es bueno para la visión!". Uno de los muchos vendedores que encontramos en el camino de vuelta ... y qué ¿lo vamos a rechazar? Ir a Château Rouge es una experiencia real para cuestionar tu visión, tirando por la borda los prejuicios y considerar la realidad desde la perspectiva de un nuevo par de gafas.

Autores:       Sebastián Ruiz Cabrera (Co-Fundador de  wirikoSebastiáns Artikel )

                       y Kathrin Faltermeier

Video: (cc)kenjata/Youtube