Ciudadanos verdes en Berlín: Greenleaks, Stuttgart 21 y el problema del agua

Artículo publicado el 21 de Abril de 2011
Artículo publicado el 21 de Abril de 2011
Los ciudadanos de Berlín luchan para que su ciudad abandere la causa verde. Iniciativas como Greenleaks, un Wikileaks de lo medioambiental, tratan de abrise camino e influir en la sociedad europea. El problema del agua o el proyecto ferroviario 'Stuttgart 21' también son motivo de movilización. En una de las ciudades más underground de europa, la sociedad civil toma la palabra.

De los ocho años que Scott Millwood lleva en Europa, pasó los cinco primeros viviendo de 'okupa' en Berlín. Éste fue su bautismo con respecto a la política europea. "La teoría de la política anglosajona se basa en la obtención de la mayoría. Quien obtiene el 51% de los votos, gobierna", comenta este australiano, abogado y realizador de documentales, mientras se toma un café en Kreuzberg, barrio conocido como el Berlín turco. "Dieciocho de nosotros (en la casa) contamos con la posibilidad de ejercer el veto y ¡teníamos que ponernos de acuerdo! Tras agotadoras y largas deliberaciones llegamos a conclusiones sobre lo importante, a compromisos concretos. La política europea se sustenta en la capacidad de resistencia. Ese es el motivo por el que los alemanes entablan una discusión rigurosa, para llegar a un punto de encuentro. Esa es una de las mejores cosas que tiene Berlín".

Siguiendo el rastro de Wikileaks

Nuevas organizaciones que luchan por el medio ambiente están proliferando en EuropaEste australiano estudió Derecho entre la Universidad de Merbourne (en el corazón del continente australiano) y la Universidad de Humboldt en Berlín y, más tarde, Dirección de Cine en los Estados Unidos. Además de publicar un libro, en 2008 realizó el documental e una carismática mujer que en los años70 lideró el primer partido ecologista del mundo y falleció en un desgraciado accidente aéreo. La nueva corriente creada por WikiLeaks, (utilizando información de una manera tan sencilla con el objetivo de provocar un impacto directo de un mensaje no adulterado por la prensa) le dio la idea de que la historia de Brenda Hean, basada en la información filtrada por la policía sobre su desaparición, podría haberse contemplado desde una perspectiva distinta. En lugar de perder tres años en crear esos archivos, sencillamente podrían haberse hecho públicos. A finales de 2010 creó GreenLeaks.com, una organización cuyo objetivo es hacer pública información 'verde' buscando objetivos concretos. "Por el mero hecho de existir", comenta Millwood, "tendrá influencia sobre el comportamiento social y la responsabilidad de muchas empresas". Al igual que lo ha sido Julian Assange, Scott Millwood será quien dé la cara. Una red internacional de seguidores le ayudará, fomentando el uso del correo ordinario y el correo electrónico para dar a conocer la información. "Nos gustaría sacar a la luz tres o cuatro historias al año", dice. Después de que la información aparezca en los medios alemanes, el objetivo es seguir transformándola a través de artistas y realizadores de documentales. La web ya se puede consultar en inglés, francés y alemán.

Pero ojo, la nueva organización no tiene nada que ver con GreenLeaks.org , una ONG formada en Copenhague por expertos de seguridad en internet, abogados, periodistas y otros ex-miembros de WikiLeaks, como la parlamentaria islandesa Birgitta Jonsdottir. La organización se dio a conocer en enero. "Dentro del movimiento a favor del medio ambiente, la primera batalla debe librarse dentro", se lamenta Millwood. "Llevo en el movimiento ecologista desde hace veinte años y es una situación típica. Los conservadores están más claramente unidos por el capitalismo, pero en la izquierda no existe un elemento unificador. Defendemos una gran variedad de valores de distinta índole". Ambas organizaciones se han registrado como marcas distintas en la Unión Europea. Actualmente, GreenLeaks.com está presente en 36 países. 

