Che Sudaka: “Los gobiernos no quieren gente libre y los artistas lo somos”

Artículo publicado el 16 de Julio de 2010
Artículo publicado el 16 de Julio de 2010
Sus integrantes son argentinos y colombianos, pero el punto de encuentro fue Barcelona y, desde hace unos años, las carreteras europeas se han convertido casi en su hogar. Nos tomamos un vaso de agua y una cerveza después de un concierto con este grupo multicultural y hablamos de música, de tocar en la calle, de la ilusión que no se pierde y del aprendizaje de lo vivido

Acaba el concierto, porque tiene que acabar, porque esto es un festival, el Solidays en París, y hay otras bandas detrás y un horario que cumplir. Pero la gente tiene ganas de más, después de más de una hora bailando al ritmo mestizo de Che Sudaka. Encontramos a Leo y Kacha, los dos hermanos argentinos del grupo, poco después de bajarse del escenario, tras haber vendido algunos discos y, claro, informarse del resultado del partido Alemania-Inglaterra, que se disputaba mientras ellos jugaban con el público. Nos traen agua, pero lo que le apetece de verdad a Kacha es una cerveza que no tarda en aparecer.

Pero, ¿cómo se encuentra un grupo de argentinos y colombianos, emigrantes sin papeles, en España y acaban montando una banda? “Solamente en Barcelona se puede dar este encuentro”, explica Leo, una de las guitarras y las voces del grupo. “En la calle se encuentra mucha gente, en el Barrio Gótico, tocando y viviendo y siguiendo la ruta”. Así es como nace este grupo que ya tiene cuatro discos, el último, Tudo é Possible (2009). “Todos habíamos hecho algo en nuestro lugar de origen, siempre con el concepto de letra popular”.

"Solamente en Barcelona se puede dar este encuentro", explican sobre cómo se formó la banda

Las cosas han cambiado desde aquellos días de 2002. La calle ha dejado paso a los escenarios, aunque como advierten, el espíritu no cambia. “En la calle juega el factor sorpresa, en los festivales sabes lo que tienes que hacer, pero nunca vamos a perder la energía que aprendimos en aquellos días. No todo es lo que parece y a veces en la calle te lo pasas mejor que en un festival y viceversa: en la calle tienes la preocupación de que llegue la policía y te saque los instrumentos, como pasa ahora en Barcelona. En un escenario tocas tranquilo, no tienes que intentar ganarte el dinero de la gente”.

La calle como escenario

Tocamos un tema que preocupa a los músicos y que no sólo ocurre en la ciudad española que los acogió. Y es que cada vez es más difícil tocar en la vía pública, “el único trabajo que podíamos hacer cuando llegamos, porque no teníamos dinero ni papeles y es lo único que sabemos hacer”, señala Leo. Fue así como un día, en plena actuación, alguien se les acercó y les preguntó si querían grabar un disco, para lo que invirtieron un año y medio “porque no había apuro”. De repente, parecía que las cosas no eran tan difíciles. “Yo me pasé varios años en Argentina con mi banda intentando grabar y no teníamos los medios. Y aquí viene alguien que te ve en la calle y te pregunta si quieres grabar. ¡Todo lo que tenía que hacer era salirme a la calle! ¡Eso era todo”, advierte entre risas. “¡Y cambiar de país!”, continúa bromeando su hermano Kacha, vocalista al mando además del megáfono.

"Esto es pan y circo y nosotros somos un poco los payasos traviesos"

Kacha además advierte que “la calle no es igual en todas partes”. “En Argentina, por lo menos en Mar de Plata, escuchabas los comentarios de la gente, por lo general mayor, de que éramos unos vagos, sucios, hippies… y uno se acostumbra a eso. En cambio al llegar a Barcelona, la gente nos aplaudía, nos daba monedas, se podía vivir de tocar en la calle y te respetan como músico”.

Pero parece que eso era antes. “Hoy en día ya no se puede tocar en la calle sin un permiso que te dan y el que no lo tiene es visto como un delincuente. Si no tienes el papel, te puedes ir preso por tocar una guitarra y eso es bastante injusto y está pasando en Barcelona, la ciudad de la que nosotros nos enamoramos. Será porque los artistas y los músicos en general son las personas que ya nacen libres y no saben vivir de otra forma. Y, por lo visto, los gobiernos no quieren gente libre y cada vez ponen más trabas a los artistas. Barcelona era lo que era y, lamentablemente, ya no lo es más; pero quedará Berlín, Zúrich o Londres”, comenta Kacha, con un buen conocimiento de causa, ya que la banda se ha recorrido en los últimos años Europa de concierto en concierto, con petición de visado incluido para cada lugar para los integrantes colombianos (para los argentinos no es necesario), ya que solo el teclista, Cheko, tiene la nacionalidad española y eso desde hace poco.

El último disco de Che Sudaka se llama Tudo é Possible: “Porque más allá de la política, somos seres humanos y pasa que los seres humanos toman poder sobre otros seres humanos. Así que, ¿de quién depende el mundo? De un ser humano igual que vos, pero te hacen creer que no. La política es una etiqueta más, como la música o el periodismo”, señala Kacha. 

Tenemos que ir terminando la charla porque, recordemos, esto es un festival y hay más entrevistas. Además, Argentina juega en unas horas (es el Mundial). Así que aquí no vamos despidiendo. “Al final, esto es pan y circo. Los gobiernos necesitan pan y circo y que la gente se distraiga, lamentablemente, eso es así. Y en el circo, nosotros somos un poco payasos traviesos”, comenta Kacha a modo de conclusión. Pues eso, hasta la próxima travesura.

Che Sudaka se encuentra en plena gira europea que le llevará por Francia, España, República Checa, Rumanía o Bélgica. Consulta las fechas y lugares. El disco está, además, disponible para su descarga gratuita y legal.

Fotos: Che Sudaka. Vídeo: CheSudakaStyle / Youtube