Coeurs (Asuntos privados en lugares públicos)

Artículo publicado el 7 de Noviembre de 2007
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 7 de Noviembre de 2007
Francia, Italia, 2006 Dirección: Alain Resnais. Intérpretes: Sabine Azema, Lambert Wilson, Pierre Arditti, André Dussollier. Este película de Alain Resnais co-producida por Francia e Italia hemos podido verla en la sección de Eurimages.
No se trata de una película nueva, de hecho desde el 22 de noviembre de 2006 ya está a la venta en DVD en Francia y en España ya se puede comprar por Internet doblada en español.

Coeurs.jpg

Realizada, posiblemente, con más medios que muchas otras de las películas del festival (o al menos eso parece extraerse de la calidad de la imagen), es una película sencillamente deliciosa. Lo primero que llama la atención es su humor totalmente natural, sin artificios. Un humor que nace directamente de los propios personajes, de las situaciones y de la identificación del espectador. Es, sin embargo, a la misma vez un drama, una historia de personajes solitarios, faltos de amor, personajes que no encuentran su lugar en la vida, que en una etapa ya avanzada de la misma parecen no haber encontrado aún su camino. Los actores hacen un papel muy bueno, sobre todo (o al menos en mi opinión) André Dussollier (Thierry, el agente inmobiliario) y Sabine Azema (su compañera de trabajo). Son personajes sencillos, personas corrientes, aunque no todos son lo que parecen. Las vidas de los seis personajes principales se van entrelazando de forma que al final todas tienen algo que ver entre ellas. Es también una comedia de enredo y de malos entendidos (o quizás no todos lo sean). El juego de planos (con el uso de planos picados), la música y la luz son tres claves del cine de este director. El elemento más curioso y poético de la cinta son las cortinillas de nieve entre unas escenas y otras. La película es bastante lenta pero no se hace larga, el ritmo es agradable y te conduce como un río hacia el final de la historia. Como ocurre en muchas películas Europeas el final no es un fin como tal, uno imagina las historia siguiendo el mismo curso. Os la recomiendo encarecidamente a aquellos que tengáis la oportunidad de verla y que tengáis ganas de reíros un poco aunque sea a cambio de salir de la sala con una regusto de melancolía.

Sara Domínguez Martín