Combo: "Hago cosas peligrosas"

Artículo publicado el 10 de Marzo de 2015
Artículo publicado el 10 de Marzo de 2015

Luchar por las ideas sí, pero no vale cualquier arma. Combo ha elegido las suyas: pintura en spray, fotos, pegamento y paredes. El artista urbano, recientemente molido a palos por su obra pacifista CoeXisT, en la que mezcla los símbolos de tres religiones monoteístas, nos explica su lucha.

Cafébabel: ¿Quién eres?

Combo: Soy un artista urbano parisino. Pinto desde hace diez años aproximadamente y los carteles por los que ahora soy conocido, los hago en París desde hace más o menos cuatro años. Nací en Amiens, de padre libanés cristiano y madre marroquí musulmana. Por lo tanto, he viajado mucho, he crecido en Marruecos, en África Central y en el sur de Francia. Si no doy más detalles sobre mí es para proteger a mi familia, puesto que hago cosas peligrosas. Me veo también obligado a ocultar mi identidad porque lo que hago está prohibido. En Francia es un delito y, aunque de vez en cuando los políticos me ayudan y me hacen favores, eso no impedirá que me pillen mañana.

Cafébabel: ¿Cómo te surgió la idea de hacer collages y grafitis "comprometidos"?

Combo: No es una idea. El arte urbano es, por definición, comprometido. Viene y se desarrolla en un espacio público. Ahora bien, el espacio público en Francia no existe. Hay que pedir una autorización para expresarse. El arte urbano toma la palabra y, de esa manera, toma el poder. A mi modo de entender, es una especie de golpe de estado desde la escalera que utilizamos en los muros no demasiado altos. Por la propia naturaleza del arte urbano aquí, de este compromiso, quería ir más lejos y, en un momento dado, hacer un acto como ciudadano y embarcarme en  proyectos más comprometidos.

Cafébabel: ¿Qué llegó primero, el arte urbano o las ideas?

Combo: Todo al mismo tiempo. En general, siempre tienes ideas y también tienes tus luchas políticas, tus opiniones. Mi única herramienta es la pintura. No he conocido ni a los punks ni el rock ni el mundo del hip-hop, por lo que solo tengo el arte urbano para poder expresarme con verdadera libertad. Así es como me comprometo a veces con ideas algo más políticas. Puedo explayarme y nadie podrá decirme nada, sea lo que sea.

Cafébabel: Nadie o casi nadie. ¿Cómo haces para escapar de la policía?

Combo: Echándole mucho morro cada vez. Cuando los policías se paran, no salgo corriendo nunca. Si se paran delante de mí, me acerco y les marco un farol. Les hablo, les saco el mayor mitómano que pueda existir y les aseguro que está permitido. Me responden que no y les digo "que sí señor, está permitido, lo recoge la ley de 1901 sobre publicidad y colocación de carteles. En cada distrito parisino, hay que dejar obligatoriamente un muro para la colocación de carteles. Ustedes en este distrito no lo tienen por lo que tengo el derecho, con la ley en la mano, a expresarme libremente. Si quieren, voy a llamar a sus compañeros". Resumiendo, les declamo un largo monólogo, consigo entretenerles mucho tiempo y, como confío en mí, funciona. Así es como evito, en ese momento, que me pesquen.

Cafébabel: ¿Eres consciente de hacer algo ilegal?

Combo: Sí, por supuesto. De hecho hace poco en París, el artista urbano Boris ha estado cuatro meses en prisión preventiva por pintar grafitis. Por lo tanto, sí, somos muy conscientes de lo que hacemos. Sabemos que es peligroso, sabemos que corremos riesgos, pero ese es el juego y nada nos impide hacerlo.

Cafébabel: ¿El peligro te motiva incluso más, o simplemente forma parte del juego?

Combo: Forma parte del juego, pero también me motiva. Si lo que hacemos no molestara, no estaría prohibido. En estos momentos podemos ver que en los pasos subterráneos de París los mensajes políticos se borran enseguida, mientras que los monigotes y las estupideces se dejan. Está claro que hay una voluntad de imponer silencio. No calificaré eso de censura, no hay que exagerar, pero se nota que molesta.

Cafébabel: ¿Cómo haces para infiltrarte en lugares prohibidos como Chernóbil?

Combo: No resulta tan complicado de hacer, hay que ser un poco listo. En el caso de Chernóbil no fue tan difícil. En fin, no es tan difícil…he estado varias veces en Ucrania y durante la época en la que preparaban la llegada de turistas para la Copa de Europa con operadores turísticos en la zona de Chernóbil y en la ciudad abandonada de Pripiat. Conseguí entrar de esta forma, mediante un turoperador. Soborné al tío y conseguí entrar y pasar todos los controles sin registrarme

Cafébabel: ¿Cuál es la razón de tu compromiso?

Combo: Creo que debemos hacer acto de fe, todos. Formamos parte del país y de la ciudad en la que vivimos de manera cívica. Y ser ciudadano quiere decir "participar en la vida de la ciudad". Como decía, mis herramientas son la pintura. No puedo hacerlo de otra manera, no sé hacerlo de otro modo. Yo también trato de actuar y de aportar mi piedrita al edificio.

Cafébabel: ¿Vuelves al emplazamiento de tus obras para ver su evolución?

Combo: El secreto de los artistas urbanos es que, muy a menudo, desarrollan su trabajo en los distritos en los que viven o en los barrios que frecuentan, simplemente porque ven los muros a diario, los conocen y saben los que están repintados o no. De este modo, los autores se cruzan una y otra vez con sus obras y verán cómo evolucionan, es normal.

Cafébabel: ¿Te has sorprendido con la evolución de tus obras?

Combo: En esta última serie vi que era muy problemático y hasta qué punto eso molestaba. Me encontré con cruces gamadas e insultos. Mi cara se arrancó de la piedra como se hace a veces con los carteles políticos. Se siente realmente el odio, la rabia. Habitualmente eso permanece así durante algún tiempo y se añaden frases un poco divertidas, gilipolleces. Esta vez fue realmente un poco despreciable.

Cafébabel: Recientemente te han agredido salvajemente por tu obra titulada CoeXisT. ¿Cómo vives tu repentina popularidad a raíz de este suceso?

Combo: Desde luego, no muy bien. No es mi estilo estar hablando continuamente ni conceder entrevistas. No me gusta nada eso, me veo como un instrumento para transmitir un mensaje sobre esto que está sucediendo. Mucha gente está empezando a apoyar esos mensajes también aquí. Así que me obligo, me empujo a hacer lo que hago, porque creo que es un poco mi deber. No tengo derecho a fastidiar, a no hacer nada, ya que eso afecta ahora a mucha gente.

Cafébabel: ¿Qué nos puedes adelantar sobre tu próximo proyecto?

Combo: El proyecto continúa. Dejo al individuo musulmán, lo pongo en stand-by, y me paso al individuo judío durante las próximas semanas. A continuación, será el cristiano. Así, con todos los protagonistas, se hará CoeXisT. El rostro de esos personajes ya no será el mío, puesto que ahora se me reconoce. Será el de otras personas que no tienen por qué ser creyentes o judíos. Lo que será realmente interesante es ver cómo serán percibidos, puesto que ellos los encarnarán, pero sin ser realmente las personas a las que prestan su rostro. La obra será tambien un collage.