Cine: Las chicas son guerreras

Artículo publicado el 26 de Octubre de 2006
Artículo publicado el 26 de Octubre de 2006
Las películas que retratan a las chicas de los suburbios van viento en popa en el viejo continente.

Ellas golpean y sacuden. Hacen de camellas o de chantajistas. Birlan a sus amigas, juegan a ser las jefas, y “okupan” lo alto de la cartelera diciéndole adiós para siempre a las lolitas.

En 2004, On the Outs (de Lori Silverbush y Michael Skolnik), una película americana premiada en los festivales de Sundance y de Deauville, abría el baile describiendo los destinos cruzados, entre crack y primer amor, de 3 adolescentes en los suburbios neoyorquinos. Pero nada de caer en el tópico, puesto que las cifras no son “de cine”: sólo en el conjunto del territorio americano, el número de mujeres encarceladas desde 1980 ha aumentado en casi un 400%, es decir, dos veces más que el de los hombres.

En Europa, el sexo débil parece también muy violento. Princesas, el primer largometraje de la directora alemana Birgit Grosskopf, de 34 años, es crudo y desesperado: sus princesas del asfalto vagan en un barrio marginal, sabiendo que, al día siguiente, una de ellas debe ingresar en prisión. Cigarrillos y whisky sobre un fondo de inmigración desencantada en Alemania. En octubre, durante la presentación de la cinta en Paris en el marco del festival de cine franco-alemán, Grosskopf declaraba haberse inspirado en “esas famosas pandillas de chicas de los guetos americanos que ahora se pueden encontrar en Europa”.

Más optimista, Bigas Luna, de 60 años, catalán atípico, director de la película de culto Jamón, jamón, presentó, a principios de 2006, su película Yo soy la Juani, el recorrido de una explosiva “española del siglo XXI, aquella que ya no es víctima del machito ibérico y pretende ser líder en su mundo”. En una entrevista en el diario El País, Luna afirmaba “que ha intentado retratar en el filme el glamour, la modernidad y el potencial de la periferia de las grandes ciudades”. Las chicas del extrarradio siguen teniendo un gran nivel de popularidad en el séptimo arte.