Coloreando sueÑos : El surgimiento de una escena artística en las calles de katmandú

Artículo publicado el 17 de Junio de 2014
Artículo publicado el 17 de Junio de 2014

Nepal está en pie de lucha. La mayoría de los nepaleses enfrentan dificultades con respecto al suministro de agua potable y luz, pero todos viven bajo una incertidumbre política. No obstante, muchos aún creen que existe un espacio para la belleza artística y las nuevas ideas. Quizá ahora más que nunca.

Al en­trar en los pre­dios del Co­lec­ti­vo de Me­dios Ar­tís­ti­cos de Satt­ya, me en­cuen­tro in­me­dia­ta­men­te en un re­ma­so de paz. Un grupo de per­so­nas se en­cuen­tran sen­ta­da al­re­de­dor de una mesa bajo el sol, con el ca­len­da­rio de reunio­nes a mano. De­trás de éste, el co­lo­ri­do edi­fi­cio de tres pisos se­me­ja a un cas­ti­llo lleno de ener­gía crea­ti­va. 

Co­lo­rean­do la ciu­dad

Esta im­pre­sión se re­fuer­za por sí misma mien­tras que Lisa, la ad­mi­nis­tra­do­ra re­si­den­te, me mues­tra los al­re­de­do­res. Justo al lado del nuevo es­pa­cio común, en­con­tra­mos una pe­que­ña pero có­mo­da bi­blio­te­ca amue­bla­da con co­jí­nes en el suelo. A par­tir de ahora, este es­pa­cio le pro­vee­rá la opor­tu­ni­dad a nue­vos pro­fe­sio­na­les de ad­qui­rir un pe­que­ño y eco­nó­mi­co es­pa­cio de ofi­ci­na y a su vez, com­par­tir con otros co­le­gas. Entre otros pro­yec­tos se en­cuen­tran un jar­dín común lla­ma­do Ha­ri­yo Chowk y las pro­yec­cio­nes do­cu­men­ta­rias cada se­ma­na. Sin em­bar­go, el even­to más im­por­tan­te de Satt­ya lo fue "Kolor Kath­man­du". En menos de un año, la meta era: lo­grar que ar­tis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les pin­ta­ran 75 mu­ra­les en Kat­man­dú, re­pre­sen­tan­do los dis­tri­tos na­cio­na­les. En pocas pa­la­bras - darle a Kat­man­dú más color. 

Re­cu­pe­ran­do los es­pa­cios pú­bli­cos

Al­gu­nos ar­tís­tas par­ti­ci­pan­tes de­ci­die­ron lu­char con­tra la pro­pa­gan­da y las "pro­me­sas va­cías de los par­ti­dos po­lí­ti­cos", de­vol­vien­do­le así los es­pa­cios pú­bli­cos al pue­blo. Uno de ellos es Adit­ya Aryal, mejor co­no­ci­do como Sad­huX. El hecho de que él haya co­men­za­do a pin­tar hace a penas tres años atrás de­mues­tra cuan res­trin­gi­do es­ta­ba el arte ca­lle­je­ro hasta hace poco.

“Que­re­mos que la gente tenga cu­rio­si­dad.”

“No exis­tía nada hasta que co­men­za­mos a pin­tar en las ca­lles. Las es­ce­na ar­tís­ti­ca era ex­clu­si­va de las ga­le­rías y sus ex­hi­bi­cio­nes”, in­di­có Adit­ya. Romel con­ti­nuó, ar­gu­men­ta­do: “Que­re­mos res­truc­tu­rar los mé­to­dos ar­tís­ti­cos, los cua­les son mu­chas veces de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­do”. Los ne­pa­le­ses in­tere­sa­dos en el arte po­drán salir a las ca­lles y pin­tar sin tener que es­pe­rar por la in­vi­ta­ción de una ga­le­ría. “Son mu­chos los ar­tís­tas en Nepal que aún es­pe­ran. Pero no­so­tros es­ta­mos crean­do. Sin im­por­tar cómo ni dónde”. Al lle­var el arte a las ca­lles es­ta­mos ha­cien­do nues­tras obras vi­si­bles a la so­cie­dad. “Que­re­mos que la gente tenga cu­rio­si­dad”. No po­de­mos in­vo­lu­crar al pú­bli­co den­tro de los re­fu­gios ar­tís­ti­cos que son las ga­le­rías, las cua­les siem­pre atraen las mis­mas cla­ses so­cia­les. 

So­ña­do­res con un sen­ti­do em­pre­sa­rial

“Cuan­do co­men­cé a hacer obras, lo hacía por ese sen­ti­do de pura sa­tis­fac­ción que te trae”, Priti Sher­chan, el coor­di­na­dor ar­tís­ti­co de Satt­ya, añade. “Pero luego, co­men­cé a per­ci­bir los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos que po­dría traer. Aun en esta pe­que­ña es­ce­na ar­tís­ti­ca, pro­vee­mos tra­ba­jos a las per­so­nas que nos ven­den los co­lo­res y los que mue­ven las obras de arte”. 

