Cinco sombras de chocolate belga

Artículo publicado el 23 de Febrero de 2017
Artículo publicado el 23 de Febrero de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La feria anual del chocolate celebrada en Bruselas reunió a más de 130 productores de chocolate, chocolateros, diseñadores y expertos en 8000 m2 de exposición abiertos al público. Cafébabel Bruselas descubrió cinco maneras de disfrutar el chocolate que nunca habías imaginado. 

¿Hay algo mejor que entrar en una chocolatería? Sí. ¡Ir a un enorme festival del chocolate! Cafébabel Bruselas fue a investigar si había vida más allá de los deliciosos chocolates Leonidas que en Bélgica pueden encontrarse en cualquier parte. ¡Vaya si la hay!  

1. Póntelo

18 escuelas crearon sus mejores diseños de moda ¡con chocolate! Durante los dos días del Salón se presentaron cuatro desfiles de moda. Marcas como Belvas, Neuhaus y Leonidas proporcionaron la preciosa materia prima de los vestidos. 

2. Imprímelo

Smart Gastronomy Lab es una empresa emergente creada hace un mes. Usan impresoras 3D para crear productos de chocolate únicos. Pero no sirve cualquier clase de chocolate: «algunos reaccionan mejor que otros, pero no sería posible hacer estas figuras con ninguna otra técnica», explica Gaëtan Richard, director científico. Pueden imprimir chocolatinas personalizadas para regalo, reuniones de negocios y San Valentín. 

3. Ayuda a erradicar la producción de cocaína

Chocolero es un proyecto para transformar los cultivos cocaleros del Perú en plantaciones de cacao. Puedes contribuir comprando una bolsa de píldoras de chocolate, totalmente libre de drogas. Puedes encontrar sus productos en Färm, una cadena de alimentación ecológica de Bruselas

Su puesto en el Salón del Chocolate; lleno de placeres legales y saludables.

4. Prepáralo con tus propias manos

Aunque no es tan obvio, parece que ya no quedan muchos chocolateros artesanos. Oímos que en Bélgica solo había alrededor de veinte. Kevin Flener es uno de ellos, y si tienes en tu casa una máquina para fabricar chocolate, puede enseñarte cómo preparar un corazón de praliné relleno de crema de grosella negra. 

En un molde especial, comienza con una fina capa de chocolate que deja secar alrededor de 15 minutos. Luego añada una segunda capa. 

Después de rellenar el molde cubierto de chocolate con la crema de grosellas, le da otro baño de chocolate y ¡ya tienes pralinés hechos a mano! Damos fe de que son deliciosos. Y si la explicación no es lo bastante detallada para iniciarte en tu nueva afición chocolatera, puedes asistir a los cursos que da L’alchimie du chocolat.

5. Hazte un #selfie chocolate

¿Te duele la barriga de comer chocolate? Es el momento de decir ¡patata! Hay varios puntos para hacerse selfies, que incluyen uno con Asterix, en el  que la marca Leonidas promociona una nueva napolitana de chocolate inspirada en el indomable galo; y esta torre Eiffel de dos metros hecha de chocolate.