Colonia y la libertad religiosa: plantar cara a la ultraderecha

Artículo publicado el 28 de Julio de 2009
Artículo publicado el 28 de Julio de 2009
La gran mezquita se construirá dando cobertura a los 120.000 musulmanes que viven en la ciudad alemana. ProKöln pierde así su gran baza electoral de los próximos comicios municipales

Al principio, fue la lucha contra la supuesta corrupción política de los grandes partidos alemanes. Luego, la promesa de garantizar una seguridad duradera. Más tarde, la salvación de Colonia de algo que ellos llaman la “islamización” de Alemania. El partido de extrema derecha ProKöln hila su discurso ultranacionalista y xenófobo tras una fachada pseudodemocrática, presentándose ante el pueblo como un movimiento ciudadano. Y la estrategia le ha funcionando hasta ahora. Así lo demuestran los cuatros representantes que obtuvo el partido en los pasados comicios de 2004.

De cara a las nuevas elecciones, el principal bastión de su programa ha sido una campaña contra la construcción de una mezquita de gran tamaño -se prevé que la cúpula alcance los 37 metros de altura y los minaretes se erijan a 55 metros del nivel del suelo- que vienen solicitando desde hace bastante tiempo los ciudadanos musulmanes de Colonia.

(pauneu/flickr)

La Unión Islámica Turca de Colonia (DITIB), organización que aúna los esfuerzos de las diferentes asociaciones musulmanas partidarias de la construcción de la mezquita, ha sorteado con maestría los ataques de los ultraderechistas. DITIB defiende en todo momento la necesidad de construir su lugar de encuentro religioso y deja a un lado el debate político y el revuelo mediático. En esta línea, la responsable de comunicación de DITIB, Ayse Aydin, define como “lugar de rezo, de encuentro y de comunicación” el proyecto que su organización está sacando adelante y verá la luz a finales de 2011.

Aydin evita la polémica argumentando que la iniciativa debe desmarcarse de la esfera política. Para su organización, ver construida la mezquita sería “hacer realidad las necesidades de toda una comunidad, sería una expresión del trabajo en el que tantos años llevamos esforzándonos”. La urgencia del proyecto se entiende al constatar que, aunque existen diversas mezquitas en Colonia, el rezo se suele dirigir desde los domicilios particulares a falta de un espacio de oración para los miles de practicantes.

ProKöln, diferentes nombres para una misma realidad

(DITIB-Zentralmoschee Köln)Los fundadores y líderes de ProKöln, Markus Beisicht, Manfred Rouhs y Bernad Schoppe, visten y actúan como los políticos de cualquier partido occidental. Traje de chaqueta, peinado perfecto y sonrisas por doquier son su carta de presentación. Sin embargo, sus señas de identidad sobrepasan la tónica política democrática y el trasfondo de sus programas esconde su verdadero mensaje, una llamada al odio contra todo aquel que no sea alemán y contra quien se desvíe del camino que ellos consideran correcto y único posible. Los militantes de ProKöln no llevan botas militares, ni el pelo rapado, ni muestran símbolos fascistas, a pesar de que parte de su ideario sigue bebiendo de las teorías nacionalsocialistas.

El investigador Ioannis Orfanidis muestra en su libro Rechtsextremismus in Köln?!(traducido, ¿Ultraderecha en Colonia?, ediciones NSDOK) cuál ha sido la evolución y adecuación de los partidos de ultraderecha en la ciudad alemana de Colonia. Orfanidis señala cómo ProKöln ha suavizado su estrategia de comunicación, presentándola de forma menos agresiva, consiguiendo en cierta manera institucionalizar el extremismo en las últimas décadas. Así, los ultranacionalistas pueden haber mitigado el impacto de sus campañas presentándolas de forma más democrática, siguiendo una línea más acorde con la realidad política existente, pero el grueso de los mensajes no ha evolucionado. El armazón de ProKöln sigue estando constituido por criterios que no encajan en un sistema democrático. En esta línea queda por ver si la formación puede sortear los filtros constitucionales ante los cuales está siendo investigada. La presunta inconstitucionalidad de ProKöln está siendo estudiada por los tribunales alemanes con el fin de esclarecer si su política se adecúa a los parámetros de libertad de expresión.

Eje ProKöln- FPÖ- Vlaams Belang: ‘Congreso contra la islamización’

ProKöln entona el discurso islamófobo para conseguir mayor representación en las instituciones políticas. Una de sus campañas más sonadas fue la celebración del ‘Congreso contra la islamización’ del pasado mes de septiembre. Este acto, organizado por ProKöln, contó con la presencia de los líderes de otras formaciones de extrema derecha europeas como el FPÖ austriaco o el Vlaams Belang belga. En el encuentro, los líderes extremistas se pasearon por las calles de la ciudad a orillas del Rin, mostrando pancartas contrarias a la construcción de la mezquita.

Los habitantes de Colonia se mostraron reticentes a la celebración del acto xenófobo pero serán los resultados de las elecciones del próximo 30 de agosto los que revelen si los coloneses tienen un verdadero interés en hacer desaparecer a ProKöln de su estructura política. Hasta el momento, en el ambiente se respira un rechazo a los grupos del calado de ProKöln. Pero la decisión final estará en las urnas.