Cócteles italianos: entre glamur y política

Artículo publicado el 24 de Agosto de 2015
Artículo publicado el 24 de Agosto de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Italia es viñedos, cierto. Es papeo, cierto. Pero también es el país europeo que, junto con Reino Unido, ha proporcionado la mayoría de cócteles a la comunidad internacional. Hagamos un pequeño recorrido por Italia a través de cuatro cócteles.

Cuando terminé mis estudios en Roma, un amigo francés vino a visitarme y, desviándonos de la conversación, sentados en una mesa en la Via San Giovanni in Laterano, me dijo: «En Italia todos habláis de moda y de política». Me di cuenta de que tenía razón. La historia ha dado fama a los italianos de ser bastante prolijos en esos asuntos, que además se entremezclan muy a menudo.

Imaginad un país en el que la unidad nacional solo data de 1861, que dio a luz a Maquiavelo –¡Andreotti también vale!– y en el que las intrigas de palacio de todo tipo son moneda corriente. Imaginad ahora un país en el que la apariencia, en lo bueno y en lo malo, tiene su peso: la sprezzatura, la bella figura… y que, durante los periodos de crisis y autarquía, ha desarrollado nuevos tejidos, nuevos centros urbanos convertidos en verdaderos laboratorios del estilo y que ha hecho de ello uno de los puntos fuertes de su economía.

Cuando la redacción me pidió un artículo sobre gastronomía, me encontré muy incómoda. Después, pensé que la bebida y la comida formaban parte del patrimonio cultural. Todo encaja. Ese es el motivo por el que os he propuesto un recorrido por Italia, enriquecido con pequeñas anécdotas, a través de sus cócteles. Porque casi es verano y porque, como cantaba Renato Carosone, «Tu vuo' bere alla moda» [Quieres beber a la moda].

El «Spritz» en Venecia: una herencia austro-húngara que encuentra su Made in Italy

Como muchos cócteles italianos, el Spritz -a partir de ahora una institución a nivel internacional-, nació en Venecia entre 1920 y 1930. La región había visto durante siglos a muchos soldados austríacos añadir agua con gas a los vinos del Véneto, debido a su alta graduación. Aquella tradición dará lugar al nacimiento del Aperol en 1919 en la Feria de Padua: el bebé ve la luz.

Contenido politológico: democrático, con una tendencia "norteña". Pero no de la Liga Norte, no, él es agradable.

Índice fashion: no se pasa de moda. Versátil. Universal como la marinera de Björn Andrésen en Muerte en Venecia.

El «Negroni» en Florencia: nobleza obliga

Uno de los cócteles oficiales IBA (siglas de International Barman Association), el Negroni nació en Florencia en 1919. El conde Negroni, a la vuelta de un viaje a Londres, pide a su camarero de confianza, Fosco Scarselli, que añada ginebra a su mezcla de vermú rojo y bíter Campari. Así es cómo nació el Negroni en el Caffé Giacosa de la superelegante calle Tornabuoni, recomprado en aquel entonces por el estilista Roberto Cavalli. Adios a los ambientes Belle Époque: "buenos días"a los estampados leopardo… 

_

Contenido politológico: altamente aristocrático, europeísta antes de tiempo… y, parece ser, que el primero en  añadir cubitos de hielo al vino (no es una broma intencionada).

Índice fashion: vintage, con una porción extra de bling desde hace unos años. James Bond encuentra al Philippe Noiret de Mes chers amis.

El «Americano» en Roma: un clásico recuperado por Mussolini

Se dice que el Americano nació en Milán en 1860 en el Harry's Bar. Sin embargo, el «padre del Negroni» (como se le llama) se hizo popular bajo el régimen del Duce. El nombre no es un homenaje a Estados Unidos, ni mucho menos. En los años 30, el boxeador italiano Primo Carnera se convirtió en campeón del mundo en Nueva York. La Italia fascista le convirtió en un ídolo del régimen y le apodó irónicamente «El americano». Vermú turinés, Campari milanés. ¡Cuántos productos italianos!.

_

Contenido politológico: encriptado, confuso… un gustillo amargo. 

Índice fashioni: un "hágalo usted mismo"para transformar una a medida milanesa en camisa negra. Rocco y sus hermanos encuentra Una jornada particular.

«Adulterio» en Nápoles: ¿la caída del papi?

Recordad. 2009. El primer ministro Silvio Berlusconi se divorcia en pleno mandato, después de haber sido fotografiado en el cumpleaños de una adolescente napolitana con rasgos botichelianos. La protagonista del escándalo se llama Noemi Letizia y tiene exactamente 18 años. El primer ministro septuagenario, apodado papi (papa en dialecto milanés), regala a la jovencísima mujer un collar carísimo. Fue el inicio del Sex gate, el que contribuyó a la caída del gobierno de centroderecha y a las investigaciones sobre las orgías en su villa San Martino de Arcore.

¿Es esto lo que inspiró a la jóven camarera Patrizia Bevilacqua, que ganó el Premio a la Mejor Novedad 2014 con su «obra» Adulterio?  Totalmente nuevo, es ya un éxito: 2cl de Lucano xllent Gin, 1cl de Campari, 1cl de Apricot brandy, 1cl  de Marie Brizard y 2 cl de limonada. 

_

Contenido politológico: caída libre… el cóctel, por el contrario, tiene noches radiantes por delante.

Índice fashion: trash, provocador, innovador... ¡y, de nuevo, llegado del sur! 

Aquí teneis de qué reiros (a veces humor amarillo), qué visitar y qué pedir sin dudarlo, con anécdota al final. Porque sí, hay que brillar en las cenas… y en los aperitivos.