Cifras que hablan por sí solas: El precio de entrada en Europa

Artículo publicado el 5 de Abril de 2016
Artículo publicado el 5 de Abril de 2016

En Atenas se ha creado un verdadero mercado negro de inmigrantes. Los traficantes de personas que lo gestionan ilegalmente fijan los precios para las diferentes rutas. ¿El coste mínimo para una nueva vida? 1.000 euros.

El mercado no descansa. Ni siquiera el que introduce ilegalmente a los inmigrantes en Europa. En Atenas se ha creado un mercado clandestino para los inmigrantes y quien lo gestiona tiene fijado una lista de precios para los diferentes destinos. Se compra la esperanza de un futuro mejor a partir de 1.000 euros. 

Según una investigación del Wall Street Journal, la cifra de partida aumenta según el destino. Embarcarse a Italia supone la tarifa mínima. El país de la bota, de hecho, no está entre las metas preferidas por aquellos que llegan a Europa, sino que se trata más bien de un lugar de tránsito: El que huye de su propio país sabe que la economía italiana no es precisamente floreciente. Si quieren refugiarse en países más ricos, el precio sube. La ruta balcánica hacia Alemania o Suiza, a pie o en coche, tiene un precio que va desde los 1.500 a los 2.000 euros. Para llegar a Noruega o Suecia, atravesando también los Balcanes, el coste llega a alcanzar los 2.500 euros 

Los precios de este tráfico de seres humanos incluyen el pago al traficante y al intermediario, y también varían según la probabilidad de éxito del viaje y el medio de transporte: Un viaje en camión por Alemania ronda los 2.500 euros. Aunque para los que eligen el avión, las tarifas aumentan considerablemente: Un vuelo a través de Alemania, Suecia o Noruega puede ir desde los 3.500 hasta los 5.000 euros. Pero Europa no es el único destino: también Canadá está entre los objetivos controlados por los contrabandistas, a partir de 14.000 euros. 

La policía de Atenas está al corriente de la situación e interviene. Pero el tráfico vuelve a producirse rápidamente, sin descanso.