La iniciativa de los ciudadanos: 'Berlin 21'

Al otro lado de la ciudad, en la Potsdamer Platz, la primera ‘Berlinale biológica’ exhibe orgullosa lámparas de bajo consumo para iluminar la alfombra roja, bolsas de mensajería que huyen del plástico y botellas de 'Viva Con Agua', iniciativa que recauda fondos para acometer proyectos hidráulicos en países en vías de desarrollo. Allí, viejas heridas salen a la luz. Una película sobre las protestas sobre el proyecto ferroviario 'Stuttgart 21,' realizada 'accidentalemnte' con cámaras caseras, se exhibe fuera de competición, dentro de la sección ‘Perspectiva del cine alemán’. Los 75 minutos de grabación ofrecen el desgarrador testimonio de los habitantes de Stuttgart al ver cómo destrozan sus árboles para hacer hueco a una nueva estación de tren. El proyecto ferroviario, responsable de las quejas de los vecinos, está financiado por la Unión Europea. La Canciller alemana, Angela Merkel quiere que Stuttgart sea parte de una línea de Alta Velocidad entre París, Bratislava y Budapest.

Hoy, el cine es una de las armas más eficaces para las protestas de los ciudadanos alemanes. "En ese momento, no nos planteamos elaborar un guión" afirma Lisa Sperling, una de las autoras del documental, entre pancartas y folletos. "Asistimos a las manifestaciones del parque en enero del 2010 y al final, contábamos con material suficiente". Su compañero de grabación, Florian Kläger, de 23 años, se muestra igualmente desconcertado. "Llegamos a las 10:30 y ya había jóvenes protestando. La subida de adrenalina fue enorme, brutal". El productor Peter Rommel, amigo de la familia de Lisa y director del festival cinematográfico de Berlín, nos explica que invirtió en Stuttgart 21  para compensar a todos esos ancianos que ofrecieron resistencia.

Todo empezó con el agua

La resistencia ciudadana se remonta mucho antes en el tiempo. Los ciudadanos de Berlín hicieron muestra de de su iniciativa cuando reclamaron 'su agua'. Pósters repartidos por toda la capital celebran el éxito del primer referéndum contra las compañías Veolia y RWE, que compraron en 1999 el 49,9% de la Berliner Wasserbetriebe (entidad que gestiona el agua en la ciudad). Como consecuencia de la operación, se produjo una subida del 35% en los precios. Al contrario de Londres, cuya gestión del agua se encuentra privatizada desde 1989, el pueblo de Berlín prefiere seguir los pasos de París, dónde la gestión del agua fue devuelta a la Administración Pública en el pasado año 2009. Thomas Rudek es miembro del Berliner Wassertisch (Comité del Agua de Berlín), la red de ciudadanos comprometidos que dieron pie al referéndum sobre la tranparencia de los contratos del suministro de agua. "Paso a paso", advierte entre los aplausos del debate ‘Futuro por el Agua’, incluido dentro del apartado del cine culinario del programa del Festival. "No ocultes nada, sé consciente de la importancia de los ingresos y busca la mejor solución al menor coste posible. De esto trata la transparencia de la información" .

Activists from the Berliner Wassertisch

"El ambiente en Berlín revela que cualquier cosa es posible", explica Millwook, que está sorprendido por el pequeño grupo minoritario de ecologistas y por los grandes grupos y revistas que se han puesto en contacto con GreenLeak.com. Comenta que estaría encantado de colaborar con Openleaks, "la organización que comenzó su andadura tres días antes de que nos reuniéramos", también en Berlín, liderada por el portavoz de WikiLeaks y por el alemán Daniel Domscheit-Berg. "Esta es la razón por la que Berlín está llena de artistas y actores y activistas. Hay espacio y tiempo para desarrollar cualquier tipo de posibilidad, porque no es una sociedad capitalista. Puedes vivir con lo mínimo. Los berlineses no sufren por pagar su alquiler, como sucede en Londres o París". Parece que los cinco años y las 172,000 firmas que Thomas Ridek ha recogido para su ciudad están sirviendo de inspiración al resto de Europa. Ya hay una iniciativa similiar en Italia. El camino de la 'resistencia verde' es imparable.

Este artículo es parte de la serie de reportajes Green Europe on the ground, que ya ha pasado por Budapest y Bruselas. Gracias al equipo de cafebabel.com en Berlín. No perdáis de vista las próximas ediciones de la serie.

Foto Portada: (cc) Eexlebots/ Flickr/subrevolt.com; Dibujo (cc) GreenLeaks.com; Foto texto (cc) Berliner Wassertisch; videos: cortesía de Youtube