Comida y Economía: Una estrecha relación

Artículo publicado el 6 de Enero de 2012
Artículo publicado el 6 de Enero de 2012
Tartas, pizzas, Camembert: los estómagos de los estudiantes están tan vacíos como las cuentas corrientes de las familias.

No es nuevo que la situación económica actual pueda producir problemas alimenticios. Pero, ¿por qué y cómo han llegado nuestros expertos europeos a esta idea? ¿Cómo consiguen los estudiantes de Económicas superar los dolores de estomago con diagramas circulares?

De la misma forma encuentran también los manjares culinarios del antiguo continente su lugar en la economía. Nosotros, los estudiantes, lo tenemos en cuenta, pero antes de continuar con aburridas y difíciles teorías económicas, nos fijaremos en profesores de diversas nacionalidades que poco antes de la pausa para comer presentan diagramas con exquisiteces y especialidades de sus países.

En Gran Bretaña nos viene a la boca el grafico “pie” (pastel, volován) del estudio del agua. Asimismo, encontramos a los polacos con sus “tort” e incluso a los alemanes con sus gráficos de tarta, lo que nos lleva a sonar con escaparnos al mediodía a la panadería más cercana. Los franceses no se toman este lema demasiado en serio y prefieren analizar (el queso calma el hambre) un camembert redondo. Los analistas italianos pueden estar agradecidos a la pizza con un sabroso diagrama que explica las nuevas cifras.

Entonces, ¿hacen referencia estos manjares y privilegios de Europa quizás a nuestra actitud hacia la economía? Los alemanes; británicos y polacos no tienen esto tan en cuenta y no se dejan corromper por el hambre, haciendo que nuestros vecinos del sur hayan perdido el gusto por lo dulce y tengan que endurecerse para hacer frente a tiempos difíciles.

A fin de cuentas, existen muchas formas de llamar a los diagramas, ya sea pasteles, tartas o camemberts. Del mismo modo, probablemente hablemos de círculo cuando designemos a un “trozo” por separado o a una parte escindida del mismo, lo que los mismos españoles e italianos denominan tanto tarta como torta. Actualmente podemos meter en las aulas los diversos términos en el mismo “saco” y mantener el uso ordenado de todos ellos. En definitiva, todos queremos recibir una parte de los pasteles europeos.