Compadre, ¡cómprame un coco!

Artículo publicado el 20 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 20 de Mayo de 2009
Un poquito de caña europea para el cerebro y la lengua

El verano está al caer: y ya va siendo hora de poner en forma el tono muscular, y la sin hueso entra dentro de esta categoría. El gasto calórico es reducido, pero quien substituya el picoteo por la gimnasia 'gloso-labial', puede adelgazar, incluso con piruletas rojas y amarillas: red lolly, yellow lolly, red lolly, yellow lolly. Los cocos españoles también son adecuados para las dietas: Compadre, cómprame un coco. Compadre, coco no compro, que el que poco coco come, poco coco compra

En Polonia uno aprende que Jerzy no se deja impresionar: Idzie Jerzy i nie wierzy, że na wieży jest sto jeży i pięćdziesiąt jeżozwierzy. (Jerzy se va y no se cree que en la torre hay 100 erizos y 50 puercoespines). En Francia, se va a la caza de gangas: Un chasseur sachant chasser sais chasser sans son chien de chasse(Un cazador que sepa cazar, sabe cazar sin su perro de caza).

En cambio en la cara sur de los Alpes, hay que contar con excursionistas nativos: Trentatré Trentini entrarono a Trento, tutti e trentatré, trotterellando. (A Trento llegan 33 trentinos, todos los 33 trotando). Quizá el oso alborote por Berlín, pero Im Potsdamer Boxclub boxt der Potsdamer Postbusboss. (En el club de boxeo de Potsdam, boxea el jefe del postbus de Potsdam). También en las fiestas, los trabalenguas sirven para romper el hielo, como el que pregunta por la hora: Which wristwatch is a Swiss wristwatch? (¿Qué reloj de pulsera es un reloj de pulsera suizo?)