El ar­tís­ta de Artlab va más allá al de­mos­trar que el arte, pero par­ti­cu­lar­men­te el arte ca­lle­je­ro, no es ne­ce­sa­ria­men­te un pa­sa­tiem­po de­pen­dien­te de pa­tro­ci­na­do­res, sino que éste tam­bién man­tie­ne lazos tan­gi­bles con el mundo co­mer­cial. Lo que co­men­zó como una tarea por pla­cer per­so­nal se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa bas­tan­te lu­cra­ti­va. “El tra­ba­jo que ha­ce­mos en las ca­lles es como una pro­mo­ción para el resto de nues­tras obras”. Los cinco ar­tis­tas junto a su re­pre­sen­tan­te cons­tan­te­men­te bus­can nue­vas opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les: Ellos tra­tan de crear pro­duc­tos co­mer­cia­les como ca­mi­se­tas y pu­bli­ca­cio­nes de sus obras cuan­do es po­si­ble y hasta el pin­tar in­mue­bles. De esta ma­ne­ra, el co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co re­ci­be una paga por pin­tar mu­ra­les como el de Pla­ces Bar and Res­tau­rant en Tha­mel, en donde tam­bién se ex­hi­ben sus úl­ti­mas obras para la venta.

La or­ga­ni­za­ción sin fines de lucro Satt­ya tam­bién ha en­tra­do en el mundo em­pre­sa­rial a tra­vés de su agen­cia afi­lia­da Satt­ya Inc. Su pro­pó­si­to es, efec­ti­va­men­te, pro­veer un puen­te entre ar­tis­tas y clien­tes po­ten­cia­les para sa­tis­fa­cer la cre­cien­te de­man­da de un es­pa­cio de di­se­ño crea­ti­vo junto a las ne­ce­si­da­des que en­fren­tan los ar­tis­tas con res­pec­to a su sus­ten­to dia­rio.  

Crean­do nue­vas es­truc­tu­ras 

En­ton­ces, ver­da­de­ra­men­te, ¿hacia dónde esto se di­ri­ge? “Claro que te­ne­mos una vi­sión”, Romel res­pon­de con una gran son­ri­sa. “Que­re­mos ver obras ar­tís­ti­cas en todas par­tes”. Él tiene una clara idea de como acer­car­se a esta meta tan mo­nu­men­tal. Re­sul­tan bas­tan­te cla­ras sus des­tre­zas ad­mi­nis­tra­ti­vas mien­tras nos de­ta­lla como Artlab se ha de ex­pan­dir. Nue­vas es­truc­tu­ras crea­rán nue­vas opor­tu­ni­da­des y una pla­ta­for­ma no tan solo para ar­tis­tas, sino tam­bién para otros en el mer­ca­do de crea­ti­vi­dad. ¿Por qué no jun­tar a di­se­ña­do­res y agen­tes de in­for­ma­ción? Des­pués de todo, exis­te una gran in­dus­tria por ex­plo­rar!

Apren­dien­do desde el ex­tran­je­ro

El pró­xi­mo gran sueño que Romel an­he­la con­cre­ti­zar es un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de arte ca­lle­je­ro para el pró­xi­mo año, del cual par­ti­ci­pa­rán ar­tis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les. “Aún no exis­te un es­ti­lo de arte ca­lle­je­ro en Nepal”, Adit­ya acla­ró. Pero éste es el mayor triun­fo de aque­llos ar­tis­tas crea­ti­vos en Nepal. Cla­ra­men­te in­fluen­cia­dos por la es­ce­na ar­tís­ti­ca ca­lle­je­ra de ciu­da­des como Nueva York Ber­lín, los ar­tis­tas ne­pa­le­ses tie­nen la li­ber­tad de rea­li­zar algo com­ple­ta­men­te nuevo, de sen­tir­se nue­va­men­te como niños con re­ci­pien­tes de pin­tu­ra fren­te a un es­pa­cio en blan­co. 

Un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia

Este ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas en Kat­man­dú está uni­fi­ca­da por el deseo común de hacer un cam­bio ra­di­cal. A di­fe­ren­cia de otros jó­ve­nes, ellos no quie­ren mar­char­se. El pro­yec­to ac­tual de Artlab, Pra­sad, en­fren­ta el pro­ble­ma de la bús­que­da ju­ve­nil por una mejor vida en el ex­tran­je­ro. A tra­vés de sus obras lla­ma­das “hé­roes ne­pa­le­ses”, ellos quie­ren ins­pi­rar a su ge­ne­ra­ción a in­ver­tir su gran po­ten­cial en la es­ce­na local. Satt­ya, por su parte, pro­vee - a tra­vés de sus ofi­ci­nas y ta­lle­res - es­pa­cios para lle­var a cabo reunio­nes y co­no­cer per­so­nas con ideas fres­cas. “Que­re­mos cons­truir una co­mu­ni­dad y crear un sen­ti­do de per­te­nen­cia”.

Co­mien­za ahora mismo - y llega lejos

Esas per­so­nas no son so­la­men­te so­ña­do­res. Tam­bién son crea­do­res. Ellos crean, de­mues­tran e ins­pi­ran a tra­vés de su tra­ve­sía ar­tís­ti­ca. “Co­mien­za ahora mismo”. Este es lema de Satt­ya. El mismo es­pí­ri­tu de vo­lun­tad fé­rrea se per­ci­be cuan­do Priti res­pon­de a mis pre­gun­tas sin nun­gu­na va­ci­la­ción: ¿Cómo esto fun­cio­na­rá? ¿Por qué tú? Y, ¿por qué ahora? Ella me mira di­rec­to a los ojos y sim­ple­men­te me res­pon­de: “Al­guien lo tiene que hacer”.