Colgar el llar

Artículo publicado el 20 de Julio de 2005
Artículo publicado el 20 de Julio de 2005

¿Sus amigos extranjeros se atragantan cuando les invita a su colgamiento del llar ("¿a quién vamos a ahorcar?")? Tranquilícelos, no tienen nada que temer. Son, al contrario, los bienvenidos para celebrar el estreno de su nuevo domicilio alrededor de una fiesta bien surtida.

La expresión se relaciona con el llar, símbolo de un modo antiguo de vida donde se utilizaba una barra de hierro provista de puntas para suspender de ella la marmita en el hogar de la chimenea. La ceremonia simbolizaba el bienestar venidero de la familia, bien acomodada y alimentada en su nueva vivienda.

La idea de hogar acogedor se reencuentra en el housewarming inglés. Entre nuestros amigos polacos, se trata de Parapetuwa, del francés "parapet" que significa borde de ventana, único lugar del apartamento dónde se puede posar algo cuando está vacío.

En resumen, tranquilice a sus amigos, ¡no hay por qué alarmarse! Un consejo sin embargo: prevea hacer su fiesta de inauguración en un apartamento vacío, ¡cuestión de evitar daños materiales!