Conferencia LeWeb: WikiLeaks y la ciberguerra hacen ruido en la Meca virtual

Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2010
Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2010
Neones fluorescentes, blogueros, jóvenes empresarios, autoridades internacionales de la web... Así es la conferencia LeWeb, foro de las innovaciones y Meca virtual, cuyo minucioso programa fue roto por la polémica sobre los ataques a favor y en contra de WikiLeaks: ¿Acaso asistimos a la primera "ciberguerra mundial"? ¿Está en peligro la libertad de expresión?
Un babeliano nos lo cuenta desde las gradas.

El rostro de Osama Bedier se tensa al escuchar la pregunta de un periodista del diario británico Telegraph. El vicepresidente de Paypal había venido a defender las iniciativas de su plataforma de pago electrónico, pero su discurso preparado con antelación casi se va a pique. "¿Por qué decidió Paypal bloquear las cuentas de WikiLeaks?", le pregunta Milo Yiannopoulos. Le falta poco para descomponerse, pero se recupera enseguida, contestando que cada cliente de Paypal aceptaba las reglas del usuario al crear su cuenta, y que como WikiLeaks no se había conformado a esas reglas, la decisión era legítima. Y eso era todo lo que había que decir sobre el tema. Respuesta que uno de los 76 blogueros oficiales de la conferencia, Fred Cavazza, resume diciendo “que no llevaba a ningún sitio”. Los 1.500 pesos pesados del desarrollo de la red mundial empezaron a echar pestes, pero los murmuros se calmaron pronto, y empezó de nuevo la masturbación intelectual.

También había blogueros y jóvenes empresarios

Los negocios son, como siempre, el tema de conversación predilecto... Pero este año, en la conferencia LeWeb fundada por Loïc Le Meur y organizada en Saint-Denis (localidad de las afueras de París), también se habló de otras cosas. Y es que entre los representantes de Google, Microsoft, Foursquare, los periodistas de Techcrunch y otros gerentes de start-ups, el arresto del co-fundador de WikiLeaks ocupó todas las conversaciones de negocios. Todos comparten sus análisis sobre la pertinencia de las acciones del nuevo mártir 2.0, y la de la operación Payback (“Ajuste de cuentas”) que lanzó un grupo de piratas informáticos contra las sociedades que suprimieron a WikiLeaks de su lista de clientes.

En cualquier caso, el filibustero tiene medios: ¡2.000€ el pase de dos días!Naturalmente, es imposible no mencionar la primera "ciberguerra" en esta Meca de la red. El blog de Paypal y los sitios de Visa y de Mastercard han sido cerrados tras haber sufrido esos ciber-ataques que saturan los servidores de los buscadores. ¿Quién se esconde detrás del grupo de hackers llamado Anonymous, supuestos autores de los ataques? Parece ser que sus miembros son reclutados a través de los foros anónimos de 4Chan. Pero ni siquiera hace falta ser un pirata veterano para participar: Anonymous puso a disposición de los internautas un servicio que les permite formar parte de los ataques, llamado LOIC (Low Orbit Ion Cannon, metáfora sacada de La guerra de las galaxias). Y si hasta un adolescente holandés de 16 años fue arrestado por haber liderado ataques contra los servicios de Mastercard y Paypal, según Anonymous es casi imposible ser pillado. Estos ataques son una respuesta directa a la actuación de los servicios secretos americanos contra la web de WikiLeaks... De hecho, algunos esgrimen la legítima defensa.

Leer en cafebabel.com'Estampida WikiLeaks: Así ve Washington las alturas de Europa'

Cambio de programa...

Después del tartamudeo del vicepresidente de Paypal frente a esa molesta pregunta, otro aspecto del caso WikiLeaks desordenó la planificada conferencia. Una sobremesa, animada por Adrian Monk (miembro del Foro Económico Mundial), tenía que ser consagrada al impacto de las tecnologías en los medios de comunicación. Todo el mundo esperaba una enésima evocación de la difícil adaptación de la prensa tradicional a la revolución digital, y a los eternos debates sobre los modelos de financiación; pero, yendo a contracorriente, el animador cambió de tema repentinamente al interrogar a los presentes sobre las reacciones de los gobiernos frente a WikiLeaks.

Pierre Chappaz, fundador del portal informativo Wikio, muy enfadado, condenó con firmeza la restricción de la libertad de informar que aplican los gobiernos occidentales. Habló de la primera  “guerra de la información”, y pidió a los medios de comunicación tradicionales que defiendan a WikiLeaks y a la libertad de la prensa, pilar de la democracia. Los asistentes le contestaron con aplausos entusiasmados, y también recibió el apoyo del otro europeo presente, Julio Alonso, fundador y director de Weblogs SL. Pero los responsables americanos no parecían tan convencidos, y, aunque asintieran con la cabeza, no lo hacían con mucha convicción. De hecho Gabe Rivera, de TechMeme, pareció estar realmente molesto. Se negó a condenar las decisiones de Amazon y de Paypal, basándose en el argumento de la irresponsabilidad de WikiLeaks en relación a la seguridad nacional.

¿Qué se les podrá criticar a los chinos?

El sentimiento que domina en la comunidad de los actores de la web sigue siendo, pese a todo, el optimismo. Este optimismo se debe a la creación de Internet y a su estructura descentralizada: es sabido que es imposible acabar con toda la red. La mayoría de los presentes están convencidos de que WikiLeaks seguirá existiendo pase lo que pase porque las informaciones siempre podrán ser encontradas en alguna parte (ahora mismo se puede consultar Wikileaks a través de 1559 enlaces).

Dadas las infinitas posibilidad de supervivencia de WikiLeaks, los intentos de los gobiernos para silenciarlo parecen formar parte de un juego de escondite muy desequilibrado... Pero eso no impide que Pierre Chappaz preconice mantener la vigilancia. El fundador de Wikio invitó a los medios de comunicación tradicionales a defender a WikiLeaks con la misma energía con la que se defienden entre ellos cuando alguien intenta presionarlos. Puede que Internet en su globalidad este atravesando la primera crisis de su joven historia.

Y esta pregunta va dirigida a todas las democracias del mundo: ¿Qué dirán los chinos o los cubanos cuando las democracias occidentales les reprochen (de nuevo) sus impulsos censores? La respuesta tendrá consecuencias...

Fotos : Une (cc)Mataparda/flickr ; LeWeb : (cc)LeWeb10 et Kmeron /cortesía de flickr