Cómo un italiano se convirtió en “entrenador de la felicidad”

Artículo publicado el 19 de Octubre de 2011
Artículo publicado el 19 de Octubre de 2011
Nacido en el país de la “dolce vita”, Frank Ra, afincado en Vancouver, viajó por Europa antes de publicar un libro sobre la felicidad. Inspirado en sus experiencias, este artículo refleja lo que piensa del escepticismo espiritual como antiguo estudiante Erasmus o expatriado y cómo “ningún lugar es perfecto hasta que aceptamos todas sus características”.

Mi trabajo no va sobre tonterías de sentirse bien. Trata de cultivar una vida feliz en beneficio de todos. Llevo entrenando y siendo mentor como empleado o asesor desde los noventa, principalmente en los nuevos medios de comunicación. Gané mi reconocimiento como entrenador cualificado después de entrenar durante más de dos años en Vancouver. Esto se añadió a otras cualificaciones: seminarios de fisiología en la Universidad de Arizona, así como un diploma en budismo.

El mudarme en varias ocasiones me enseñó que ningún lugar es perfecto hasta que aceptamos todas sus características. Siempre y cuando un lugar nos ofrezca la oportunidad de poner en práctica nuestros valores, cada desafío puede convertirse en una oportunidad. Utilizo mis experiencias de haber vivido y trabajado en distintos países en mi trabajo como entrenador de desarrollo personal. Italia, mi país natal, me mostró la importancia de los valores y la familia. Estos se quedan con nosotros, mientras que otras muchas personas y cosas vienen y se van de nuestras vidas. Cuando era un veinteañero, tras dos años en Londres, me fui a vivir a Silicon Valley (EEUU) durante un año. Aquello era mi sueño. Todo parecía posible. La gente buscaba oportunidades, trabajaba en conjunto elaborando un enorme pastel, para así obtener un trozo mayor. Aprendí lo imparte que es hacer las cosas en vez de tanto filosofar sobre ellas. Extender la mano, recopilar las reacciones y, entonces, ajustar mis acciones en consecuencia. Estonia, el país tecnológicamente más avanzado en el que he vivido, tenía una nueva lección: menos charla y más acción. Practiqué Dharma y meditación habitual. Allí conocí a mi mujer. Me inspiró el ejemplo de la capacidad de recuperación de los estonios. Son gente tranquila que raramente alardea de sus logros. Aun así, en silencio se las ingenian para mantener vivo el espíritu pese a haber sido sujeto de opresión por todas partes durante siglos.

Me inspiró el ejemplo de la capacidad de recuperación de los estonios. Son gente tranquila que raramente alardea de sus logros

En 2009 comencé a escribir un blog, AmAreWay.org, que se convirtió en un eBook gratuito. Yo mismo publiqué el libro y su distribución en la web y las librerías ya ha sido aceptada. No tengo patrocinador, así que estoy financiado enteramente por lectores y clientes. Para esta publicidad, hay que saber anticiparse y actuar en consecuencia. A veces presento artículos en periódicos para su consideración, mientras que otras veces consigo dar entrevistas. He notado que los medios de comunicación asiáticos por lo general tienen más tendencia a pedir entrevistas. Mientras que muchos investigadores conocidos en este campo son hombres, los profesionales a menudo son mujeres. La mayoría de los clientes que son hombres están enfocados en entrenar para carreras profesionales, mientras que las mujeres tienen una visión más completa de la vida que no se limita en el negocio. Siendo yo hombre, tiendo a tener un enfoque más “basado en pruebas”. Ofrezco seminarios online, además de trabajar como entrenador en el ambiente empresarial y como “facilitador del bienestar” a nivel individual.

Hay muchas críticas respecto a la industria de la autoayuda. A menudo, estas están justificadas. Hay consejos que resultan dañinos, como el anteponerse a sí mismo ante los demás o el buscar la felicidad (lo que falla a menudo). En diez años veo a una sociedad más tolerante, que no añade estigmas a los que buscan consejo, que comprende mejor las ventajas de la meditación, y con una apropiada conciencia sobre el bienestar. También puede que haya impuestos especiales para la comida poco saludable, porque la gente no estará dispuesta a pagar costes colectivos de la comida basura mientras que las compañías privadas se guardan generosos beneficios en el bolsillo.

En la parte espiritual, el establecimiento entenderá la importancia del diálogo entre distintas confesiones. En el pasado, la teología se convertía en teocracia. Por eso, hoy en día hay tanta gente escéptica sobre lo espiritual. En realidad, la espiritualidad es parte de lo que somos. Hemos de entender que las diferencias entre religiones no son más que una expresión de cómo la gente interpreta el universo, basado en su propio contexto. Estas diferencias no son razón para discriminar. Toda religión admite la importancia del desarrollo personal y la cura, empatía e interdependencia. Desafortunadamente, el mensaje se perdió por motivos políticos.

Antiguos estudiantes Erasmus, expatriados que echan de menos su hogar y europeos con desafíos en su bienestar deberían tomar responsabilidad. Incluso si la situación es causada por otra persona o cosa, tú eres el afectado por ello. Mejora tu conciencia, acepta que eres el único con la motivación para cambiar la situación de manera significativa para ti. Actúa de acuerdo con tus análisis e intenciones, pero sé consciente de la reacción que puedes recibir. Ten capacidad de recuperación. Algunos cambios llegan fácilmente. Otros, no. Respeta a los demás. Ellos están también intentando comprender su presente y futuro. Sigue adelante con una dieta equilibrada y ejercicio, lo que asegura que viviremos la mayoría de nuestras vidas sin depender de medicamentos, a no ser que suframos una enfermedad grave. Esto es una propuesta eterna. Nosotros decidimos si la queremos aceptar.

Foto: portada (cc) 7meteor/ Flickr