Chris Patten, todo un político

Artículo publicado el 10 de Diciembre de 2005
Artículo publicado el 10 de Diciembre de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El ex comisario europeo de Relaciones Exteriores, Chris Patten, nos revela sus opiniones sobre Europa y el mundo en su franco y refrescante libro, No del todo un diplomático. Hoy, habla para café babel en términos igualmente sinceros.

“Bill Clinton, José Manuel Durao Barroso, Kofi Annan…”, nos enumera el director de la London School of Economics (LSE), Sir Howard Davies, de manera casual, mientras señala las fotografías enmarcadas de antiguos conferenciantes de la universidad. Escuchando atentamente, se encuentra un hombre que encaja también en la misma categoría de los hombres decisorios con mayor influencia: Chris Patten, que ha ocupado una miríada de cargos públicos, incluyendo la dirección del Partido Conservador y el gobierno de Hong Kong.

Mientras que el director de la LSE termina su breve introducción, entro y arrastro una silla junto al ex comisario. Se encuentra hoy aquí, en mi campus, para promover No del todo un Diplomático, su última publicación sobre política mundial. En este libro, este político transgrede todas las barreras de lo políticamente correcto, propiciando una lectura agradable y atípica. De acuerdo con Lord Patten: el Presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, “no es un demócrata”; el estilo del Vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, es el de poner "dos dedos" en el extranjero; y el presidente ruso Vladimir Putin "es un mentiroso". Seguro que todo el mundo, dentro de las altas esferas sociales, piensa lo mismo, pero solo este hombre tiene los pantalones puestos para escribirlo de forma tan explícita.

Resistiendo a los Euro escépticos

Concluir que el actual Chris Patten se ha reducido a un viejo malhumorado sería incorrecto. Su insatisfacción con el estado actual del mundo se acompaña también de un escrutinio cuidadoso y de varias propuestas inspiradoras de una agenda internacional por el cambio. En un intento de clarificar las opiniones de este conservador europeísta (rara avis en el Reino Unido) acerca de los asuntos internacionales, comienzo con el tema tan debatido del Reino Unido y Europa. "El aspecto más importante aquí", de acuerdo con Patten, "es que el Reino Unido tenga un liderazgo político más audaz. Demasiados políticos han tenido miedo de la prensa euroescéptica y a veces xenófoba. Los políticos deberían mostrar los asuntos positivos que para Gran Bretaña tendrá el hecho de jugar el rol de líder en Europa".

¡Escuchen, escuchen! Así como algunos comentaristas apostillan con entusiasmo, uno de los aspectos que a menudo obstaculizan la inserción completa del Reino Unido en Europa es su conflictiva lealtad a los Estados Unidos. ¿Hasta qué punto tendrá Downing Street que seguir apoyando el unilateralismo de la administración Bush? "No creo que la política exterior de Bush siga la tradición de la política norteamericana. Cuando uno ve las encuestas de opinión, no parece que la mayoría de los norteamericanos haya cambiado fundamentalmente su visión del mundo. No debemos dar por hecho que las directrices marcadas por los nacionalistas y neoconservadores en el poder en Washington representen algo permanente. Para apoyar el argumento de la cooperación internacional, Europa tiene que demostrar que no quiere ser un rival, sino un socio de los Estados Unidos. En segundo lugar, tiene que jugar un papel más activo, más responsable, para que las soluciones multilaterales funcionen.

China debería de ser como la India

Sin embargo, hoy en día, tales resultados multilaterales sólo son posibles cuando incluyen a los crecientes gigantes asiáticos, como China. Si se ha de creer en los augurios, gran parte del siglo XXI será moldeado por esta poderosa nación gracias, sobre todo, a su reciente boom económico. De cualquier modo, el futuro de China sigue aún en el aire: ¿Se convertirá en una utopía de democracia igualitaria, o en una desastrosa oligarquía totalitaria? "No creo que China sea totalmente diferente a cualquier otro lugar. Así como es posible promover el desarrollo económico sin democracia, es muy difícil mantener el crecimiento económico sin una mayor participación ciudadana y sin regulaciones legales. Y aún será mucho más difícil promover la innovación en una economía [estatlamente planificada] como esa".

Este ex ministro de Desarrollo Exterior compara China con otro tigre asiático. "India ya es democrática. Una vez hechos los cambios económicos, ha comenzado a crecer. Ya no tendrá que hacer más cambios políticos fundamentales para fomentar más crecimiento económico. China, tarde o temprano, tendrá que hacer los cambios políticos que permitan estabilizar la economía y el cambio social. Nos interesa que esto ocurra de manera tranquila antes que caótica."

Un político de principios

Volvemos ahora a uno de sus principales campos de experiencia: la política europea. ¿Cuál sería su consejo para sus actuales sucesores, dada la creciente ola de malas noticias provinientes de Bruselas? "Bajo mi punto de vista, deberían ser más pragmáticos. No creo que tenga mucho sentido continuar con la presión de establecer una mayor integración política y económica. Ya hemos tenido suficiente de eso, casi tanto como lo que el mercado es capaz de soportar. Pero los Estados Unidos en efecto necesitan ser más valientes y vigorosos al presionar para tener una agenda más liberal en cuestiones económicas."

Decido ampliar la pregunta y pedirle un consejo para los políticos en general. ¿Cuáles son los requisitos para cualquiera que desee incorporarse a los asuntos públicos? "¡Dios mío!", suspira Patten: "Es muy importante reconocer que la política no es como cualquier otra carrera. En política no se debe pensar en hacer carrera como en el sector privado. Los políticos deben tener una clara base de principios y valores a los que apegarse."

Sabias palabras de un hombre que ha luchado largos años en la arena política y que se ha convertido en una reconocida figura pública.