Cifras que hablan por sí solas: becarios sin sueldo

Artículo publicado el 12 de Agosto de 2016
Artículo publicado el 12 de Agosto de 2016

Trabajar gratis se ha convertido en la nueva moda y lo más preocupante es que esto se produzca en el seno de unas instituciones, las europeas, que dicen tener a la juventud entre sus grandes prioridades.

Echamos un vistazo a las cifras. 

-No, qué va, aún no he encontrado nada. Y tú, ¿trabajas?

-Sí, sí, yo todos los días, 7 horas... Bueno, en realidad soy becario, pero hago lo mismo que los demás.

-¿Y te pagan?

-No, intenté que me cubrieran el abono transporte, pero no hubo forma. 

-Bueno, lo importante es hacer CV... ¿no?

Este tipo de conversación no tiene exclusividad geográfica. Se puede escuchar en Madrid, en Londres, en Roma, y ahora también en Bruselas, nada más y nada menos que en los pasillos de las instituciones europeas. Allí se congregan cada año cientos de jóvenes de todos los rincones del mundo, dispuestos a adquirir experiencia, enriquecerse personalmente, y, por qué no "labrarse un futuro". Pero, seamos francos, las luces no brillan igual para todos. Según la ONG Brussels Interns, en Bruselas hay dos tipos de becarios. Por un lado están los que consiguen entrar en el programa de becas, cuyo sueldo gira en torno a 1300 euros y, por otro, los que se quedan a las puertas. Muchos de estos deciden aceptar prácticas no remuneradas, o en otras palabras: trabajo gratis. En concreto, y según la ONG, en junio de este año, en la Comisión Europea había 200 becarios sin sueldo. Algo que se le ha criticado mucho al European External Service, por no ofrecer ningún tipo de remuneración, detalle que, no obstante, su web ya deja claro de antemano. En el Parlamento, por su parte, una encuesta realizada en 2013 apuntaba que en los gabinetes de los diputados había un 20% sin sueldo, y un 25% cobrando sólo 600 euros. 

Esta 'costumbre' acarrea dos problemas: el primero, un empobrecimiento de la juventud, para quien es complicado independizarse del nido familiar. El segundo, un elitismo de ciertos sectores laborales al que sólo acceden aquellos con ingresos familiares altos o estilos de vida acomodados. "No sólo debilita el mercado laboral sino que también afecta al proyecto europeo y a la visión que de él tienen los jóvenes", explica Bryn Watkins, de Brussels Interns NGO. ¿Quién puede mudarse a Bruselas sin un salario? ¿Quién se permite unas prácticas no remuneradas en Nueva York

Hoy, 12 de agosto, la ONU celebra el Día Internacional de la Juventud, y el lema de este año dice: "Camino a 2030, erradicar la pobreza y lograr un consumo y una producción sostenible". ¿Una forma de lograrlo? Prohibir las prácticas no remuneradas podría ser el comienzo de una gran historia.

----

Este artículo forma parte de nuestra serie Cifras que hablan por sí solas que muestra estadísticas de interés periodístico acompañadas de diseños artísticos y un breve análisis.