Conozca la escasez con Kolejka, el Monopoly comunista

Artículo publicado el 10 de Febrero de 2011
Artículo publicado el 10 de Febrero de 2011
El 5 de febrero quedó marcado por la revelación de Kolejka (“La cola”), el último juego educativo creado con el apoyo del Instituto Polaco de Memoria Nacional (IPN).
Conocido como la “versión comunista del Monopoly” incluso antes de su lanzamiento mundial, Kolejka está inspirado en una época en la que los polacos soportaban largas colas en espera de té Popularna (“Famoso”) o papel higiénico que a veces ni siquiera llegaba. Entrevista con Karol Mandaj, empleado de IPN y responsable del proyecto.

Cafebabel.com: Karol, los medios extranjeros bautizaron Kolejka (pronunciado "Koleika") como el “Monopoly comunista”, una referencia al famoso juego de mesa americano.

Karol Madaj: En realidad no me inspiré en el Monopoly. De hecho, el Monopoly apareció hace 75 años. Es un clásico, pero es muy viejo.

Cafebabel.com: ¿De qué trata Kolejka?

Karol Madaj: Kolejka representa un elemento característico de la vida diaria bajo el comunismo (las estanterías vacías en las tiendas y las largas colas para obtener bienes básicos). El juego es un reflejo muy fiel de cómo era aquello: esperar durante horas por papel higiénico o carne, muchas veces en vano, porque o bien los productos no llegaban o bien se agotaban ante tus narices. Nunca estabas seguro de lo que te ibas a encontrar. Tomamos esta idea como base del juego. Da igual cuánta gente juegue: siempre habrá escasez de bienes.

Cafebabel.com: ¿En quién pensabas cuando diseñabas el juego?

Karol Madaj: El juego está hecho para todas las generaciones; de hecho, ese es su objetivo: acercar a las diferentes generaciones. Puede ser disfrutado por los niños y sus abuelos, y puede crear discusiones serias; la gente puede compartir su conocimiento de la historia de una forma más informal. Cualquiera con más de doce años puede jugar.

De dos a cinco jugadores que mandan a sus familiares a sufrir una cola para obtener productos básicos

Cafebabel.com: ¿Por qué limitar la edad a 12 años?

Karol Madaj: Cuando estábamos probando el juego, resultó claro que los niños menores de 12 no podían encajar la frustración que se acumula durante la partida. Sin embargo la reacción era la misma desde quienes tenían 12 años hasta los que tenían 84 (nuestro colaborador más viejo): diversión y risas.

Cafebabel.com: ¿Corres el riesgo de ser frívolo con un tratamiento “divertido” de la realidad diaria durante el comunismo? Desde hace poco, los bares y el diseño que resucitan la era comunista están de moda. Parece que la comida enlatada y la decoración ‘kitsch’ son lo más…

Karol Madaj: Es verdad. En Alemania la figura de Santa Claus es ahora más popular que hace años. Por otra parte, si la gente joven se ríe con las películas de Stanislaw Bareja [director de comedias en los últimos años del comunismo, ndr], pues me alegro por ellos. A parte de eso, el ‘look’ del juego, con sus colores grises y su papel barato, fue diseñado por estudiantes de empresariales más jóvenes incluso que yo [Karol Madaj tiene 30 años; ndr]. Para ellos no es sólo una cuestión de diseño. Lo más importante es saber que también le estamos dando un elemento histórico al juego.

Cafebabel.com: Como expatriada, veo una y otra vez que Polonia sigue siendo vista a la luz de su pasado comunista. ¿No prolongará este juego un estereotipo negativo del país?

Karol Madaj: El objetivo de la oficina de educación pública donde trabajo es educar a la sociedad sobre los hechos que tuvieron lugar entre 1939 y 1989. No podemos movernos fuera de esas fechas. Sólo tienes que pensar en por qué se fundó esta institución: para recordar una de las épocas más infelices de la historia de Polonia.

Cafebabel.com: ¿También soportaste las colas?

Karol Madaj: En realidad no. El día de las primeras elecciones libres (4 de junio de 1989) tenía nueve años.

Cafebabel.com: ¿Por qué hacer que un niño de 12 años tenga que soportar una cola para conseguir papel higiénico?

¿Interesará Kolejka a la juventud polaca?Karol Madaj: Preservando la memoria de nuestro pasado nos aseguramos de que las tragedias no se olviden.

Cafebabel.com: A lo mejor un chaval de doce años prefiere jugar a los videojuegos…

Karol Madaj: Cualquiera que desee probar la versión electrónica de los juegos Pamięć ’39 (“Memoria del 39”), Awans (“Hacia delante”) o 303, puede hacerlo en la página web de IPN. Por ahora no hay disponible una versión electrónica de Kolejka. Personalmente soy un fan de los juegos de mesa. Son geniales para acercar a la gente, en contraste con los videojuegos, con los que no ves ninguna emoción en las caras de los jugadores. También puedes jugar a un juego de mesa como lección histórica, un drama histórico… etc. Cada vez menos jóvenes leen libros, así que esta forma de entretenimiento es un poco más accesible. 

Cafebabel.com: Este es el primer juego que has creado en el IPN. ¿Eres fan de los juegos en general?

Karol Madaj: Sí, tengo unos cien. Mi esposa y yo jugamos a ellos cada tarde. El IPN ha creado cuatro juegos hasta la fecha, todos ellos (Pamięć ’39, Awans, Zostań Marszałkiem Polski –“Conviértete en Mariscal de Polonia”-, 303) han tratado de la segunda guerra mundial. La popularidad de Kolejka ha sobrepasado nuestras expectativas. Incluso antes de su estreno el 5 de febrero, ha sido cubierto por medios de Francia, Reino Unido, Tailandia, Canadá…

Cafebabel.com: Desafortunadamente, tengo la impresión de que a nuestra generación (entre los veintitantos y los treintaytantos) se le ha robado el presente, porque, sea a través de los medios o de los políticos, este presente parece dominado por un sentimiento de martirio nacional que rodea la era del comunismo. En lugar de dar forma a un buen futuro, seguimos siendo forzados a deplorar el pasado.

Karol Madaj: No es nuestra intención azuzar el fuego del martirio mirando al pasado. Pero pienso que tenemos que conocer nuestro pasado para comprender nuestro presente (Pausa). Y ¿qué habría en un juego sobre la Polonia actual?

Cafebabel.com: Buena pregunta, ¿cómo sería un juego contemporáneo?

Karol Madaj: Reconozco que no lo sé. Hace poco jugué a un prototipo de juego polaco basado en los años noventa. Bueno, en él interpretábamos el rol de asesinos a sueldo que viajaban por todo el mundo matando gente. Un poco como en las películas de serie B o C. Era el único juego polaco ambientado en la actualidad. Si alguna vez diseño un juego fuera del IPN, lo ambientaría en la antigüedad.

Fotos: portada (cc)enchiladaplate; frustración (cc) thekellyscope; Kolejka © Karol Madej