Cifras que hablan por sí solas: El calentamiento global

Artículo publicado el 8 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 8 de Diciembre de 2015

1,5 o 2 grados. La diferencia es mínima, el resultado importante. Los representantes de las islas y países en vías de desarrollo cercanos al Ecuador disparan la alarma en la Conferencia Climática de las Naciones Unidas en París. Si la temperatura terrestre aumenta más de dos grados en los próximos 85 años, el futuro de los habitantes de estas zonas peligrará.

Vanuatu, Tuvalu, Islas Marshall. Fotos de las islas del Pacífico, con playas blancas y vírgenes paisajes, adornan los catálogos de las agencias de viajes. Surge el ansia por viajar. Sin embargo, estos paraísos se ven corroidos por el cambio climático. En las próximas décadas, el creciente nivel del mar podría tragarse literalmente ciertas zonas de archipiélagos. Es hora de actuar.

Desde el año 1850 la temperatura de la Tierra ha aumentado en 0,9 grados. En la Conferencia Climática Mundial, celebrada en Copenhage en 2009, se llegó al acuerdo internacional de que el aumento de la temperatura terrestre hasta el 2100 debía quedar limitado a máximo dos grados. Según pronósticos científicos, un aumento medio de hasta dos grados en la temperatura podría evitar cambios extremos del clima. A esto se oponen los países en vías de desarrollo. Especialmente Angola, un país muy cálido que aboga por un límite de 1,5 grados.

Las negociaciones en París se alargarán hasta el 12 de diciembre. Alemania, como país altamente industrializado del primer mundo, se ha mostrado mientras tanto favorable a que se establezca el límite de 1,5 grados en vez de 2. Todos los países deben aunar sus esfuerzos para alcanzar este objetivo. También aquellos cuya prosperidad se basa en el comercio de combustibles fósiles. Quizás no sea casualidad, que COP (las siglas de la Conferencia Internacional sobre el cambio climático) rime con hope, esperanza.