Cifras que hablan por sí solas: el alto valor del pelo de Hollande

Artículo publicado el 19 de Julio de 2016
Artículo publicado el 19 de Julio de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Consejo de Ministros en el Palacio del Elíseo de París, un peinado impecable. Cumbre de la OTAN en Varsovia, un peinado impecable. Manifestación contra la nueva ley del trabajo, un peinado impecable. La agenda de François Hollande está a tope . Nadie duda de que un corte de pelo perfecto es fundamental para causar buena impresión. Y si se paga "bien" a cuenta del contribuyente, mejor.

9895 euros brutos al mes. Ese es el sueldo del peluquero personal del presidente francés François Hollande, según un artículo publicado en el periódico Le Canard Enchaîné. Olivier Benhamou es el nombre del experto que, al parecer, sabe sacar el máximo partido al poco pelo del jefe del Estado y darle más volumen para que, aparentemente, parezca que tiene una cantidad de pelo normal. Por hacer una comparación, un peluquero con experiencia gana en Francia una media de 1514 euros al mes.

El semanario satírico Le Canard Enchaîné, en su edición digital, revela el contrato de trabajo del peluquero, defendido y reconocido por el Elíseo: "Tiene que estar a disposición del Presidente 24 horas sobre 24 todos los días del año, nadie hace su trabajo por él", ha explicado su abogada Sarah Levy al semanario. Además, "inicia su trabajo muy pronto por la mañana y trabaja todo el día". Lo acompaña incluso durante sus viajes, lo que explica el cierre de su salón parisino.

Al otro lado del Rin, las cosas se ven de una manera un poco más pragmática. Angela Merkel paga 65 euros por un corte de pelo y acude en persona a la peluquería, "como cualquier otro cliente", afirma Udo Walz, su peluquero en Berlín. "Se sienta al lado de la señora Meier o Müller, nunca está sola. Y continuamos con nuestras actividades, como si nada".

No obstante, el pragmatismo de Mamá también tiene sus límites. Durante sus viajes oficiales "tiene siempre a su servicio a una señora (...) que la maquilla y la peina". Que dura es la vida de un jefe de Estado, pone los pelos de punta.

---

Este artículo forma parte de nuestra serie Cifras que hablan por sí solas, que muestra estadísticas de interés periodístico acompañadas de diseños artísticos y un breve análisis.