Comparación entre América Latina y Europa Oriental: un experimento intelectual en una convención en Budapest 

Artículo publicado el 3 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 3 de Diciembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Se llevó a cabo una convención que contribuyó a la creación de una plataforma de debate intelectual en cuanto a dos regiones del mundo que raramente son comparadas: América Latina y Europa Oriental. Para aquellos que no asistieron, este artículo provee percepciones sobre las exposiciones acerca de drogas, migraciones, e inversiones chinas que se presentaron en la Convención LatinEast. 

La segunda convención anual LatinEast tuvo lugar en la Universidad Corvinus (Corvinus University) en Budapest, Hungría, organizada por el Centro de Investigación de Ciencias Sociales Globales Karl Polanyi (Karl Polanyi Research Center of Global Social Sciences). En este evento público y de un día de duración, tanto los oradores como el público tuvieron el desafío de explorar el valor de debatir sobre las regiones de América Latina y Europa Oriental. 

El evento en sí proporcionó un panorama general de la comunidad global de Hungría, y contó además con participantes de América Latina y Europa Oriental, así como también de otras regiones. Esta representación multi-cultural es una iniciativa de mérito para valorar el debate de cuestiones de estos países en un mismo ámbito.

El orador principal, el Dr. Béla Greskovits de la Universidad Central Europea (Central European University), presentó un marco metodológico interesante y sencillo. Se refirió a teorías de la dependencia, el capitalismo y la economía política de Polanyi de manera tal que aquellos en el público que no éramos científicos sociales pudieramos entenderlas. 

Greskovits advirtió sobre el peligro de entrar en comparaciones que carecen de sentido. Por cada similitud que se observa entre y dentro de estas regiones, hay también un gran número de diferencias.

En una exposición posterior, realizada por otra profesora de la Universidad Central Europea, la Dr. Julia Buxton, se analizaron las tendencias en tráfico de drogas y seguridad. Buxton comenzó con una frase introductoria contundente al declarar que "la tarea de comparar América Latina y Europa Oriental en este contexto es un gran desafío". 

En su exposición, Buxton estableció un argumento convincente sobre el posicionamiento de cada region en cuanto a la guerra contra las drogas. La declaración de esta presunta guerra, un momento crucial en el debate de políticas de drogas, ha afectado profundamente a América Latina. Por lo que respecta a Europa Occidental, es una región que no se involucra, reconocida principalmente por la producción y consumo de drogas sintéticas. Buxton señaló que "la política de drogas se enfoca abrumadoramente en drogas naturales", mientras que los verdaderos desafíos que enfrenta la comunidad internacional son las drogas sintéticas.  

 Otro aspecto interesante de la política de drogas en estas regiones que a menudo no se considera es el hecho de que "las amenazas en Europa Oriental vienen desde adentro, no desde afuera", como ocurre en América Latina,  donde los Estados Unidos están intensamente involucrados. Buxton hábilmente planteó un interrogante: ¿Podría existir la posibilidad de que tropas militares bombardeen laboratorios de drogas sintéticas en la Unión Europea, tal y como lo hacen con cultivos de drogas naturales en América Latina? 

La convención también se refirió a las dudas que algunos teníamos sobre las repercusiones sociales y culturales de los intercambios entre América Latina y Europa Oriental. De acuerdo a Balint Tolmar de la Universidad de Éxeter (University of Exeter) de Reino Unido, los intercambios económicos entre Hungría y Cuba previos a la transición de Europa Oriental, resultaron en modelos de migración que tuvieron repercusiones de gran alcance.

Después de la segunda mitad de los años 70, un contrato de intercambio laboral entre las dos naciones, resultó en la llegada de casi 2.000 trabajadores cubanos a Hungría. Sin embargo, estos trabajadores formaban una demografía interesante, ya que la mayoría eran mujeres que llegaron para vivir marginadas por la sociedad húngara, para trabajar y residir en fábricas textiles. Para fines de los 80, el contrato fue rescindido por temor a matrimonios mixtos en tiempos de cambios político-económicos.  

Al final de un día rico en exposiciones, Mate Deak de la Universidad de Pécs (University of Pecs), habló con franqueza sobre las estrategias de inversiones chinas en las regiones de Europa Oriental y América Latina, ambas consideradas por China como socias estratégicas. Así, China ha invertido en la construcción de un tren de alta velocidad para reducir el tiempo de viaje entre Budapest, Hungría y Belgrado, Serbia de una ruta de 8 horas a sólo 2.5 horas.  Esta inversión es parte de un gran proyecto de locomotoras para conectar Europa Oriental más directamente con las ciudades portuarias de Grecia.

Los proyectos en desarrollo del trasporte de China no terminan allí. También se encarga de financiar un canal nuevo a través de Nicaragua, que le costará 50 mil millones de dólares. La terminación de este canal significará que Estados Unidos ya no será la única nación que controle las vías navegables entre dos océanos mundiales. A la espera de más oportunidades de inversión, China fortalece los lazos estratégicos con ambas regiones.

Aunque el evento duró todo un día, los debates fueron cautivantes e interesantes para los miembros del público. El Centro de Investigación de Ciencias Sociales Globales Karl Polanyi (Karl Polanyi Research Center of Global Social Sciences) es digno de elogios por iniciar la tarea de reflexión y comparación de dos regiones que raramente son examinadas paralelamente. Los facultativos de varios campos y niveles de especialización preveen una tercera convención anual para el otoño de 2016.