Cherie Blair, la abogada que hace punto

Artículo publicado el 30 de Octubre de 2006
Artículo publicado el 30 de Octubre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Cherie Blair, de 52 años, casada con el Primer Ministro Británico, nos habla de sus opiniones sobre leyes, cómo hacer punto y los Beatles.

La primera dama inglesa prodiga un tono maternal y, ya antes de iniciar la entrevista me regaña: "¿Así que estas en tu último año de Universidad?", me pregunta, “deberías dejar este trabajo. En el último año se tiene que trabajar duro, no hay nada mas triste que un aprobado”.

De los jerséis de punto a llevar un jilbab

Su consejo era una prueba más de la gran ética profesional y el pensamiento recurrente que ha caracterizado a la media naranja de Tony Blair durante décadas. Durante los últimos años, Cherie Blair, conocida profesionalmente como Cherie Booth, ha tenido que soportar muchas críticas, en parte debido a estos rasgos de su carácter. Cherie ha sido objeto de críticas por su intervención en casos legales muy polémicos. En 2004, defendió a Shebiba Begum, una niña musulmana a la que se le prohibió asistir a la escuela por ir cubierta de la cabeza a los pies con un jilbab. Los intelectuales dicen de ella que es "grosera" y la prensa amarilla le ataca por sus facturas de tres cifras en la peluquería. Parece que los admiradores de Cherie son cada vez menos, incluso sus más leales defensores se enfadaron cuando los medios insinuaron que había acusado al Ministro de Economía, Gordon Brown de mentir durante el último congreso laborista. Con todo el mundo poniéndose en su contra, ¿no hay acaso nada bueno que escribir sobre la Hillary Clinton inglesa?

No necesariamente. Cherie se graduó con honores en derecho en la London School of Economics (LSE). A pesar de lograr sacar adelante el concepto de multifunción hasta nuevos niveles (por ejemplo, comer a pie de libro), me explica que su arma secreta era hacer punto. "Recuerdo que conseguí superar mis exámenes finales gracias a una complicada serie de jerséis en que estaba trabajando. Me pasé muchas horas intentando seguir el patrón y al final nunca volví a llevar un jerséis. No podía ni mirarlos."

Le informo que existe un club de aficionados a hacer punto en la LSE. “Me alegra saberlo", contesta. "Hay algo muy terapéutico en hacer punto, pero no estoy segura de que a la gente le guste llevar los jerséis que hace durante los periodos de exámenes.”

A Cherie le gustaría pensar que sigue siendo una idealista

La hija del famoso actor Anthony Booth, conoció a Tony Blair cuando estudiaba derecho. Cherie Blair consideró la posibilidad de una carrera política y en 2005, el ex presidente de los EE UU, Bill Clinton, le pidió que fuera miembro del Parlamento ofreciéndole su apoyo para su campaña. Su respuesta fue y sigue siendo no. "Fui miembro del parlamento en 1983 y luego durante mucho tiempo fui la mujer de un miembro del parlamento (Tony Blair ganó la circunscripción de Sedgefield en 1983 ndr) y creo que eso es lo más próximo a ser miembro del parlamento que quiero ser", concluye.

A pesar de mantenerse apartada de la política, tiene una idea clara de cómo debiera ser el político ideal. "Necesitas tener algún trabajo serio antes de ser miembro del parlamento para ganar experiencia de la vida. Como Tony, no creo en los políticos de carera.”

Leyes e inseguridad

Cuando le pregunto a Cherie Blair por su fama como adicta al trabajo, es rápida en responder que cada uno debe encontrar el equilibrio adecuado entre trabajo y vida personal. “Creo que se tiene que trabajar duro, pero también hay que divertirse duro”, insiste. “Debes mantener un equilibrio durante toda tu vida y además cualquiera que trabaje 24 al día tiene que ser una persona muy triste. Diría que una de las grandes ventajas de dedicarme a la abogacía y ser autónoma es la gran flexibilidad que tengo para organizar mi tiempo".

Booth cree que la inseguridad laboral es la mayor desventaja de su carera como abogada autónoma. “Si eres autónomo, cuando no trabajas no cobras; si estas enfermo no cobras; si estas embarazada no cobras. Como tienes el control de tu vida tiendes a trabajar más de lo que deberías. Conozco a muchos abogados que nunca cogen vacaciones”.

A pesar de todo, a Blair le gusta su trabajo. Cree que es posible cambiar la sociedad a través del ejercicio de la abogacía y le gusta trabajar en casos polémicos. A pesar de que está familiarizada con los secretos más ocultos del mundo político británico le gustaría pensar que sigue siendo una idealista. “Creo que todos los abogados deberían consagrase a los conceptos de justicia e igualdad ante la ley”, afirma.

Los Beatles

Cherie Blair es una gran amiga de Mary McCartney, hija del ex-beatle Sir Paul McCartney. Siendo de la generación de los sesenta, ¿qué música prefiere Cherie, la de los Beatles o la de sus archirivales, los Rolling Stones? “Como chica de Liverpool que soy prefiero a los Beatles. Era una gran admiradora de Paul McCartney. Cuando lo conocí le conté que solía dormir con una foto suya bajo mi almohada. Pero en la Universidad, en los setenta, siempre bailaba con música de los Stones."

Hoy en día, Cherie Blair no sale tanto como entonces. “Durante la época en la universidad bebíamos y salíamos mucho de fiesta. Hoy ya no practico a menudo ninguna de estas dos cosas, como tengo muchos compromisos públicos prefiero quedarme en casa con mi familia siempre que puedo, aunque me gusta ir al teatro, a la opera y al ballet."

Sin embargo, su marido, Tony Blair, continúa enredado en el mundo de la música. Booth me cuenta una anécdota digna de ser mencionada sobre un encuentro reciente del Primer Ministro británico y el líder de los Rolling Stones. “Mi marido estaba muy nervioso con la idea de conocer a Mick Jagger y tenía muchas ganas de hablar con él sobre su música, pero pronto se dio cuenta de que de lo Mick Jagger quería hablar era de las políticas de Tony.” Una paradoja comprensible.